Con algunos pocos productos especiales se puede hacer una enorme diferencia en los platos que preparamos todos los días. Curries, salsas diversas, especias exóticas y confituras de frutas tropicales, son algunos ejemplos de cómo se pueden sumar sabores al mundo gastronómico

Tener dos o tres productos especiales en la alacena puede hacer una enorme diferencia en los platos de todos los días. Un toque de especias o una cucharada de confitura de alguna fruta exótica nos alejan de los sabores habituales para introducirnos en una experiencia gourmet distinta.

¿Alguna vez se nos ocurrió hacer panqueques con confitura de mango y jengibre en la masa? Es una de tantas posibilidades que nos ofrece la oferta, cada vez más variada, de insumos culinarios. Curries, salsas diversas (inglesa, barbacoa, de soja, etc.), especias exóticas como el cardamomo o el jengibre, mermeladas y confituras de frutas tropicales como la pasionaria (maracuyá) o el mango, son algunos ejemplos de cómo podemos ir sumando sabores a nuestro mundo gastronómico.

Es sólo un toque que le damos a una receta convencional. Si hacemos budines o tortas, un par de cucharadas de alguna mermelada les darán una textura y un aroma especial. En el caso de ser una mermelada dulce, se le restará una cantidad equivalente de azúcar de sus componentes.

La búsqueda de nuevos aromas y sabores es cada vez mayor. Está también relacionada con la cocina vegetariana, donde se trata, no de reemplazar la carne, sino de buscar alternativas, y que ha impulsado a los cocineros a agregar ingredientes que antes no utilizaban.

San Giorgio, marca gourmet con 15 años en el mercado argentino, sostiene el lema de que “comer sano no es aburrido ni rutinario”. Con apenas unos toques gourmet se pueden transformar los platos vegetarianos -y también los que no lo son- en comidas repletas de matices.

En esta nota, San Giorgio -www .sangiorgioar.com- ofrece tres recetas que buscan resaltar los sabores de las verduras y de las frutas de estación en creaciones para sorprender a nuestros invitados: Burger de Portobellos, Pancakes de mango y jengibre, y Braseado de frutas con crema de yogur y confitura de maracuyá.

El plato salado de la propuesta es una hamburguesa de hongos. Los Portobellos son una variedad de champiñones y uno de los preferidos por los cocineros por su textura más firme que los champiñones comunes, motivo por el cual es cultivado en grandes extensiones para su uso en la gastronomía. Una de sus características más reconocibles es su sombrero redondeado y apenas aplanado por arriba, que puede alcanzar hasta los 18 centímetros de diámetro. El color del sombrero es de un marrón más oscuro que el del champiñón, pero su centro es blanco. El pie puede lograr hasta 8 centímetros de largo y 3 centímetros de diámetro. Se adapta a todo tipo de preparaciones ya que su sabor es muy fresco y delicado. Se utilizan en sopas, salsas, entradas, guarniciones, guisos, a la parrilla, o ensaladas. Dos recetas muy conocidas y muy sabrosas son las de los hongos portobello gratinados o al ajillo. En este caso, San Giorgio elige una hamburguesa vegetariana de Portobellos con palta, rúcula, tomates secos y queso Cheddar. Una verdadera delicia.

Para hacer un postre fácil e inusual es ideal la receta de los panqueques. A la receta base del panqueque se le agregan tres cucharadas de una confitura de mango y jengibre para darle un color y un sabor bien tropical. Luego se terminan con una salsa a base de la misma confitura con crema batida, fruta fresca de estación cortada en cubitos y ralladura de lima.

Para un postre más elaborado está la receta del braseado de frutas con crema de yogur y confitura de maracuyá. Las frutas de estación disponibles en cualquier verdulería y que más nos gusten son las protagonistas de este plato y se sirven luego de ser braseadas al horno en vino blanco y especias como cardamomo, pimienta rosa y canela. Es un procedimiento bien sencillo pero que con pequeños detalles de sabor permite hacer de este postre una alternativa súper original.

Burger de Portobellos, para sorprender

Ingredientes: Portobellos (o champiñones de París), c/n, 3 cdas. de salsa inglesa, 3 dientes de ajo, 2 cdas. de jengibre, 3 cucharadas de salsa de soja, mostaza de Dijon, 1 palta, tomates deshidratados, 2 cucharadas de aceite de oliva, queso Cheddar, 1 planta de rúcula, pan de hamburguesa.

Preparación: Hidratar con agua caliente los tomates deshidratados, dejar reposar. Agregar en un bol los hongos Portobellos, los ajos trozados, unas cucharadas de agua, jengibre, salsa de soja y la salsa inglesa. Dejar macerar durante 15 minutos. Agregar un chorrito de aceite de oliva en una sartén bien caliente, dorar los hongos 2 minutos de cada lado. Al darlos vuelta, agregar sal y unas cucharadas de la salsa donde maceramos los hongos. Para armar la burger, untar el pan con mostaza de Dijon, agregar rúcula, tomates secos hidratados, Portobellos grillados, queso Cheddar y palta.

Pinchos de pollo con mousse de palta, un plato muy especial

Ingredientes:

6 palitos de brochette, 2 supremas sin piel, curry, nuez moscada, sal y pimienta, morrones, cebolla morada, tomates cherry.

Para la mousse de palta:

2 paltas, jugo de limón, 50 cc de aceite de oliva, 50 g de mayonesa.

Preparación:

Cortar las supremas en cubos y condimentar con el curry, nuez moscada, sal y pimienta. Dejar marinar por una hora. Formar las brochettes intercalando el pollo en cubos, morrones, cebolla morada y tomates cherry. Grillar en aceite de oliva.

La palta, también conocida como aguacate en América latina, es un fruto de origen mexicano; se utiliza cada vez más en ensaladas, pasta y salsas. También para hacer mayonesas vegetales. No tiene mucho sabor, pero su textura mantecosa es muy apreciada.

Braseado de frutas, crema de yogur y confitura de maracuyá

Ingredientes:

Frutas de estación (ciruelas, duraznos, peras, cerezas, uvas).

2 tazas de vino blanco.

3 cucharadas de azúcar mascabo.

1 cucharadita de pimienta roja.

1 cucharadita de cardamomo.

Canela en rama.

2 tazas de yogur natural.

3 cucharadas de confitura de maracuyá.

1 limón.

3 cucharadas de almendras fileteadas y tostadas.

Hojitas de menta.

Preparación:

Trozar las frutas en cuartos, agregar la canela en rama, pimienta rosa, cardamomo, azúcar mascabo y vino blanco. Macerar las frutas en la heladera durante 60 minutos. Luego, brasearlas en una placa de horno a 200ºC durante 15 minutos o hasta que se doren. Dejar enfriar. Mientras se enfrían las frutas, se mezcla el yogur natural con la confitura de maracuyá. Una vez frías las frutas, agregarles almendras fileteadas y tostadas, ralladura de limón y hojitas de menta. Servir el plato de frutas salseado con la crema de yogur y confitura, decorado con hojitas de menta fresca.

Pancakes de mango y jengibre

Ingredientes:

3 huevos.

200 ml de leche.

3 cucharadas de confitura de mango y jengibre.

2 cucharadas de azúcar.

225 g de harina leudante.

1 cucharada de polvo de hornear.

1 cucharadita de sal.

Manteca.

Alguna fruta de estación.

Crema batida.

Lima.

Preparación:

Batir los huevos, la leche y el azúcar en un bowl. Retirar. En un recipiente aparte, agregar la harina, el polvo de hornear y la sal. Verter la mezcla de leche y huevo y 3 cucharadas de confitura de mango y jengibre. Mezclar hasta obtener una masa suave. En una sartén caliente poner una cucharadita de manteca y añadir la masa a la sartén con un cucharón. Cocinar 2 minutos de cada lado. Dar vuelta el pancake cuando comienzan a formarse burbujas y toman un color dorado debajo. Retirar con una espátula. Servir con un topping de confitura de mango y jengibre, crema batida, fruta fresca cortada en cubitos y ralladura de lima.