"La Joya" César Barrionuevo que irá este sábado por una eliminatoria mundialista en Nueva York frente al cubano Yordenis Ugas, en la última chance "seria" para el boxeo argentino de encaminar a un campeón mundial masculino que se sume a Brian Castaño, es injustamente casi un desconocido aquí. ¿Podrá alcanzar esa epopeya como hicieron otros? Y de hacerlo, ¿qué futuro lo aguarda? Todo dependerá más de otros que de él.

¿Cuántas personas metería César “La Joya” Barrionuevo en el Luna Park? ¿Cuántas lo reconocerían por la calle Florida, Lavalle o Corrientes? ¿Cuántas sabrían quién es si les preguntáramos a las 100 primeras personas que pasen por una esquina, que no sea en su provincia natal (Salta), o de residencia (Catamarca)?

Sin embargo, La Joya hace un par de años que si no es el mejor púgil del país, está en el podio. Y es un desconocido como deportista aquí, casi como lo era el Gran Carlos Monzón antes de enfrentar a Nino Benvenuti. ¿A qué se debe esa carencia en la Era de la hiper comunicación y las redes sociales?

Este sábado tendrá en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, lo que quizás sea la última esperanza seria de conseguir un título mundial de boxeo para nuestro país de acá a bastante tiempo, cuando enfrente por una eliminatoria mundialista a la corona welter del CMB al cubano Yordenis Ugas, un rival que ud. tampoco conoce.

Tan importante es la pelea que se televisará en directo aquí por dos canales de cable, TyC Sports y FOX, y será preludio de la estelar que dirimirán por la misma corona que se halla vacante –la welter del CMB-, dos encumbrados como los yanquis Danny García y Shawn Porter.

Barrionuevo, de 29 años y 34-3-2, 24 KO, marcha 8º en el ránking CMB y hace un tiempo considerable que viene sumando méritos.

LEA MÁS:

Ugas, un moreno de 32 y 22-3-0, 11 KO, marcha 9º, está radicado en Miami, y si bien tiene menos ruedo en el profesionalismo, en el campo amateur fue campeón mundial en 2005 en peso ligero, con 19 años. Y no conforme, fue Oro Panamericano en 2007 y Bronce en Beijing 2008.

En su pasado amateur, se encontrará una derrota frente a Amir Khan en el Mundial Juvenil de 2004 por 21-6, y sendas victorias ante su destacado compatriota Roniel Iglesias, varias veces considerado el mejor del mundo en su categoría (64 kg).

Barrionuevo, ni en el equipo nacional estuvo.

Es más, su foja profesional casi no registra nombres de nivel, salvo sus dos últimas victorias ante el Chucky Verón, ambas por KO -6 y 1 respectivamente-, y sus 3 derrotas suenan inconcebibles con el paso del tiempo, en especial la última ante Ramón de la Cruz Sena en 2013, de quien al poco tiempo se desquitó.

Pero fueron sus últimos 2 ó 3 años los de su explosión. Su madurez pugilística lo convirtió en un noqueador de 7 de sus últimas 9 peleas, incluyendo una en México –quizás su mejor victoria- ante el panameño Azael Cosio, que pese a tener entonces 35 años, poseía 20-3-2 con 17 KO, entre los cuales figuraba un innoqueable como el santiagueño Guillermo de Jesús Paz –a quien el propio Barrionuevo no pudo vencer antes del límite- y su duro compatriota Miguel Callist, ex rival del Chino Maidana.

No es favorito Barrionuevo ante Ugas, que tampoco deslumbró en el campo rentado con resonantes nombres en su haber.

Pero, ¿qué tanto mejor será que así sea? En definitiva, el boxeo argentino se nutrió en su historia más por batacazos y epopeyas que por victorias cantadas o fáciles, que además de efímeras tuvieron el desabrido sabor del atajo.

Y si no, repasemos cómo y en qué condiciones se consagraron varios de los más grandes exponentes de nuestro pugilismo, como Pascual Pérez, Horacio Accavallo, Nicolino Locche, Carlos Monzón, Sergio Palma, Santos Laciar, Juan Martín Coggi, Marcelo Domínguez, Carlos Baldomir, Víctor “Tyson” Ramírez, Sergio “Maravilla” Martínez, y alguno que otro más que ande por ahí.

LEA MÁS:

Ninguno de estos grandes campeones era favorito, sino que iba de punto y de visitante. ¿Por qué no confiar en Barrionuevo, al menos para esta primera prueba, que será apenas una eliminatoria?

Elementos para confiar existen, porque su pegada –especialmente de zurda, su mano hábil- está garantizada. Hay motivos de sobra como para ilusionarse con ella si la conecta.

Pero también posee un estilo pulcro en su técnica, un boxeo inteligente que no abandona toda su suerte al azar de un golpe. Y su resistencia al castigo si bien no está probada internacionalmente, hasta ahora nunca se vio que haya sufrido zozobras a nivel local, como sucede con otros púgiles de consumo interno que sólo se prueban dentro de estas fronteras.

El problema será, mirando un paso más allá, lo difícil que pinta conseguir una corona mundial con los nombres que aparecen en el firmamento, sin ir más lejos, Porter o García -sea quien sea el que gane el sábado-.

Salvo que de la galera aparezca una corona interina, si es que el monarca CMB que se consagre el sábado apunta a unificar contra algún campeón de los otros organismos, como Keith Thurman (AMB), Terence Crawford (OMB), o Errol Spence (FIB), todos invictos y top mundiales. Vean qué nenes.

Eso será manejo empresarial, muñeca, y peso específico de su manejador, Sampson Lewkowicz, quien hasta ahora no mostró la sensibilidad necesaria para conducir a púgiles de estos lares, ni saber diferenciar este medio con el yanqui donde se mueve, y donde todos los días y a cada esquina nace un futuro campeón del mundo. Téngase en cuenta.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados