Después de 28 años la selección mayor volvió a festejar al derrotar a Brasil por 1-0 con un gol de Ángel Di María en la primera parte.

Después de 28 años de sequía, la Selección Argentina se llevó la Copa América al derrotar a Brasil por 1-0 en el mismísimo estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Un golazo de Ángel Di María, tras un excelso pase largo de Rodrigo De Paul, la figura de la cancha, le dio el triunfo al conjunto albiceleste a los 21 minutos de la primera parte.

Un triunfo conseguido con inteligencia y con el corazón, ya que el equipo dejó todo en cada partido. Finalizó invicto con cinco triunfos y dos empates y redondeó una gran actuación al derrotar al seleccionado anfitrión que llegó al certamen como gran favorito para llevarse el torneo.

Y un premio extra para Lionel Messi, la gran figura del fútbol mundial, que no había podido ganar nada con el seleccionado mayor pese a llegar a una final de la Copa del Mundo y a tres partidos definitorios de Copa América.

Después de 20 minutos de estudio, un contragolpe le permitió a la Selección Argentina ponerse en ventaja. Un notable pase largo de Rodrigo De Paul permitió que Di María le ganara la espalda a Renan Lodi y Fideo, ingresando al área por derecha, levantó la pelota por encima de Ederson para abrir el marcador sobre los 21.

Embed

Brasil se despertó tras el gol y fue en busca del empate, pero a la vez dejó espacios para que el seleccionado albiceleste pudiera aprovechar el contragolpe. Y Argentina tuvo un par de chances con un nuevo disparo de Di María que dio en un jugador rival dentro del área y otro de Lionel Messi que se fue cerca.

En el inicio de la parte complementaria, Brasil ganó profundidad con el ingreso de Roberto Firmino. Apareció más en escena Neymar y el equipo orientado por Lionel Scaloni empezó a pasar algún sobresalto, sobre todo cuando el juego pasó por el flanco derecho del ataque local.

Fue así que, tras un gol bien anulado a Richarlison, el mismo delantero quedó mano a mano con Dibu Martínez tras una gran asistencia de Neymar, pero el arquero se lució al rechazar el remate del delantero brasileño.

Embed

Pasado el sofocón, el dominio brasileño se hizo más improductivo. La pelota fue de los locales, pero les costó llegar y cuando lo hicieron apareció en escena Emiliano Martínez, otra de las grandes figuras de Argentina en el torneo.

Lo pudo liquidar Messi en el cierre, lo pudo liquidar De Paul en el descuento. Pero no pudo ser y hubo que sufrir hasta el final. Resistieron los once gladiadores que estuvieron en cancha en los tramos finales y esta vez sí el capitán argentino pudo levantar la Copa, esa que se negó por tanto tiempo.

Un día histórico para el fútbol argentino. Uno más para recordar la grandeza de una Selección muchas veces castigada en demasía, que hoy tuvo su merecido premio.

NOTICIA EN DESARROLLO


Embed

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados