La pilota brasilera participará del evento central de la celebración del Top Race, dueña de una historia personal que cautiva, hoy quiere servir de ejemplo para lograr equidad en un deporte que empieza a aggiornarse

Nacida hace cinco décadas en el estado brasilero de Parana, Debora Cristina Rodrigues tiene el orgullo de no solo ser la primera competidora de la Copa Truck sino también una activa militante por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Debora se crió en el seno de una familia humilde, entre trabajadores agropecuarios y camioneros. Su padre, de oficio transportista, le enseñó a manejar cuando era una niña: a los trece ya conducía camiones y tractores.

Aunque en la carrocería de su vehículo destaca la marca de un beso junto al número de competidora, Rodrigues lejos está de querer ser una Penélope Glamour que corre sola entre hombres.

“Me encantaría, y tengo la certeza que va a ocurrir, que más mujeres se sumen a competir pero no sólo a manejar camiones sino que ojalá haya corredoras en todas las categorías del automovilismo”, dijo orgullosa a POPULAR esta deportista con una vida de película. “Me encantaría, y tengo la certeza que va a ocurrir, que más mujeres se sumen a competir pero no sólo a manejar camiones sino que ojalá haya corredoras en todas las categorías del automovilismo”, dijo orgullosa a POPULAR esta deportista con una vida de película.

LEA MÁS: DIARIO POPULAR te invita al Gálvez a ver el Top Race y la Copa Truck

Con diecisiete recién cumplidos, la llegada de su primera hija la obligó a abandonar la escuela y conseguir un trabajo: fue colectivera, albañil y hasta niñera. Durante años viajó de un estado a otro en busca de una estabilidad que le permitiera establecerse para criar a su familia que para principios de los noventa ya contaba con otro integrante, el pequeño João Pablo.

Rodrigues recuerda que en ese entonces la falta de estudios complicó aún más un mercado laboral que se cerraba para una madre joven. Fue así que decidió pegar un volantazo, tal vez el primero de su carrera: se asentó en la localidad de Teodoro Sampaio, en el interior de San Pablo, y decidió que era momento de arreglar una tierra y vivir de ella.

Así fue como se sumó a militar activamente en el Movimiento Sin Tierra (MST), agrupación de origen marxista que planteaba entre sus reivindicaciones la reforma agraria y la ocupación de los campos ociosos en pos de producir alimentos para los trabajadores y sus familias.

A mediados de los noventa, una fotografía en un periódico que cubría el conflicto de los obreros rurales al sur de Brasil bastó para que los editores de Playboy pusieran los ojos sobre ella. “La Sin Tierra más bonita”, fue el título con el que se convirtió en la “conejita” de la edición de octubre de 1997.

5151-TOP RACE COPA TRUCK _result.JPG

Parte de la dirigencia de la agrupación no aceptó su exposición por considerar que “frivolizaba” los reclamos y fue así que en una reñida votación decidieron expulsarla del movimiento. Las únicas tres mujeres que formaban parte de la cúpula del MST en aquel tiempo apoyaron la separación de Debora al afirmar que su actitud era una “concesión a los valores burgueses”.

“Necesito el dinero para tratar que mis dos hijos vuelvan a vivir conmigo, este año debieron ir con el padre porque yo ya no podía mantenerlos”, se defendió Rodrigues en una nota con O Globo tras las polémica desatada.

La tapa de Playboy no sólo trajo el dinero -US$ 20.000 para ser más exactos- para que sus hijos regresaran con ella sino que además le generó una fama instantánea que la catapultó a un nuevo mundo: la televisión.

En su rol de movilera del programa Domingo Legal de la señal SBT fue enviada en 1998 a cubrir un evento de la Fórmula Truck. Como parte de la nota la invitaron a conducir uno de los camiones y desde aquel entonces no volvería a bajarse de uno.

debora rodrigues copa truck_result.jpg

Serían cinco años consecutivos como conductora de un Scania para luego pasar a manejar un Volkswagen, marca que actualmente elige y con la que ya lleva quince temporadas consecutivas.

En los boxes de la Fórmula Truck, Rodrigues conoció a su actual pareja el piloto Renato Martins, quien no sólo se convirtió en su “gran apoyo e influencia” sino también en el padre de su tercer hijo, Renato.

Junto a Martins fundaron RM MotorSport, empresa encargada de la construcción y el mantenimiento de seis de los camiones que compiten en la actual categoría.

En 2017, y frente a la crisis financiera que atravesó el país vecino, los directivos de la federación decidieron dar de baja la Formula Truck. Ante esta situación, Debora en compañía de otros pilotos, como el multicampeón Felipe Giaffone, decidieron conformar el campeonato que hoy los trae a Buenos Aires.

5152-TOP RACE COPA TRUCK _result.JPG

Esta nueva competición no escapa a las problemáticas que atravesó su antecesora y eso también repercute en la ausencia de otras conductoras. “Lamentablemente por el momento el patrocinio está bastante mal para todos los pilotos y en el caso de las mujeres es mucho peor”, admitió Rodrigues a este medio.

“Igual, el lugar de una mujer es el lugar donde ella elige estar”, agregó rápidamente la pilota dejando en claro que aunque exista la falta de financiación ella va a seguir “trabajando por lograr que las mujeres superen las barreras” que las separan de seguir sus sueños.

Este fin de semana, Debora estará presente en el Autódromo Oscar y Juan Gálvez y anticipó sus expectativas respecto a la tradicional celebración del Top Race nacional: “Un evento de este tamaño siempre me genera entusiasmo. Pensando en el público me gustaría que no lloviese, aunque de cualquier forma, aún con tormentas, va a ser un gran show”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados