El elenco de la nueva ficción de El Trece cuenta cómo influyen los avances sociales en la TV y comparan lo que les ocurre a sus personajes con sus propias vidas

Desde la última semana de noviembre, los estudios de grabación de Pol-ka, en Don Torcuato, son un hervidero de actividad. Allí se está grabando desde entonces Separadas, la tira que desde el lunes último ocupa el prime time de El Trece. El trabajo de artistas y técnicos se despliega literalmente de sol a sol. Las jornadas de grabación empiezan generalmente un rato después de las 6 de la mañana y finalizan cerca de las 18. Sin embargo, gracias a las artes de los iluminadores, escenógrafos y editores, las acciones que se registran en ese horario se convierten para la pantalla en escenas de diferentes momentos, tanto del día como de la noche.

Apenas una semana después de que quedó despoblada la calle en la que aparecían la entrada al conventillo, el frente del club social y el portón de acceso a la mansión de Ferreira en Argentina, Tierra de Amor y Venganza (ATAV), ese ambiente de la primera mitad del siglo pasado se transformó en un pasaje de la actual Buenos Aires, con la calzada de adoquines y una cervecería, un gimnasio, un restaurante chino y, en el centro de la escena, una obra en construcción que no avanzó más allá de la intención de hacer el pozo.

Ese es el ámbito en el que se desarrolla la historia que unos cuantos meses antes imaginaron y volcaron al papel Marta Betoldi, Esteban Del Campo y Josefina Licitra. La historia de siete mujeres que son víctimas o quedan involucradas en un conflicto que se desata por una estafa inmobiliaria. El destino de ese proyecto era el de ocupar el horario en el que ahora efectivamente se emite la tira, pero no estaba claro desde cuando lo haría.

El final de ATAV y la necesidad de no dejar vacante ese segmento tan importante en la grilla, aún en época de vacaciones, hizo que la maquinaria de producción de la factoría de ficciones que dirige Adrián Suar se pusiera a funcionar a pleno. El objetivo de que la tira empezara a salir al aire desde el primer mes del año con un colchón de capítulos realizados se cumplió y en el día del debut había diez episodios totalmente listos y material para finiquitar unos 20 más en lo inmediato.

El ritmo de trabajo para conseguir esto es realmente intenso, con equipos trabajando en las escenografías de interiores y de exteriores del estudio y otros grabando en locaciones fuera de las instalaciones de Pol-ka. Una de las víctimas de esta exigencia de actividad es Maxi Iglesias, el actor español al que conocemos por su papel en la serie Velvet y que forma parte del elenco de Separadas. "La recomendación más importante que me dieron mis colegas españoles que estuvieron en ATAV es que viniera preparado para trabajar muy duro sin respiro", cuenta el actor que interpreta a Felipe Iriarte, el enigmático galán que seduce a Martina, el personaje de Celeste Cid. "Ahora me doy cuenta que tenían razón. Pero también he descubierto en este tiempo que es cierto lo que me dijeron acerca de que la buena onda con la que te tratan los argentinos es el mejor remedio para aguantar el ritmo con el que graban aquí", agrega.

Siete son las protagonistas de la nueva tira de Eltrece. Más allá de los tiempos que vivimos, en que el empoderamiento de las mujeres es una realidad insoslayable, la tradición de Pol-ka registra desde hace rato ficciones protagonizada por mujeres. "Es un formato que Polka ya transitó otras veces. A lo mejor ahora lo diferente es que nos permitimos hablar de otras cosas y tratarlas de otra manera", opina Agustina Cherri, cuyo personaje es el de Romina, una agente de policía a la que le encargan la custodia de la obra en litigio. "Queda mucho por deconstruir y este es un buen momento para hacer

una tira como esta. Si bien es para toda la familia, y no pretendemos bajar línea, la historia toca varios temas muy actuales”, agrega Marcela Kloosterboer, que es Luján Alcorta, abogada y ex amante de Fausto Valdés, el estafador. En el caso de Julieta Nair Calvo, la actriz que hace de Inés Fernández, una de las estafadas, ella es más efusiva y sí ve en este programa una oportunidad para poner en primer plano la lucha femenina por sus derechos. “Siento que es muy poderoso que seamos siete mujeres las protagonistas de una tira. Es un avance total y me siento feliz no sólo de ser parte del elenco, sino de pertenecer a la generación de mujeres que se unen y defienden sus derechos”, declara la actriz.

Gimena Accardi, que interpreta a Carolina Fernández, la hermana de Inés y que sufre un trastorno similar al síndrome de Asperger, pone más énfasis en este aspecto de su personaje que en otra cosa. “Quienes sufren ese tipo de males son de por si personas fuertes ya que tienen que lidiar continuamente con una sociedad que no sabe bien cómo tratarlos a ellos”, reflexiona. Más adelante confiesa que se siente identificada con Carolina porque ella también es de decir las cosas sin filtros como el personaje.

Lo hago disfrazando las cosas con un poco de humor para que lo que digo no cause tanto rechazo”, aclara. Otra que se compara con su personaje es Mónica Antonópulos, que hace de Clara Rivero, esposa abandonada por el estafador y ama de casa muy estructurada y conservadora. A diferencia de Accardi, Antonópulos dice que no se identifica para nada con la parte tan conservadora de su personaje. “Es demasiado temerosa a los cambios. Es alguien que se vive quejando de todo y no se permite aceptar y modificar aquello que está mal en su vida”, dice. A la hora de preguntarse qué hacen como actrices para poder representar aquello que no comparten con su personaje Julieta Zilberberg, que es Paula Kaplan, otra de las estafadas, sostiene: “Uno en la vida real es un montón de cosas. Muchas las tiene conscientes y otras no. Hay cosas que son del mundo interior de cada uno y allí pueden haber retazos de posturas pasadas, que uno ya superó, pero que sirven para armar ese personaje con actitudes que uno no reconoce como propias”. Finalmente, Celeste Cid, que es Martina Rivero, hermana de Clara, también está feliz con su personaje, que muestra una libertad sorprendente en el manejo de su identidad sexual. “Refleja una realidad que para los jóvenes de hoy es algo habitual”, sentencia.

“Esta telenovela invierte un poco la lógica que suele ser la del galán como figura principal, junto con su pareja como contrafigura. Acá las figuras principales son las siete chicas y los varones acompañamos. Esto tampoco es algo que debe ser tomado como extraordinario. Que haya programas de uno y otro tipo es lo que debe ser normal”, agrega Caponi sobre la cuestión. Finalmente el actor español, Iglesias, aporta: “Esto que propone Separadas es algo que no es local sino global. Hoy vemos Avenger y las que cortan el bacalao son las mujeres, no Thor, ni Ironman. Rescatar esto es algo que nos concierne a todos y no solo en el ámbito de la ficción. En todos lados hay que generar esa igualdad. Ni el hombre tiene por qué estar por encima de la mujer ni viceversa. Hay que tratar de lograr ese balance. En España también estamos consiguiendo estos equilibrios, que no deben ser vistos como un mérito. En este proceso la cultura, y la ficción como parte de ella, hace visible ciertos problemas de la sociedad y desde allí podemos mostrar estos cambios como algo natural”.

Expertos en actuar y cambiar pañales

Tres de las actrices tienen hijos pequeños y no suele ser sencillo compatibilizar el vértigo de una ficción con el cuidados de los bebés, aunque Marcela Kloosterboer, Agustina Cherri y Mónica Antonopulos lo hacen con eficiencia de expertos en la materia. "El hecho de que Marcela fuera parte del elenco fue decisivo para que aceptara el papel. Me tranquiliza mucho tener a mi amiga cerca y compartir la situación de estar ambas con nuestros bebés", confiesa Cherri que comparte camarín con Kloosterboer y recuerda cómo este hecho la sacó de apuros hace poco. "Una mañana voy entusiasmadísima a cambiar a Alba al camarín y me avivo que no había traído pañales. Por suerte Marcela me dio un par de los de Otto que me sacaron del apuro. Parece una pavada, pero cuando estás en medio de la vorágine del laburo y te pasa esto, que te saquen del aprieto parece de vida o muerte", sostiene la ex Mili de Chiquititas. En el caso de Antonópulos, su bebé es más grande que el de las chicas, pero tiene al padre a mano, dado que Marco Antonio Caponi, trabaja también en la tira. "El hecho de trabajar en el mismo programa nos ordena mucho las cosas para cuidar a Valentino", dice el actor que interpreta a Fausto Valdés, el arquitecto que realiza la estafa que da origen a la historia de Separadas. Por otra parte, entre los varios grupos de whatsapp del elenco hay uno que se llama "Nosotras solas" y fue armado por las siete protagonistas para compartir cuestiones que les incumben solo a ellas. "Como juntarnos en algún momento de la semana a comer pizza y tomar fernet, sin interferencias externas", aporta graciosa Julieta Zylberberg.

Sebastián Estevanez y Mariano Martínez vuelven a la pantalla que los vio crecer

Entre los varones del elenco hay dos que vuelven al canal que los vio crecer. El caso más llamativo es el de Sebastián Estevanez, que dio sus primeros pasos en la actuación en Eltrece allá por 1996, en la telenovela Gino, que producía su padre Quique Estevanez. Ahora, luego de casi 20 años de transitar la pantalla de Telefé, vuelve a la emisora de la estrella multicolor. El personaje que interpreta en Separadas es el de Miguel Cardozo, un albañil, electricista y pintor que tendrá una historia romántica con Clara. El otro que vuelve a la pantalla de Eltrece es Mariano Martínez, quien también las últimas temporadas trabajó para Telefé. El personaje que le toca es el de Diego Pereyra, un agente encubierto que se hace pasar por arquitecto para investigar el tema de la estafa inmobiliaria que es parte de una serie de estos delitos que se vienen registrando en la ciudad. Entre las curiosidades del Martínez, está el hecho de que la actriz que hace de su esposa es Laura Azcurra, con quien dos décadas atrás formó pareja en Campeones de la Vida. Y una curiosidad más es que Olivia Martinez, su hija en la vida real, interpreta a Mica, la hija en la ficción de su personaje en Separadas.

Otro varón cuya presencia en el elenco llama la atención es Maxi Iglesias, actor de origen español, de 28 años, que se hizo popular en la Argentina por Max, el personaje que interpretó en la serie española Velvet. Pero su carrera artística empezó en 1997 con una participación en la película La Pistola de mi Hermano. Más tarde, en 2005 llegó a la televisión con un personaje en Amar en Tiempos Revueltos. Luego de otras participaciones en la pantalla chica, su primer protagónico lo tuvo en Física o Química, ficción que estuvo al aire desde 2008 hasta el 2011. Desde entonces, encabezó casi todos los elencos en los que fue convocado tanto en televisión como en cine. En teatro, por su parte, hizo el musical El Guardaespaldas durante el 2017 y 2018. En su cuenta de Instagram tiene más de un millón de seguidores. Inmejorable carta de presentación en los tiempos que corren.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2021-110619619 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados