El 1 de julio de ese año fallecía el Presidente. Un repaso por algunos sucesos de aquel año

Con su salud debilitada hace tiempo, Juan Domingo Perón fallecía a los 78 años el 1° de julio de 1974, un año signado por hechos políticos trascendentes en la Argentina y en el resto del globo, como parte de una década agitada y plagada de hechos memorables.

Luego de la renuncia a la Presidencia de Héctor Campora y del mandato interino de Raúl Lastiri, el yerno de José López Rega, Perón asumió su tercer mandado el 12 de octubre de 1973.

En los albores de año siguiente, el 19 de enero de 1974 el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), al mando de Enrique Gorriarán Merlo y Hugo Irurzun (alias Capitán Santiago), realizó un embate contra la guarnición militar ubicada en la Avenida General Güemes 65, en Azul, con la intención de pertrecharse de armamentos.

peron muerto.jpg

El Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) -y su brazo armado, el ERP-, mantenían serias discrepancias con el gobierno de Perón, a diferencias de otras organizaciones.

Este ataque terrorista dejó consecuencias políticas y Oscar Bidegain, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, dejó su cargo y asumió en su lugar al vice Victorio Calabró.

Perón se expresó públicamente y en su mensaje deseó que “el reducido número de psicópatas que van quedando sea exterminado uno a uno para el bien de la República”.

Bidegaín, cercano a los sectores de la izquierda peronista, renunció tras esas palabras, que lo apuntaban como el responsable, a pesar de que no tenía ningún vínculo con el ERP.

Ante los sucesos de Azul, el Presidente Perón ordenó al Congreso Nacional que ponga manos en el asunto, y con cierta rapidez, una reforma al Código Penal para que sean más severas las penas para los delitos cometidos por organizaciones guerrilleras.

Discurso de Perón el 1 de Mayo de 1974

Armando Croatto, Santiago Díaz Ortiz, Nilda Garré, Nicolás Giménez, Jorge Glellel, Aníbal Iturrieta, Carlos Kunkel, Diego Muñiz Barreto, Juan Manual Ramírez, Juana Romero, Enrique Svrsek, Roberto Vidaña y Rodolfo Vittar, cercanos a Montoneros, se opusieron a tal modificación.

En el otro lado del Atlántico, Portugal, un país que suele ser el epicentro de los sucesos internacionales, ganó las primeras planas con el estallido de la Revolución de los Claveles, el 25 abril, que provocó la caída de la dictadura de António de Oliveira Salazar, que dominaba la tierra de José Saramago desde 1926.

En una jornada de profundas consecuencias en 1974, el 1 de Mayo Perón increpa duramente a militantes de la Juventud Peronista y de Montoneros, que coreaban consignas en contra de su gobierno en una Plaza de Mayo colmada.

El viejo líder recogió el guante y respondió llamándolos “imberbes”, “estúpidos” e “infiltrados”. Luego de esas palabras y en del discurso un numeroso grupo de manifestantes se retiró, como una clara señal de ruptura.

peron cajon.jpg

Cuando aún faltaba un año para el fin de la Guerra de Vietnam, el mayor de los enfrentamientos de la Guerra Fría, los efectos de la Revolución Cubana gozaban de buena salud y experiencias guerrilleras y de corte revolucionario se expandían por todo el continente.

Entre tanto, el 2 de junio se consagraba campeón por primera vez en su historia Newell's Old Boys de Rosario, con Mario Sanabria como estandarte futbolístico. Además, en ese junio, la delegación argentina partía para disputar el Mundial de Alemania y antes de emprender viaje pasaron a despedirse del Presidente y regresarían al país después de su muerte.

El 6 de junio sería depuesto por un juicio político el gobernador de Mendoza Alberto Martínez Baca, tercero de los cinco gobernadores cercanos al peronismo revolucionario depuesto en ese 1974.

Cuando aún resonaban los ecos de la jornada del Día del Trabajado, el 12 de junio se realizó un nuevo acto en la Plaza de Mayo, convocado por la CGT, y esa fue la última vez que Perón habló en un acto masivo.

“Yo llevo en mis oídos la más maravillosa música que es para mí la palabra del pueblo argentino”, fue una de las frases recordadas de su discurso en esa jornada.

Mientras el clima político argentino seguía su derrotero, Luis Alberto Spinetta transitaba los escenarios al frente de Invisible, su nueva banda después de Almendra, Pescado Rabioso y de haber editado Artaud. Charly García y Nito Mestre disfrutaban de la explosión de popularidad de Sui Generis y Litto Nebbia editaba “Melopea”, uno de mejores álbumes de su frondosa discografía.

Mientras que en los televisores, los martes en Canal 13 se sintonizaba la nueva versión “Dos a quererse”, protagonizada por Thelma Biral y Claudio García Satur.

Con Los Beatles en plena diáspora, John Lennon editada “Walls and Bridges”, su quinto disco en solitario, y Paul McCartney seguía de gira por el mundo al mando de Wings mostrando el álbum “Band on the Run”, editado en 1973.

Discruso de Isabel

El panorama artístico internacional también mostró en el año a “El Padrino II”, dirigida por Francis Ford Coppola, arrasando en los premios Oscar, con seis estatuillas, sobre once nominaciones.

Perón fue advertido que el deterioro de su salud iba a acentuarse si volvía a la arena política y las predicciones médicas se iban cumpliendo. Cada aparición pública evidenciaba este panorama y el 16 de junio sufrió una recaída, por una broncopatía infecciosa que complicó su enfermedad circulatoria crónica de base.

Los médicos insistían con que debía dejar el poder para tratarse mejor de sus dolencias, pero el líder prefería morir con “las botas puestas”.

Juan Domingo Perón falleció el 1 de julio de 1974, en la Quinta presidencial de Olivos y el parte oficial habló que la causa del deceso fue un paro cardíaco, debido agravamiento de la cardiopatía isquémica crónica que padecía.

El anuncio fue realizado por Cadena Nacional por su viuda, la vicepresidenta María Estela Martínez, que rompió en llanto durante la lectura del texto. Poco después asumió la presidencia.

peron cortejo.jpg

Se decretaron varios días de duelo nacional, en los que el cuerpo de Perón fue velado en el Congreso de la Nación una verdadera multitud que asistió a despedir a su líder. Además, llegaron periodistas de todo el mundo para cubrir el hecho.

En medio del duelo nacional, el 3 de julio, la Selección Argentina empataba 1-1 con la República Democrática Alemana y despedía del Mundial 74 con una pálida imagen, en el último puesto Grupo A en la Segunda Fase de la competencia.

Los restos de Perón fueron trasladados a una cripta en la Quinta Presidencial de Olivos y 17 de noviembre de ese año los restos de Evita, que habían quedado en España, fueron depositados en la misma cripta.

Ya con Isabel en el Gobierno, la violencia seguía marcando el pulso de la política argentina y 31 de julio, en Buenos Aires, la Triple A asesinaba al intelectual y político Rodolfo Ortega Peña, de 37 años.

1974 también quedó en la historia de la humanidad por la renuncia Richard Nixon, el primer presidente de los Estados Unidos en dimitir a su cargo, a raíz del famoso escándalo Watergate.

isabelita.jpg

19 de octubre Independiente ganaba su quinta Copa Libertadores y San Lorenzo se quedaba con el Torneo Nacional, que terminó el 30 de diciembre.

Isabel, sin experiencia política, al margen de haber acompañado a Perón, completó el resto de ese año en el Sillón de Rivadavia, con una economía en crisis, con una elevada inflación y la partida repentina de habituales compradores de materias primera.

La muerte de Perón fue el suceso determínate de aquel 1974, un año marcado también por una economía endeble, la violencia política y por haber iniciado las vísperas del golpe de Estado de 1976.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados