El cónclave en la Casa Rosada se extendió durante poco más de una hora y busca formas para poder defender la vuelta del control de cambios, una de las banderas que Macri se negó a bajar hasta último momento

En el gobierno evitaron hablar de cepo, sí de "paraguas cambiario", pospusieron el envío al Congeso del proyecto para posponer el pago de bonos para poder consensuar correcciones con la oposición y, de alguna manera, intentar ganar volumen político que asegure la gobernabilidad rumbo a las elecciones del 27 de octubre.

Fiel a su estilo, Elisa Carrió -quien a la tarde ingresó al Patio de las Palmeras fumando, cuando está prohibido pitar dentro del palacio de gobierno-, declaró a la prensa acreditada que las medidas de restricción cambiaria "las hicimos para cuidar a los ahorristas" y aseguró que ella había planteado hacía 4 años -esto es al inicio de la administración macrista- "la obligación para las exportadoras de vender los dólares acá" dentro de un máximo de 5 días hábiles después del cobro, tal como se publicó en el Boletín Oficial.

Carrió, de esta forma, bancó el nuevo cepo cambiario y se mostró confiada en revertir el resultado del 11 de agosto en las elecciones generales. "Tenemos que fiscalizar mejor. Vamos a ganar a menos que algunos nos entreguen", disparó refiriéndose al supuesto corte de boleta que promoverían los intendentes PRO con los candidatos del Frente de Todos. Antes de partir hacia el primer piso de Casa Rosada, jocosa, sentenció que "no tengo miedo de ir presa" en caso que Alberto Fernández finalmente suceda a Macri el 10 de diciembre.

La líder de la Coalición Cívica había llegado poco antes de las 17 a Casa Rosada para participar de la tercera reunión de la mesa de acción política remozada tras la derrota electoral de las PASO. El primero en llegar fue Rodríguez Larreta, al que le siguió Federico Pinedo, Patricia Bullrich, la propia Carrió, Miguel Pichetto, el radical Mario Negri: todos se sumaron a los anfitriones, el presidente Mauricio Macri, Marcos Peña y Rogelio Frigerio.

El cónclave se extendió durante poco más de una hora: un intento más para homogeneizar el discurso en momentos de crisis y, frente a una campaña electoral "corta" -como auguró una espada del oficialismo-, para poder defender la vuelta del control de cambios, una de las banderas que Macri se negó a bajar hasta último momento.

"Que la gente no corra a buscar los dólares depositados porque están, hay que dar un mensaje de tranquilidad. No hay ningún problema de liquidez", dijo Pichetto a la salida del cónclave realizado en el Salón Sur del primer piso de Balcarce 50.

ADEMÁS:

Autorizan a LATAM a volar entre Córdoba y las Islas Malvinas

ATE anunció un paro nacional para el 10 de septiembre

En paralelo, el titular del Banco Central, Guido Sandleris, ofrecía una conferencia de prensa y caracterizó el paquete de medidas adoptadas el domingo no como un cepo sino como "un paraguas cambiario".

La rosca política regresó, fruto de la necesidad, y al mediodía hubo una reunión en el despacho de Frigerio en el que se resolvió postergar el envío a la comisión bicameral de seguimiento de la deuda externa del proyecto de ley anunciado la semana pasada "en pos de buscar acuerdos". Se trata del texto referido al "reperfilamiento" de los pagos de deuda de jurisdicción local que ahora buscará consensuarse con los otros partidos.

La foto, difundida por la cuenta de Twitter de Pinedo, mostró además al ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, a Pichetto, Emilio Monzó y al vice de Interior, Sebastián García de Luca.

Justamente éste último y el titular de la cartera política realizaron una breve vista al Congreso para negociar acuerdos por este tema y regresaron poco antes del inicio de las charlas de la remozada mesa política.

"Pusimos como objetivo central buscar consensos con la oposición antes de enviar la ley al Congreso. Vamos a avanzar en reuniones con los referentes opositores parlamentarios para lograr acuerdos previos al envío del proyecto y de la ida de Lacunza a la bicameral", explicó una calificada fuente gubernamental consultada.

En tanto, uno de los integrantes del ala política explicó a este diario que "ya contactamos a los bloques del PJ y Unidad Ciudadana y se mostraron dispuestos a tratarlo". Algo risueño, argumentó que los legisladores peronistas "estaban asustados que nos llevemos todas las reservas" del Central. Más allá de este optimismo, parece difícil que el Parlamento debata esta iniciativa en un escenario en el que prima la incertidumbre política y económica.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados