¿Arriesgar o no arriesgar? ¿Carrera corta fuera del país, o carrera larga adentro? ¿La plata con la derrota, o la vigencia deportiva con mayor austeridad económica? ¿Hizo bien Reveco -y los púgiles argentinos- en pelear afuera arriesgando sus carreras? ¿Qué debiera hacer el Cotón de su vida boxística tras su derrota ante Donnie Nietes, a los 34 años, con el horizonte vacío?

La derrota del Cotón Reveco de hace un par de findes frenaron el envión con que el boxeo argentino había arrancado el 2018.

Las victorias de Lucas Matthysse (lógica) y de Jeremías Ponce en Italia por un intercontinental FIB, (esperada), habían estimulado quizás por demás la realidad, que no de casualidad venía a los tumbos.

Y aunque faltan los próximos grandes compromisos de Castaño (10 del corriente), Narvaes (21 de abril), Jesús Cuellar (¿con Gervonta Davis también el 21/4?), cabe detenerse en la derrota imaginable de Reveco ante Donnie Nietes por KOT 7, que no sólo lo alejó de su sueño mundialista (el tercero de su colección y segundo en mosca, en este caso por la FIB), sino quizás también del boxeo definitivamente.

¿Qué debería hacer el Cotón? ¿Retirarse aunque aún le sobre cuerda, o seguir pese a no volver a tener otra chance mundial más?

No faltará quien se pregunte entonces si fue buena la idea de ir a pelear a USA frente a un campeón como Nietes, el más sólido de los moscas actuales, y uno de los más jerarquizados libra por libra del momento. Es más, muchos hasta lo cuestionan.

Hay que hacer memoria cuando –prensa incluida- se criticaba que, tanto de Reveco como Narvaes, no salieran del país, o no enfrentaran a púgiles de 1º nivel, como si eso dependiese de sí mismos, como si hubiera mejores que ellos entonces, o como si de haberlos, ese salto al abismo fuese obligatorio, a todo o nada, para que sus méritos tengan real valor.

Son los mismos que ahora critican la incursión a USA de Reveco. Y no se circunscribieron solo a él: se objetó también la chance del bonaerense Jeremías Ponce en Italia ante el local Francesco Lomasto, por considerarse prematura.

Ponce tiene 21 años y 14 peleas invicto, mientras que el tano, con 29 años, tenía sólo 13, también todas ganadas, pero sin KO a favor. ¿En qué quedamos? ¿Hay que probar a los púgiles, curtirlos con peleas y rivales serios, o no?

Cabe también recordar que el propio Reveco más de una vez reclamó con énfasis, bolsas, peleas, y rivales mejores. De ser posible, fuera del país. Pero las veces que lo hizo casi siempre perdió, en especial en este último tiempo. Y dos de ellas antes del límite (Ioka y Nietes).

En su favor es justo decir que el mendocino está hoy en día en la categoría más jerarquizada, dura y pareja del boxeo mundial. Más -mucho más- que la welter y superwelter -las más cotizadas-, a las que siempre se señalan dogmáticamente como las de los monstruos.

En mosca, donde está Reveco -que perdió dos veces ante el japonés Kazuto Ioka (NdeR: se retiró del boxeo sorpresivamente)- y en la siguiente (supermosca), donde están varios de los moscas que subieron de peso, se encuentran nada menos que, además de Nietes, el Chocolatito González, el tailandés Sor Rungvisai –doble vencedor del Chocolatito-, Carlos Cuadras, Brian Viloria y Juan Francisco Estrada, entre otros, que ni siquiera son campeones mundiales en sus divisiones (salvo Rungvisai).

Y además están los monarcas actuales como el reciente y sorprendente azerí Artem Dalakian (mosca AMB), Sho Kimura (mosca OMB) y Daigo Higa (mosca CMB, 22 años y 15-0-0, 15 KO).

Ni hablar si agregamos a los supermoscas, donde encontramos a Naoya Inoue (OMB), Rungvisai (CMB), Jerwin Ancajas (FIB) y Khalid Yafai (AMB), que por algo reinan en medio de tantos depredadores.

Oh casualidad, todos los que tomaron vuelo propio tras la decadencia del Gran Omar Narvaes, el rey de los pesos chicos durante más de una década, que no dejó crecer a "ningún enano".

Vaya a saberse si alguno de estos hubiese llegado a lo que son si en su época hubiesen enfrentado a Narvaes.

Imposible saberlo. Lo cierto es que durante su largo reinado el chubutense truncó las carreras de varios que amenazaban ser estrellas, y diezmó ambas categorías, que ahora resurgieron con todo tras 12 años de anemia.

Allí, en medio de esa selva enmarañada de cracks está Reveco, debatiéndose ante las nuevas camadas, frente a las cuales Narvaes quizás hoy tampoco podría, aunque intentará su última patriada en abril frente al sudafricano Zolani Tete, ya en gallo, división que en poco tiempo más invadirán los reyes moscas actuales.

¿Entonces qué hacer con Reveco? ¿Qué hacer estratégicamente con las carreras de los púgiles, que en pocas peleas quieren llegar a lo más alto y ganar en una pelea grande lo que pueden hacer en 5 ó 6 chicas? ¿Qué hacer si el camino corto resuelve lo económico pero frustra lo deportivo? ¿Es bueno para el boxeo y los boxeadores que sus metas se apresuren, se encuentren pronto los límites, y que una eventual derrota los jubile temprano?

Porque Reveco tiene 34 años y fuera del boxeo es un pibe. Pero no sabe hacer otra cosa que boxear, y hoy no tendría incentivo alguno para hacerlo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados