Una respuesta enérgica recibió el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de parte de Rusia, que rechazó la orden de liberar a Alexey Navalny.

Rusia rechazó hoy enérgicamente la orden del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de liberar a Alexey Navalny, al califcarla como una injerencia "inadmisible" en los asuntos del país, mientras el activista opositor se manifestó incrédulo en sus redes sociales por haber sido catalogado por las autoridades del penal donde está recluido como un preso con peligro de fuga.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, calificó la orden de "ilegal" y prejuiciosa, en una conferencia de prensa en la que denunció a la corte con sede en Estrasburgo por su "injerencia en la justicia rusa, que consideramos inadmisible", informó la CNN.

El TEDH que se pronunció ayer a raíz de una petición realizada por el opositor ruso el 20 de enero, en la que consideraba que las disposiciones tomadas por las autoridades rusas durante su arresto no daban garantías suficientes sobre su vida y salud, por lo que exigía su liberación.

La corte recordó en su pedido a Rusia que tiene la obligación de respetar la resolución por ser firmante de la Convención Europea de Derechos Humanos, pero las autoridades rusas rehusaron adoptarla.

Navalny, de 44 años, fue arrestado el mes pasado al llegar desde Alemania, donde estuvo cinco meses recuperándose de envenenamiento con una sustancia neurotóxica a la que atribuye a agentes rusos. Moscú insiste en que no tuvo nada que ver en ello.

Hace pocos días un tribunal de Moscú sentenció a Navalny -investigador de casos de corrupción y el principal crítico del presidente Vladimir Putin- a dos años y ocho meses de cárcel por violar su libertad condicional cuando fue a Alemania para recuperarse de la intoxicación.

La sentencia original se basa en una acusación de malversación de fondos que data del 2014 y que es rechazada tanto por Navalny como por la misma corte europea.

En una publicación sarcástica en Instagram y Facebook, Navalny dijo hoy que las autoridades de la prisión le notificaron que estaba marcado como riesgo de fuga.

"Me eché a reír", dijo Navalny, quien se encuentra recluido en la prisión de máxima seguridad de Matrosskaya Tishina en Moscú.

"Y luego les pregunté: '¿Es una broma" Ya he sido escoltado por tropas SWAT con cascos y rifles de asalto, y ahora probablemente me encadenarán", agregó.

En un tono más serio, Navalny elucubró que al ser considerado propenso a fugarse en las nuevas salidas de prisión se reforzará la seguridad en torno a él y tendrá que llevar grilletes.

El arresto y encarcelamiento de Navalny alimentó una ola de protestas en Rusia. Las autoridades respondieron con una gran represión y detuvieron a unas 11.000 personas, muchas de las cuales fueron multadas o recibieron penas de cárcel de entre siete y 15 días.

La Unión Europea y Estados Unidos han presionado abiertamente para su liberación.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados