A pesar del mal tiempo, el plantel de Jorge Sampaoli hizo otra práctica de fútbol con algunas señales. Caballero, Rojo y Meza, nuevamente titulares. Mascherano e Higuaín, por los “tocados” Biglia y Agüero.

No hay mal que por bien no venga, dice el refrán popular, y el mismo cae a la medida para este momento de la Selección, que sin el amistoso frente a Israel, suspendido, encontró espacio y lugar para continuar con el plan de trabajo, donde el entrenador Jorge Sampaoli prueba jugadores, ensaya tácticas e intenta encontrar el mejor equipo para el debut ante Islandia, el sábado 16, en Moscú. Y en ese camino, se van dando algunas señales, como las de Wilfredo Caballero en el arco, Marcos Rojo como segundo central y Maximiliano Meza en la línea de volantes.

Cambios que ya se van estableciendo como certezas, por rendimientos individuales y respuestas colectivas, más otros dos que se dieron por necesidades del momento, como los ingresos de Javier Mascherano y Gonzalo Higuaín, en lugar de Lucas Biglia y Sergio Agüero, respectivamente, quienes todavía no están al ciento por ciento desde lo físico luego de superar lesiones de último momento.

Vale mencionar que en este nuevo ensayo, el plantel encabezado por el capitán Lionel Messi se movió bajo una lluvia copiosa en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, algo que de todos modos no amedrentó al cuerpo técnico, concentrado en sacar el máximo de provecho a los entrenamientos que quedan por delante en Barcelona de cara al Mundial.

Allí entonces el DT probó como titulares a: Wilfredo Caballero; Gabriel Mercado, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo y Nicolás Tagliafico; Manuel Lanzini, Javier Mascherano y Maximiliano Meza; Lionel Messi, Gonzalo Higuaín y Angel Di María.

LEA MÁS:

El delantero Cristian Pavón, por su parte, quien se encuentra en el foco de atención, ante el supuesto interés del Barcelona en hacerse con sus servicios tras ser recomendado por el astro Lionel Messi, se entrenó por separado luego de ausentarse por una faringitis.

Lo más importante para señalar es que Sampaoli continúa trabajando en diferentes frentes, tanto con la defensa, en ejercicios de posición; como con los mediocampistas y delanteros, insistiendo en la posesión del balón y en ejercicios de presión, que repite una y otra vez, frente a los sparrings. Y como quedó dicho, la suspensión del amistoso no cayó tan mal como se suponía en los planes del técnico y tampoco en el ánimo de los jugadores, ya que permanecer en Barcelona trajo sus ventajas, puesto que los futbolistas ya no tuvieron que realizar dos viajes largos, ni someterse a un programa extradeportivo con el que no se sentían cómodos, con el agregado de no correr riesgos de lesiones.

En contrapartida, no haber jugado con Israel, le impidió a Sampaoli, cuyo plan gira en torno a Messi, buscar quienes pueden ser sus mejores socios sobre el terreno de juego y tener la oportunidad de ensayar sus ideas con la misma intensidad que aporta un duelo internacional, por más amistoso que sea.

De todos modos, entre pros y contras, lo importante es que la Selección de a poco va encontrando su puesta a punto final en busca de cumplir un sueño impostergable.