miércoles 18.01.2017 - Actualizado hace
Turismo
08 | 01 | 2017
Imprimir
Agrandar
Reducir

El domingo en Mardel fue un homenaje al invierno

Pablo Vignola, enviado especial a Mar del Plata
0
Comentarios
Por Pablo Vignola, enviado especial a Mar del Plata


Bajó mucho la temperatura y, el frio, junto al cielo gris, echaron a los turistas de las palayas. Hubo que buscar actividades alternativas para darle continuidad al descanso. Paseos y recorridas por la ciudad, lo más recurrente.

El domingo en Mardel fue un homenaje al invierno
Foto:

El cielo se oscureció bajó la temperatura Mar del Plata se vistió de invierno gris fue el día más frío en lo que va de 2017 el termómetro apenas a los 21 grados y recién en las horas del mediodía, de esa manera hay que hablar de un domingo destemplado y muy poco apetecible para dirigirse a la playa. Es cierto que hubo algunos osados que aceptaron la propuesta del día feo para acercarse igual al mar, incluso hubo quienes se animaron a meterse entre las olas, como si fuese uno de los mejores días de sol; otros se conformaron con algún juego playero como el tradicional tejo, la pelota y paleta o el fútbol en cualquiera de sus versiones. Quienes alquilan carpa también se dispusieron a no desperdiciar la jornada buscando reparo del viento qué sopló del sudoeste con ráfagas bastante frescas. La mayoría, sin embargo, eligió planes alternativos entre los cuales los paseos a distintos puntos cercanos a la ciudad y recorridos por puntos tradicionales estuvieron a la orden del día. La rambla se llena de gente con sus habituales espectáculos callejeros a la gorra, lo mismo que las calles peatonales y las tradicionales Güemes, Olavarría y, un poco más alejado del centro, Juan B. Justo, con sus locales comerciales de todo tipo. Eso sí, hubo muchas recorrida pero todavía escaso nivel de gasto, porque los turistas mantienen la costumbre de buscar las mejores ofertas y reservarse crédito en su billetera para los últimos días del descanso.

"Las compras se van a realizar los últimos dos días -dijo Irma con tono imponente al ver que su marido Nino miraba muy interesado un escaparate con tentadores alfajores-. Esta costumbre la mantiene la mayoría de los grupos familiares que por ahora se conforman con mirar muchas vidrieras, hacer lista de productos interesantes y reservar sus gastos para otro momento. Los más pequeños tuvieron la oportunidad de disfrutar de algo que venían solicitando desde que pisaron Mar del Plata: viajar en El Trencito de la Alegría o variantes similares que se ofrecen con personajes clásicos de dibujos animados paseando por las distintas calles de la ciudad, al ritmo de canciones pegadizas.

Quienes llegaron de vacaciones en su vehículo particular pudieron darse el lujo de ir a visitar Sierra de los Padres, Laguna de los Padres, las playas de la zona de los acantilado (que son muy atractivas sobre todo por su belleza la zona) como la zona de las playas del sur, el complejo de Chapadmalal. Y los que quisieron llegar más lejos pudieron ir hasta Miramar o Necochea o, para el otro lado (hacia el norte) también se pudo visitar Santa Clara del Mar, Mar de Cobo e incluso Villa Gesell o Pinamar, ubicadas a unos 100 kilómetros de Mar del Plata.

De todas maneras, los turistas se mostraron cautelosos en sus actividades de domingo gris porque las expectativas climáticas no son las mejores. Según los pronosticadores, hoy lunes el día va a ofrecer aún peores características, porque se sumarán al cielo encapotado y al fresco aire del sudeste, varios chaparrones qué harán más complicada las horas de descanso.

Ayer si bien estuvo fresco no llovió durante la mañana y buena parte de la tarde, por lo que salir a caminar o recorrer espacios abiertos con el abrigo correspondiente resultó una opción adecuada. Las primeras gotas de lluvia empezaron a caer pasada la tarde, cuando se empezaron a hacer los planes para la cena. "La patrona cocina todo el año -cuenta Ricardo- por eso cada tanto hacemos el esfuerzo y vamos a comer afuera; para que ella también descanse en sus menesteres diarios. Claro que no es sencillo, porque comer afuera, aún en un lugar modesto, no baja de un presupuesto de 250 pesos por persona, si es una familia numerosa, se te va un verdadero presupuesto'.

Otra alternativa que manejan los veraneantes y que se incrementa en los días destemplados, es la de presenciar los espectáculos que se ofrecen año a año en la ciudad. En este aspecto, hay para todos los gustos e incluso también para todos los bolsillos con alternativas de diferentes precios.

      Embed


Comentarios Facebook