Lo que le hace bien al corazón, le hace bien al cerebro. Más allá de prevenir enfermedades, los alimentos tienen un rol importante en los estados de ánimo y las emociones de las personas

Hoy más que nunca es importante mantener una alimentación saludable. El cerebro se encuentra afectado por lo que comemos. Por ejemplo, diversas investigaciones han demostrado que el consumo frecuente de grasas saturadas y grasas trans debe evitarse porque se relaciona con el riesgo de presentar deterioro cognitivo y demencia. Además, sabemos que una dieta que incluye un alto consumo de frutas, vegetales, granos, aceite de oliva, bajo consumo de carne y un vaso de vino tinto con la comida reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, hipertensión y diabetes. Y lo que le hace bien al corazón, le hace bien al cerebro. También sabemos que los ácidos omega-3, que se encuentran en algunos tipos de pescados y mariscos, podrían tener un efecto protector frente a la depresión y el deterioro cognitivo.

Por el contrario, una dieta deficiente pone al cuerpo en un estado de estrés físico y debilita el sistema inmunológico dejando a la persona más susceptible a infecciones. Esta forma de estrés físico también disminuye la capacidad para hacerle frente al estrés emocional. Asimismo, los estados de ánimo y las emociones parecen jugar un rol importante en el consumo de alimentos en personas sanas. Dado que en determinados momentos la alimentación es una forma de regulación emocional, los desbalances afectivos jugarían un importante rol en la conducta alimentaria. Para afrontar el estrés, además de buscar terapia médica y psicológica cuando el cuadro lo requiera, debemos hacer modificaciones en el estilo de vida incluyendo hábitos en la alimentación.

La malnutrición y la desnutrición se asocian con alteraciones cerebrales y un impacto cognitivo. Una alimentación saludable cumple un rol importante en la salud neuronal y protegería al organismo de procesos inflamatorios asociados con trastornos como la depresión, la bipolaridad y la enfermedad de Alzheimer. Diversos trabajos científicos preliminares muestran que ciertos alimentos (o componentes de alimentos) podrían resultar beneficiosos en el alivio de algunos síntomas psiquiátricos.

Si nos proponemos mantener nuestro cerebro en buen estado, el punto de partida es ser conscientes de que cuidarse nos brinda una buena calidad de vida. A partir de esta motivación, resulta esencial hacer todo lo posible para llevar una dieta completa, variada y equilibrada, de modo que aporte todos los nutrientes que el cerebro necesita y que cuide también la salud cardiovascular. Se trata de tener hábitos saludables para proteger nuestro bienestar.

ADEMÁS:

La importancia de no descuidar el ejercicio físico

Un respiro en tiempos de pandemia

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados