La Escuela Municipal de Idiomas de Lanús (EMIL) funciona hace 28 años y hace 24 que los propios alumnos formaron una asociación civil cooperadora para absorber gastos que no cubría el Estado, como insumos y mobiliario, y facilitar la apertura de nuevos cursos frente a la gran demanda. Actualmente, la cooperadora se hace cargo de casi el 50 por ciento de la oferta de talleres. Según el cuerpo docente, desde el municipio planean disolverla. El Municipio lo desmiente.   

Una marcha hacia el municipio de Lanús es la acción que docentes y estudiantes realizarán este miércoles a las 18para defender unos 40 cursos municipales de idiomas que, aseguran, corren peligro de cerrarse.

La Escuela Municipal de Idiomas de Lanús (EMIL) es histórica en ese distrito. Funciona allí hace 28 años y actualmente unas 1700 personas asisten gratis a los 100 cursos que se abren cada año. Se dictan clases de alemán, francés, portugués, italiano, ruso e inglés. Asisten desde jóvenes hasta jubilados. De esos 100 cursos, 60 son solventados por el municipio. Los restantes los financia la Asociación Civil Cooperadora que se conformó hace 24 años justamente con ese objetivo: ofrecer una oferta mayor para la enorme demanda de la EMIL. Desde entonces, la cooperadora sustenta insumos, mobiliario y salarios docentes de esos 40 talleres.

El conflicto

Con la llegada del nuevo gobierno municipal, a principios del año pasado se presentaron las nuevas autoridades de la secretaría de Cultura. Una de las primeras medidas que tomaron desde la subsecretaría de Cultura fue dejar sin efecto el trabajo de la cooperadora de la EMIL, alegando que era ilegal.

Tanto el cuerpo de profesores como el equipo directivo estaban en contra de esta medida, ya que el 50 por ciento de los cursos estaba sustentado por la cooperadora y su cierre ocasionaría que los estudiantes se queden sin matrícula y los docentes sin trabajo. La comunidad educativa accionó (hizo una concentración y posteriormente organizó una movilización hacia el municipio) y lograron que el municipio los convoque a una reunión. De allí surgió el compromiso de que todos los profesores iban a ser contratados por el municipio. Algo que nunca sucedió.

Este año, el fantasma de la disolución de la cooperadora volvió: la directora del EMIL, Antonia Recupero, fue anoticiada de que las inscripciones a los cursos ya no se harían en la sede de la EMIL (en la escuela número 9, en Hipólito Irigoyen 5005), sino en la Casa de la Cultura de Lanús. “Es una manera de desfinanciar a la cooperadora que, por ejemplo, en fechas de inscripciones pide un bono contribución a los alumnos para que se les pueda pagar a los docentes durante el verano”, contó a Diario Popular uno de los docentes afectados.

La siguiente medida del municipio para avanzar sobre la disolución de la cooperadora fue el lunes pasado: se presentó en la escuela oficialmente al nuevo cuerpo directivo de la EMIL y se desplazó Recupero, histórica directora, quien apoya cien por ciento la continuidad de la cooperadora. A pesar de ocupar ese cargo hace 28 años, Recupero nunca fue reconocida por el municipio como tal: cobra como empleada municipal y no como personal jerárquico. En este sentido, desde el Municipio confirmaron a Popular que "hasta el momento no existe un cargo formal de directora de la Escuela. Y que ese es uno de los temas "que forman parte de la reforma en la que se está trabajando para dotar al EMIL de la estructura necesaria y suficiente para su normal desarrollo".

Qué dice el municipio

Las autoridades municipales publicaron un comunicado en su página web desmintiendo que el EMIL vaya a cerrar: “A pesar de que se afirme lo contrario, este mes se abrirá la inscripción para los cursos 2018”, comienza el texto y luego despliega las opciones para inscribirse.

El municipio aseguró a este diario que "los cursos que se abrirán en el año 2018 serán los que pudieran corresponder de acuerdo a la cantidad de inscriptos que tenga la Escuela. Para la apertura de cada uno de ellos, se deberá contar con un mínimo de 25 alumnos".

Por otra parte y con respecto a la situación de la EMIL, las autoridades municipales aclararon: "Lo que el Municipio de Lanús viene solicitando desde hace más de un año sin resultado positivo hasta la fecha, es que la Asociación Civil, la cual es una organización privada y no una cooperadora en los términos del Decreto 4.767/72, deje de funcionar dentro de las instalaciones de la EMIL". En cuanto a las actividades que no son avaladas por el Municipio, la principal de ellas es "el cobro de un 'bono voluntario' al estudiantado, cuando la enseñanza que se brinda es absolutamente gratuita". En este sentido, reafirmaron que "la EMIL no necesita de esos fondos para funcionar y está asegurada presupuestariamente la continuación de su funcionamiento, con carácter totalmente gratuito".

Aclararon además que, si bien no se tienen "constancias documentadas de denuncia alguna en donde se constate que estudiantes no pudieron cursar por no abonar dicho bono voluntario", sí cuentan con "pruebas que dicho cobro se realiza y no cuenta con ninguna autorización por parte del Municipio".

En cuanto a los salarios docentes que la Asociación Civil asegura pagar, desde el Municipio contestaron que "jamás ha consensuado con las autoridades municipales sus decisiones en esta materia. Hasta que no se sepa cuántos cursos se vayan a abrir en el 2018, no se puede determinar cuántos docentes van a ser necesarios para cubrirlos".

En cuanto a la situación de los trabajadores actuales, aseguraron que se está trabajando en la confección de un "Convenio Colectivo de Trabajo" a fin de adecuar la situación de los trabajadores de la EMIL al mismo.

"Resulta importante dejar en claro que en ningún momento se manifestó la pretensión de que la cooperadora deje de funcionar. Inclusive hay presentaciones judiciales que demuestran lo falso de dicha aseveración. Si la Asociación Civil (no cooperadora), desea seguir funcionando en otro ámbito, el Municipio no tiene potestad alguna para impedir su funcionamiento y nunca lo ha planteado", dijeron.

La concentración de estudiantes y docentes será a las 18 en la puerta de la escuela y desde allí partirán al municipio.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados