Leonardo del Pozo Calandra habló con POPULAR y rememoró la gloriosa carrera de su padre, al tiempo que reveló las increíbles experiencias que lo llevaron a la fama a nivel mundial

Muchos científicos afirman que el cuerpo humano es la máquina más perfecta jamás creada por la naturaleza y que, en la actualidad, solo utilizamos un pequeño porcentaje de la capacidad que poseemos.

Tal verdad no puede ser comprobada en su totalidad, pero de tanto en tanto hay pequeños destellos que demuestran parcialmente esta teoría, y uno de los que mejor lo han hecho fue el genial Tu Sam y su no menos talentoso hijo, que heredó su capacidad para el asombro.

“Mi papá se llamaba Juan José del Pozo Monteagudo pero creó el acrónimo de Tu Sam (o Tu-Sam) a partir de las palabras ´técnica, unción, sabiduría, amor y mística´”, le cuenta a POPULAR el actual portador de tan ilustre denominación, Leonardo del Pozo Calandra.

“Tanto lo que hacía mi papá como lo que hago yo ahora no es magia ni nada que se le parezca. Se trata de hipnosis y ejercicios de control mental llevados al extremo. Ahora, dentro de todo eso, hay lugar para el entretenimiento y ahí es donde se convierte en arte. Pero con eso no quiero decir que haya trampas o trucos de magia sino que todo lo que hacemos se complementa con el adecuado uso de la ropa, la luz y todo lo que ayude a convertir esto en un espectáculo”, comenta este experimentado mentalista que hace dos semanas sorprendió a los televidentes cuando logró dominar una de las mentes más “difíciles” del medio: el Cabezón Oscar Ruggeri.

“Mi padre fue el primero en el mundo en tratar a la gente para que deje de fumar. El nació en 1933, y a los 16 años ya dominaba la hipnosis. Y aunque hoy sería inaudito, en ese entonces había médicos que prestaban su figura y su matrícula para aconsejar a la gente que fumara una marca de cigarrillos en lugar de otra, y entonces nadie se cuestionaba si era malo fumar o no. Én ese contexto, empezó a trabajar a los 17 años, pero no tenía mucho dinero para pautar en gráfica o en cine, y como no había televisión, sólo le quedaba la radio para ir a promocionar su actividad. Pero ahí se dio cuenta de que los sponsors de ese medio eran en su mayoría las tabacaleras, así que como lo limitaban, tuvo que agregar el control del peso y el control mental para poder continuar. Y fíjate lo que ha logrado con su formato que, en la actualidad, hay una enorme variedad de “coachs” o conferencistas que tratan los tres temas al mismo tiempo”, recuerda.

Herencia familiar

Si bien se dice que en ocasiones el alumno supera al maestro, la frase se queda chica a la hora de aplicarla a la familia Del Pozo. “Yo debuté a los 9 años en la TV, en el ciclo Todo al 9 (1983) que conducían Orlando Marconi y Jorge Rossi, y a los 11 pasé al teatro en Punta del Este, en las conferencias que dio allí mi papá entre 1972 y 1992. A los 14 empecé a tener mi propio espacio dentro del show de mi padre, sin su asistencia, y los 16 años empecé a hacer en Córdoba la introducción a las conferencias que brindaba. Finalmente, a los 18 años debuté en el hotel Tequendama de Bogotá (Colombia), que ahora se hizo conocido por la serie Narcos, dando mi primera conferencia con mi papá y mi mamá entre el público”, recuerda Leonardo.

Sin embargo, sus primeras apariciones no fueron fruto de la improvisación, sino de una natural predisposición para dominar su ritmo cardiaco, por lo que Leonardo buscó seguir los pasos de su padre.

“Yo desde muy chico hacía cosas “de laboratorio” con mi papá, y también mis shows de “entrecasa”, con el sillón de mi abuela como escenario. Los chicos se sentaban en el piso y yo verbalizaba el show de mi viejo desde el sillón, hacíamos hipnosis… Después todo se fue dando de manera muy natural hasta que me presentaron en público, en Todo al 9, donde incluso me dieron mi primer recibo de sueldo, que encontré casualmente hace poco tiempo rebuscando entre mis cosas. Y después vino la época de Finalisíma (1986) en la que uno de los actos salió mal y mi viejo creó su clásica frase “puede fallar”.

La frase tuvo tanta repercusión, que incluso el humorista Jorge Guinzburg –gran amigo de Tu Sam- se animó a crear un sketch en su clásico ciclo Peor es Nada (1990-1994) en el que parodiaba junto a Horacio Fontova las conferencias del mentalista, que participó de uno de esos espacios junto a Leonardo.

“Ellos se hablaban mucho, y entonces Jorge le preguntaba qué iba a hacer en sus presentaciones, e ideaba una parodia para su programa. Fue una época muy divertida”, rememora Leonardo.

Truchán se enfrenta a Tusam en "Peor es Nada"

El personaje que hacía Fontova, y que lucía un parche en el ojo a raíz de las elucubraciones de “Truchán”, había cobrado relevancia a raíz de un peligroso accidente que sufrió Leonardo en una de las presentaciones que realizaron en Finalísima por esos tiempos.

“En esa época sufrí un accidente en un tanque de agua en el que tenía que hacer una apnea, y aunque finalmente logré permanecer más de 6 minutos bajo el agua, en ese primer intento falló el truco y me tuvieron que llevar al Hospital Fernández, donde me sacaron agua de los pulmones con ayuda de un pulmotor”, recuerda Leonardo sobre ese episodio en el que su vida corrió serio peligro.

ADEMÁS:

Óscar Ruggeri duro como una roca: Tusam lo hipnotizó, se paró arriba de él y lo levantó como una pluma

¿Quiénes son los invitados de PH de este sábado y con qué difícil figura comenzará a competir Andy Kusnetzoff en mayo?

Hay que mantener el rating: El Trece rearma su grilla y el lunes debutan Marcelo Tinelli y Diego Leuco en Telenoche

“Con el tanque, casi sin querer, nació mi impronta de querer hacer grandes producciones, porque antes yo hacía trucos más pequeños como el de la caja con bolitas. A mí me había costado como cuatro meses convencer a mi papá para que me deje hacer lo de la caja, pero como en el camarín del Teatro Astral le taladraba la cabeza con mi insistencia, terminó accediendo. En realidad, él sabía que la gente iba a decir que me exponía gratuitamente, y quería evitarlo, aunque era yo el que quería hacer la presentación. Él se la bancó como un duque y puso el pecho para que yo pudiera hacer lo mío. Era un capo”, rememora con cariño.

Cuando se lo consulta sobre qué le dijo su padre cuando recobró la conciencia, luego del accidente, Leonardo recuerda que: “se preocupó mucho, y me dijo que no lo íbamos a hacer más”. Leonardo sigue con el relato: “Yo estaba en rehabilitación pero, así y todo como estaba, comencé a insistirle para volver a intentarlo, y como tenía mis propias herramientas de hipnosis (risas), logré que accediera. Llegamos a un acuerdo y me dijo ´Lo haces, pero es la última vez en tu vida. Nunca más´, y además me puso la condición de que cumpliera 18 años antes de que pudiera volver a intentar algo peligroso”.

Durante la década de 1990, Leonardo acompañó a su padre en muchas de sus presentaciones, mientras desplegaba sus alas y se encaminaba a sus primeras presentaciones en solitario, que le fueron muy redituables con el correr del tiempo.

Así, transcurrió el tiempo hasta 1998, cuando Tu Sam sufrió un accidente que le dejó algunas secuelas físicas, y falleció algunos meses después, el 27 de abril de 1999, hace 20 años exactos.

Leonardo, que por entonces tenía 25 años, quedó solo frente al mundo pero su padre le legó lo más valioso que tenía y entonces juntó las letras y dejó que todos sepan que había nacido un nuevo Tusam. “Cuando murió mi papá, mi mamá, María del Carmen Calandra, me dijo que ya no quería viajar más pero ahora viaja conmigo cuando voy a lugares en los que se puede divertir y pasear”, cuenta con una sonrisa.

“Ella es maestra de danza clásica y contemporánea, y cuando se conocieron con mi viejo eran muy jóvenes. Ella se casó con 17 años y, aparte de ser la asistente de mi papá en las presentaciones que hacía como “Tu Sam y Zulma”, hacía un cuadro de baile muy interesante; y así llegaron estar casi 50 años juntos”, recuerda.

Desde entonces, Tusam recorrió un largo camino, lleno de logros de todo tipo, como cuando se consagró campeón del Patinando por un Sueño en 2008, cuando venció a Rocío Koala Marengo con el voto popular. Pero además, en julio de 2009, al cumplirse 10 años del aniversario de la muerte de su padre, lo homenajeó con el Desafío del Hielo, cuando se sumergió en un bloque helado a 10 grados bajo cero durante 24 horas frente al Obelisco.

Tusam en el "Desafío del Hielo"

Sin embargo, una faceta totalmente inédita de Tusam y su padre para el público argentino es su carrera televisiva en los Estados Unidos. “Mi papá trabajó en España, en varios otros países de Europa, e inclusive en Japón. En los Estados Unidos comenzó a trabajar en Fox, para el público angloparlante, en shows en vivo y en la TV. Y fíjate que justo teníamos una fecha para ir a hacer una presentación en el Show de David Letterman en mayo, y falleció en abril, algo que nos tomó a todos por sorpresa”, relata Leonardo.

“Yo hago presentaciones en canales de los Estados Unidos como CNN, Univisión, Telemundo, y tengo mi propio programa en History, Superhumanos, que en la versión norteamericana presentaba Stan Lee. Ahora mismo estoy en conversaciones para empezar a hacer mis propias presentaciones en ese país”, cuenta, y adelanta que en los próximos meses comenzará una gira a través de varios países de América Latina.

Tusam presenta "Superhumanos" con la hipnosis más grande la historia

“El próximo verano voy a estar haciendo, por cuarto año consecutivo en Uruguay, en el evento “Punta del Este te hipnotiza”, que es una función que realizo al aire libre, con la participación del público, y que sirve como apertura de temporada”, adelanta y confirma que Tusam es un nombre que se recordará en el futuro por un largo tiempo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados