Desde la ONG trabajan sin recibir ningún tipo de aporte de autoridades municipales y provinciales y advierten que "la situación está cada vez peor", ya sea por los carreros o incluso porque algunos "faenan a los animales para comérselos"

Transformar un animal abandonado, herido y muchas veces en estado crítico en uno saludable es el desafío de la ONG Ayuda a Caballos Maltratados (ACMA). Siempre a pulmón, con voluntarios que reparten el tiempo entre sus empleos remunerados y su vocación rescatista, la entidad surgida en 2010 consiguió rehabilitar en nueve años a más de 500 ejemplares y advierte que, lamentablemente, cada vez tiene más trabajo.

De hecho, si se toma en cuenta el refugio ubicado en la localidad de Alejandro Korn, partido de San Vicente, y el predio de Baradero, en pleno interior bonaerense, ACMA cuenta hoy con más de 200 caballos. "En estos últimos años la situación está cada vez peor. Hemos tenido hasta tres o cuatro llamados en un día. Incluso, hay gente que trata de faenarlos para comer", explicó a POPULAR Claudia Larese, voluntaria coordinadora de la ONG.

Para los integrantes de Ayuda a Caballos Maltratados no existen horarios ni distancias. "A veces te llaman a las tres o cuatro de la mañana y muchas de ellas el que va es el presidente de ACMA, Ariel Corse, que es veterinario", contó Larese sobre el sacrificio y abundó: "En otras oportunidades, pasa que nos llaman desde Tigre o Pilar. Y no es sólo el combustible, porque puede pasar que el caballo no se pueda mover y haya que trasladar el batán (transporte equino) desde Korn, algo que puede tardar horas".

Sin luz

Entre las dificultades diarias aparecen los cortes de luz, algo por lo que apuntó a EDESUR, que presta el servicio en la zona. "Se nos corta la luz dos o tres veces por semana. A veces va y viene, titila como un árbol de navidad. Se nos quema todo y en las heladeras hay medicamentos que se pierden. Llegamos a estar cuatro días seguidos sin luz ni agua", relató sobre el drama.

La voluntaria, que se jubiló recientemente tras una vida dedicada a la enseñanza del idioma inglés, relató que ahora puede dedicarle más tiempo a su otra vocación y habló de los orígenes de la entidad. "Todo empezó a mediados de 2010, con tres mujeres rescatando a un caballo en Lanús y alquilando un box para poder ubicarlo", rememoró.

Si bien sostuvo que influyó mucho en esa decisión "la problemática social existente de los carros", aclaró que "en general, el que tiene su propio caballo lo cuida" y alertó sobre el sistema que termina con animales fulminados: "Hay muchos que se usan para alquilar. Algunos alquilan un caballo de 8 a 13, otros de 13 a 18 y otros por la noche. Entonces el animal termina sobrecargado, no come, no toma agua y cae exhausto, en shock. Ahí es cuando nos llaman a nosotros".

Al indagar sobre ese proceso, Larese señaló: "La gente llama, o incluso a veces la policía, pero luego se hace la denuncia por maltrato animal, contemplado en la ley penal 14.346. Se abre un expediente, interviene la policía, luego la fiscalía, el veterinario constata el maltrato y nos hacen depositarios judiciales, a partir de lo cual tenemos la tenencia".

"Cuando se inicia un expediente, generalmente los carreros no quieren un juicio y desaparecen", reveló la coordinadora de ACMA, aunque reconoció que "los rescates pueden ser complicados y engorrosos, porque un caballo no es como un perro". "A veces la policía se va porque hubo un asesinato a pocos kilómetros. Pero cuando ven un animal mal, los vecinos se empiezan a juntar y eso te ayuda. Muchas veces nos ayudan los bomberos, porque un caballo pesa 500 kilos y no podés levantarlo así nomás", afirmó.

En el momento en que culmina el rescate, llega la rehabilitación. "El caballo queda en cuarentena en el campo y se le hace análisis de Anemia Infecciosa Equina (AIE). Si da positivo, por ley debe ser eutanasiado. Si da negativo, el veterinario le hace los primeros auxilios", resaltó Larese.

Sobre ese proceso, graficó: "Una vez estable, se lo saca al sol a pastar y cuando tiene el alta se une a la manada. En Baradero alquilamos una estancia con cuidador, veterinario y herrero, donde van los más sanos. Al santuario de Korn vienen los viejitos o los que no se pueden recuperar".

"En total, tenemos más de 500 rescatados. Y hoy, entre los dos campos, contamos con más de 200 caballos. Del resto, algunos fueron dados en adopción, otros nacieron desde yeguas preñadas que rescatamos y otros partieron... Esto es una misión que es una pasión", concluyó Larese.

ADEMÁS:

Profanaron la tumba de un cacique tehuelche del 1800

Más de mil inmobiliarias menos durante el primer semestre

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados