Señor director:

¡Inflación!, palabra que ha pasado a la galería del terror. Pero ¿quién es el culpable? Es muy difícil de determinar. Hay demasiados puntos de vista, aunque no se ve nada. Y todo es un galimatías. Analicemos. En base a la tecnología se incorporan nuevos equipos y se pagan precios siderales. Eso sustituye a los humanos, que piden aumento de sueldos todos los meses. Pero el ahorro que se obtiene, ya que se aumenta considerablemente la producción, no se refleja en el precio al consumidor. Este, es cada vez menos, ya que las computadoras no compran. ¿Y entonces? Además se hacen billetes sin ton ni son. Se usan para pagar sueldos de personas improductivas, etcétera. Aquí, cuanto más se consume, más se paga. Cuanto más se produce, más cuesta. Siempre comparando con lo de afuera y no vemos nada más que nuestro propio interés. ¿Solidarios? Es una palabra que salió del diccionario empresarial. Pero tanto Bill Gates como el peón rural se irán de la misma forma. ¿Qué tenemos que ver con las pizarras del exterior? El gobierno “piola” ya que se prende en las ganancias. ¿Seremos coherentes en el futuro próximo? ¡Qué lindo sería!

María A. Young

DNI 13.825.918

Aparecen en esta nota: