En tiempos en donde el patriarcado está en discusión, Delfina compone un personaje rebelde para los patrones sociales de su época y lucha por conducir su propio destino aunque sufra presiones y condenas.

Comprometida con un rol actoral que crece con el transcurso de los capítulos al igual que su notoriedad y dispuesta a mostrarse a la altura de un trabajo que le insume un gran desafío, Delfina Chaves, se posiciona como la revelación de la tira Argentina, tierra de amor y venganza. En el exitoso culebrón de época que narra la historia de dos amigos que escapan del horror de la Guerra Civil española para refugiarse en el país, protagonizado por Benjamín Vicuña, Gonzalo Heredia y Eugenia China Suárez, se distingue como Lucía Morel, una joven de 21 años que en el contexto cultural y social de los clásicos matrimonios concertados por dinero, intenta salvar a su familia que pretende casarla con el hombre pudiente pero que no desea.

"Hice un casting y quedé”, suelta esta intérprete con cierta inocencia en la expresión. “Al principio creo que no tuve dimensión del personaje y el proyecto. Después surgió toda una euforia y emoción cuando me dijeron que había quedado y que iba a ser yo la que hiciera el personaje. Entonces me di cuenta que iba a tener que trabajar muy duro”, asegura Delfina, quién en la trama de la novela de Pol-Ka que asoma cada noche a las 22 por la pantalla de El Trece, es obligada a casarse con Torcuato Ferreyra (Vicuña) pero sucumbe ante el amor de Bruno, (el español Albert Baró).

“Me doy cuenta que estoy creciendo un montón como persona y como actriz. Lo vivo con entusiasmo, preparándome y estudiando mucho. Sé que no existe el camino fácil y justamente los obstáculos son todas cosas que me ayudan a crecer. Yo nunca creí que las cosas que valen la pena se pueden conseguir fácil y me encuentro aprendiendo mucho, ganando muchas herramientas. Me estoy descubriendo mucho a mí misma, con mis inseguridades y mis valores”, devela la chica fresca con notable parecido físico a su hermana Paula Chaves.

ADEMÁS:

Al final Iliana Calabró y la viuda de Emilio Disi firmaron las paces

George R. R. Martin admite que debería haber terminado los libros hace años

En tiempos en que se cuestionan los otrora conceptos de disparidad y la lucha femenina contra la opresión y la desigualdad de derechos se encarniza como nunca, el personaje de Delfina Chaves en Argentina, tierra de amor y venganza, se resignifica. “Lucía es una chica, hija de una familia de la aristocracia, venida a menos, con un papá enfermo de tuberculosis que ya no tiene dinero para costear los gastos médicos ni la educación de los hermanos.

Entonces es presionada para casarse con Torcuato, en un contexto en el que los matrimonios arreglados por dinero eran moneda corriente”, señala respecto a quién otorga vida en la aclamada ficción. “Pero ella descubre que no quiere repetir los patrones de esa sociedad ni lo que se espera de la mujer, pero no sabe qué hacer con lo que siente y le pasa. En ese momento ser feminista y romper con lo establecido era casi una carga”, confiesa en relación a su personaje, el que intenta hacer frente a esos designios de los años 30, patear el tablero y rebelarse ante mandatos establecidos alejados del propio discernimiento.

“Me parece que es el momento para mostrar de dónde venimos, entender la cotidianeidad de nuestras abuelas y bisabuelas”, apunta Chaves de la trama planteada en la tira donde interviene un elenco de excelencia compuesto por Fernán Mirás, Andrea Frigerio, Virginia Innocenti y Mercedes Funes, entre tantos. “En la novela no sólo se muestra lo obvio, sino de dónde venimos, con todas las actitudes que cada uno puede reconocer que no están tan lejos de sí. La tira viene a poner el tema, para que en la familia se debata”, dice Delfina sobre una temática instalada en la coyuntura actual.

“Los autores son feministas y tratan una sociedad patriarcal, en los inicios y la cuna del patriarcado y del machismo, pero con un enfoque feminista. Mi personaje quiere ser escritora y periodista, por eso empieza a trabajar en un diario y sufre acoso. La desestiman por ser mujer y pareciera que se tiene que ganar su lugar a cambio de algo que pueda dar sexualmente”, cuenta esta jovencita de 23 años consciente de lo emblemático que puede resultar su personaje erguido un universo patriarcal.

“Quiero sacarme la presión encima, pero siento una gran responsabilidad y por eso quiero contar la historia con mucho respeto y esquivar lo solemne. Me parece que no hay que vivirlo desde un lado de víctima, sino de luchadora, desde una mujer a la que le están pasando cosas y encuentra la única forma de romperlas”, expresa evitando cargar con el peso de la historia.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados