El secretario de Vivienda de la Nación, Iván Kerr, y la titular de ACUMAR, Dorina Bonetti, firmaron ayer el acta de inicio de la segunda etapa de conexión intradomiciliaria de cloacas en el barrio de San José Obrero en Lanús que beneficiará a otras de 436 familias.

El proyecto San José Obrero cerró en el mes de mayo su Etapa 1 en la que 200 familias se incorporaron al servicio formal de cloacas que desembocan en la Planta Depuradora de Efluentes Líquidos Cloacales de AySA, inaugurada por el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, en 2016.

Gran parte de las casas no tenían conexión formal a las cloacas e implementaban soluciones alternativas, ya sea mediante pozos negros de infiltración a la napa freática (con la consecuente contaminación del suelo y las aguas subterráneas) o bien directamente volcando a las redes de desagües pluviales existentes aportando contaminación al río Matanza Riachuelo.

En este sentido, la Presidenta de ACUMAR manifestó que estas obras “ayudan a cumplir con dos de los principales objetivos que tiene ACUMAR: mejorar la calidad de vida de la gente y dejar de contaminar el río Matanza Riachuelo”. “Según cálculos de ACUMAR, con el aporte de datos de AYSA, aproximadamente a la mitad de la población estimada de la Cuenca, no cuentan con acceso al servicio cloacal. El limitado acceso a este servicio básico de saneamiento expone a gran parte de la población de la Cuenca a riesgos sanitarios con consecuencias directas sobre el ambiente y la salud. Hoy día, se estima que el 80% de la contaminación de la Cuenca proviene de efluentes de origen domiciliario mientras que el 20% restante es de origen industrial”, agregó.

“Esta es una gran obra que mejora totalmente la calidad de vida a los vecinos en su propia vivienda y esto implica que no tienen la necesidad de realizar el proceso de relocalización que conlleva una readaptación a otro nuevo espacio y la construcción de nuevos tejidos sociales que ya están forjados acá en el barrio”, afirmó Kerr.