Señor director:

Cuando una persona emprende un viaje, a donde sea, ¿por qué el trayecto de ida, es más largo que el de regreso? Es posible que sea solamente una sensación, o se trata de que por ser una ruta desconocida o diferente, nuestra mente, “hace que las horas sean más extensas”. Tal vez por ver cosas nuevas, nuevos paisajes, nuevos lugares y personas, ponemos más atención, y eso hace que nuestras horas, sean más interesantes. Tal vez que la neurona se abre para recibir nueva información. Ya de regreso, las horas son más rápidas, hayamos o no pasado ratos agradables. Es posible que dado que ya conocemos, los lugares y/o volver a la realidad, nos haga pensar en nuestra rutina diaria y ahí, se nos acortan las horas. No importa si estamos o no entretenidos, los tiempos, son diferentes. Pero que las horas de ida, son más largas, que las de regreso, es innegable.

Mirtha S. Moyano

DNI 12.451.381