El vecino nacido a mediados del siglo XIX supo trascender las fronteras con un estilo propio y además tuvo un rol como director de la Academia de Bellas Artes que permitió transmitir conocimientos a otros grandes.

La influencia de los italianos en el arte de los barrios del sur de la ciudad no son exclusividad de pintores como Benito Quinquela Martín sino de muchos otros grandes exponentes como Pío Collivadino.

Nacido el 20 de agosto 1869 en lo que hoy es el barrio de Barracas, de muy joven estudió dibujo en la Societá Nazionale de Buenos Aires, la sociedad cultura ítalo-argentina. En 1889, emprendió un viaje a Roma, donde dos años más tarde ingresó a la Accademia di San Luca, la Academia Nacional de Bellas Artes de la capital italiana.

Durante siete años, Collivadino estudió con maestros de la talla de Cesare Marini, con quien colaboró realizándolos frentes decorativos de la Corte Constitucional de Italia.

Al egresar, en 1896, el flamante artista regresó al país y sorprendió a los críticos locales con sus litografías románticas. En su calidad de artista internacional, expuso sus pinturas en tres exposiciones internacionales en Venecia entre 1903 y 1907. Allí, su cuadro La Hora del Almuerzo obtuvo una medalla de oro. En 1905, Collivadino fue honrado con la Orden de la Corona de Italia y fue convertido en miembro honorario de la Academia de Brera, en Milán.

También obtuvo una presea dorada y una de plata en la Exposición Universal de Saint Louis, en los Estados Unidos, en 1904.

Los numerosos galardones obtenidos le animaron a cambiar de género al post-impresionismo, que todavía no era muy aceptado dentro de los cánones de la crítica de arte en la Argentina. Por eso, junto al pintor Fernando Fader y el escultor Rogelio Yrurtia fundó el Grupo Nexus, donde destacó como el más cosmopolita de todos sus integrantes.

En 1908 fue nombrado Director de la Academia de Bellas Artes de la Argentina y participó en numerosos jurados de arte.

Además de la pintura, Collivadino creó su propio teatro llamado “La Higuerita” y más tarde le fue confiada la dirección escenográfica en el famoso Teatro Colón, del que llegó a ser presidente del directorio.

En su faceta de director de la Academia Nacional de Bellas Artes, cargo que ejerció hasta su jubilación en 1935, tuvo como alumnos a Lino Enea Spilimbergo, Miguel Victorica, Raquel Forner, Héctor Basaldúa y Benito Quinquela Martín, entre otros.

Tras jubilarse, Collivadino, ayudó a organizar la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón en 1939, y el Museo de Calcos y Escultura comparada en 1941.

Ocupó el cargo de director de la Escuela Prilidiano Pueyrredón hasta 1944, cuando fue obligado a retirarse por el nuevo gobierno militar del general Pedro Pablo Ramírez, que hacía gala de una política hostil a las influencias europeas.

Obras expuestas

Casi todas sus obras se encuentran expuestas en los mejores museos nacionales y del exterior del país. A su muerte, ocurrida el 26 de agosto de 1945, la familia del artista cedió a la Universidad Nacional de Lomas de Zamora más de cien obras plásticas; que en 1992 pasaron a formar parte del Museo Pío Collivadino, inaugurado por la Universidad en una casa antigua, ubicada en la calle Medrano Nº 165, en la ciudad de Banfield.

En la actualidad. Se está llevando a cabo la última etapa de un proyecto que consiste en la digitalización y microfilmación del material y su preparación para una futura exhibición en el museo. El canal Encuentro dio cuenta de estos trabajos con un informe periodístico de reciente emisión.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados