Si bien se presenta como un film sobre un grupo de heroínas, Margott Robbie vuelve a destacar con su clásico personaje de "chica mala"

Dieciocho años han pasado desde la última vez que Warner Bros. adaptó el comic de Birds of Prey, aunque en aquella ocasión lo hizo de manera mucho más fiel al comic original, con un escuadrón compuesto por Bárbara Gordon (la hija del comisionado y ex Batichica), Canario Negro y Cazadora (Huntress, hija de Batman y Catwoman). En esa oportunidad, el trío de heroínas resolvía casos en un futuro distópico en Ciudad Gotham (o Gótica para nostágicos) para descubrir al final que estaban siendo manipuladas por la villana Harley Quinn, la novia del Guasón.

Paradójicamente, esta nueva versión cinematográfica no sólo tiene a Harley Quinn (la increíble Margot Robbie) reconvertida en heroína y líder a la fuerza del equipo sino que el film gira básicamente en torno a ella.

La historia se ubica justo después del final de la malograda Escuadrón Suicida (Suicide Squad, 2016) de David Ayer (ahora productor ejecutivo), cuando Harley rompe su relación con el Guasón y decide emprender la “emancipación” del título. Claro que lo que ella no cuenta en que en Gotham hay decenas y decenas de personas que hasta ahora se abstenían de asesinarla por miedo a su novio y ahora ya no tienen impedimentos para acabar con ella.

En este marco, uno de los interesados en convertir a Harley en historia es Roman Sionis (Ewan McGregor ), un mafioso que regentea un club nocturno y busca denodadamente un diamante clave para controlar la fortuna de una difunta familia de mafiosos de la que sólo hay una sobreviviente: una mujer que ahora busca venganza en cada esquina de los bajos fondos y a la que se conoce como Cazadora (Mary Elizabeth Winstead).

Como para terminar de redondear la historia, el diamante termina en el estómago de una ladronzuela conocida como Cassandra Cain (Ella Jay Basco) y ahí es donde intervienen la cantante Canario Negro (Jurnee Smollet-Bell, que por suerte tomó muchas clases de artes marciales) y la detective Renée Montoya (Rosie Pérez) para poner un poco de equilibrio en la situación.

ADEMÁS:

¿Sergio Lapegüe se suma al Bailando por un Sueño?

A los 103 años murió Kirk Douglas, la mayor leyenda de Hollywood

¿Dije equilibrio? Nada más lejos de la realidad ya que Harley Quinn es el caos personificado y lo demuestra en todas y cada una de las escenas en las que participa, es decir en el 90 por ciento del film, que tiene el Birds of Prey como una suerte de marca registrada de DC Comics para vender.

Como para apostar a los seguro (y probablemente influenciados por la inteligencia artificial que los ayuda a decidir qué films deben estrenar), la película sigue los parámetros de Deadpool: Harley mantiene un diálogo directo con el público ya sea mirando a la cámara o con voz en off, explicando situaciones, mientras reparte patadas, bromas pesadas e insultos de todo tipo pero, eso sí, con un cuidado del lenguaje que no tiene Ryan Reynolds.

La película tiene un secreto que muy pocos medios han revelado y es que, pese a que en un comienzo se contrató a Cathy Yan como directora (y de hecho es la que figura en los créditos), finalmente Warner llamó a Chad Stahelski, el responsable de la trilogía de John Wick, para que arregle las escenas de acción. Más que “arreglo”, se podría decir que Stahelski –acreditado como “director de la segunda unidad”- filmó más de lo estipulado y la magia de la edición transformó el film de algo disruptivo y feminista a una película de acción clásica, eso sí, con unas coreografías increíbles que hacen valer por sí solas el valor de la entrada.

No se puede evaluar mucho las actuaciones entre tantos disparos y volteretas pero lo cierto es que el film, que reitero que sólo tiene de Birds of Prey a Canario Negro y a una muy diferente Cassandra Cain, tiene otra increíble interpretación de Robbie, y agrega también una muy buena performance de McGregor, aunque su Black Mask diste también del retratado en los comics. El resto del elenco está entre muy concentrado en cumplir con las coreografías y deslucidos, sobre todo Winstead que era una apuesta fuerte para cubrir el papel de la justiciera Helena Bertinellu y se quedó a medio camino.

Ficha técnica:

Aves de presa y la fantabulosa emancipación de una Harley Quinn (Birds of Prey: And the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn, Estados Unidos/2020). Dirección: Cathy Yan. Elenco: Margot Robbie, Mary Elizabeth Winstead, Ewan McGregor, Jurnee Smollett-Bell, Rosie Perez, Ella Jay Brasco, Bojana Novakovic y Chris Messina. Guion: Christina Hodson. Fotografía: Matthew Libatique. Edición: Jay Cassidy y Evan Schiff. Música: Daniel Pemberton. Distribuidora: Warner Bros. Duración: 109 minutos. SAM16

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados