En lugares descampados de Virrey del Pino atan dos carros, de los cuales tiran en direcciones opuestas dos caballos, que son castigados a veces hasta la muerte.

Se trata de una práctica brutal, en la que se apuesta dinero y que generalmente termina de manera trágica: se enganchan dos carros, de cada uno tira un caballo, en direcciones opuestas, que son castigados sin piedad por los sujetos que los dirigen, muchas veces hasta la muerte, para que uno de los equinos resulte el triunfador.

Conocida como cinchada de caballos o tirada de carros, un joven que trabaja con un caballo y un carro la descubrió en forma fortuita en un descampado próximo al río Matanza, ubicado a la altura del kilómetro 38 de la Ruta 3, en Virrey del Pino.

La proteccionista y estudiante avanzada de Derecho en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) Laura Requeijo, recibió el testimonio del carrero, y en diálogo con este medio solicitó "una investigación de oficio por parte del Ministerio Público" ante los presuntos delitos de apuestas ilegales y maltrato animal.

ADEMÁS:

Obligaban a fieles a vender las casas y los esclavizaban

"Revientan a los pobres caballos"

Requeijo -quien vive en González Catán y años atrás presentó en el Concejo Deliberante un proyecto para que los carros a caballos sean reemplazados por motocarros, como ha ocurrido en otras ciudades- señaló que "un muchacho que poda árboles y corta el pasto en el barrio y cuenta con un caballo y un carro, me contó que en Virrey del Pino se están realizando cinchadas en los que revientan a los pobres caballos hasta morir en las que apuestan dinero".

Requeijo indicó que "el carrero llegó al lugar de casualidad, porque acompañó a la hermana que juega al fútbol a un campito ubicado a la altura del kilómetro 38 de la Ruta 3. Y como vio que a poca distancia había mucha gente a los gritos, se acercó y se encontró con la cinchada".

"El trabaja con un caballo, pero no lo maltrata, y por eso acudió a mí, porque quedó horrorizado con lo que presenció. A él le dio pena lo que ocurría con los caballos, aunque no comprendía la gravedad del delito que me narró, como el de apuestas ilegales e incluso la entrega de mujeres cuando no tienen dinero para apostar, además de la crueldad hacia los animales", detalló.

Agregó la estudiante de Derecho de la UNLaM que "le propuse que se comunicara al 911, pero se mostró temeroso. Para denunciar esto, las autoridades pretenden que uno les proporcione las pruebas, pero yo no puedo exponer mi vida yendo a esos lugares a realizar filmaciones".

"El Estado -consideró Requeijo- tiene los medios para obtener las pruebas necesarias. La Justicia puede, si quiere, abrir una investigación de oficio, ya que se trata de delitos de acción pública. Estas aberraciones no ocurren a escondidas, las registran y hastan las suben a Youtube y las redes sociales", advirtió.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados