Los hechos con engaños a usuarios bancarios crecieron en pandemia. El Banco Central pidió a las entidades financieras reforzar la seguridad.

La pandemia derivó en un mayor uso de las operaciones bancarias por internet. El lado oscuro aparece representado por las estafas que se cometen con créditos bancarios "truchos". En lo que va del 2021 se detectaron más de 4.000 episodios de personas de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano que fueron engañadas con promesas de sumas de dinero a pagar en cómodas cuotas. El promedio es de 150 mil pesos por cada uno de los hechos, y la problemática motivó al Banco Central a emitir una orden a las entidades bancarias para que redoblen la seguridad para los trámites online de sus clientes.

Los datos surgen de una nueva Encuesta Mensual de Inseguridad (E.M.I.), desarrollada por la ONG Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados.

Los ciberdelitos no pararon de crecer en pandemia, y los créditos truchos no fueron la excepción. Por ello, miles de personas que habitan el AMBA fueron engañadas por bandas que incluso cuentan con sus datos personales y bancarios, situación que les sirve para "ablandar" a las víctimas en los engaños. La mecánica incluye solicitar los créditos a los bancos, para luego vaciar las cajas de ahorro una vez que son acreditados los montos.

Las bandas delictivas detrás de las estafas muchas veces tienen información precisa de los usuarios bancarios.
Las bandas delictivas detrás de las estafas muchas veces tienen información precisa de los usuarios bancarios para sacar créditos.

Las bandas delictivas detrás de las estafas muchas veces tienen información precisa de los usuarios bancarios para sacar créditos.

"Un día cualquiera una persona consulta su saldo por Homebanking o por cajero automático o el gerente de una empresa hace lo propio por Interbanking y se sorprende al detectar que su cuenta bancaria está vacía. El sueldo ya no está o el saldo de la empresa se encuentra en cero. ¿Hubo un error? No. Fue un robo. Una estafa bancaria de las muchas que ocurren a diario. Y todo pudo haberse originado en una visita al cajero automático si el usuario, desprevenido, no tomó ciertas precauciones. O bien si las claves de Homebanking o Interbanking fueron robadas o luego de la contestación de esos extraños correos electrónicos que habían llegado a la cuenta oficial y sin embargo se respondieron. Todo esto es el primer paso de una larga pesadilla: la estafa a través de cuentas bancarias o cajas de ahorro", dijo Javier Miglino, Director de Defendamos Buenos Aires.

Los métodos de estafa. "Hay delincuentes conocidos como "pescadores" que colocan en las máquinas dispositivos ocultos, casi imperceptibles, que capturan los datos de las tarjetas de débito y registran las claves ingresadas. La modalidad se llama skimming. Otros se valen simplemente de engaños y "cuentos del tío", ya sea en persona -ofreciendo una supuesta ayuda junto al cajero- o por teléfono, para lograr que las personas les revelen de su propia boca las claves que dan acceso a todo su dinero. Sin embargo, si uno está advertido y toma las debidas precauciones, son pocas las chances de convertirse en la próxima víctima", dijo Miglino.

La trampa del cartero que toma una foto del DNI. "Cada día son más las consultas que nos llegan sobre carteros que llevan una carta documento, un telegrama o una encomienda y solicitan el documento nacional de identidad. Sin embargo, la sorpresa llega cuando el empleado postal toma una foto con su teléfono celular del DNI; lo cual está prohibidísimo y por si solo es motivo de denuncia. El cartero solo puede leer el DNI y confirmar que es la persona destinataria de la carta, telegrama o paquete y nunca y en ningún caso tomar una foto del documento de identidad; porque jústamente una imagen del DNI es lo que usan las bandas criminales para abrir cuentas corrientes y luego pedir préstamos que terminará pagando el sufrido titular del documento nacional de identidad que jamás pudo saber cuando fotografiaron el documento", dijo Miglino.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados