El reconocido centro de salud de Parque Patricios asiste a los pequeños pacientes más allá de su tratamiento, fomentando diferentes interacciones, y avanza en la educación de los mismos.

El Hospital Garrahan es uno de los hospitales más reconocidos en el mundo en lo que tiene que ver con enfermedades oncológicas. Los chicos que están en su interior tienen enfermedades muchas veces incurables, en otras son patologías que los tienen en tratamiento durante mucho tiempo y sus vidas cambian para siempre. Es por eso que desde hace tiempo en el Hospital tienen como premisa justamente tratar de darles a los chicos todas las herramientas para que ellos puedan seguir con su vida de manera normal más allá del tratamiento que tengan que seguir.

“Lo que hacemos nosotros es una filosofía del Hospital, desde el hospital siempre implementamos lo que nosotros llamamos la “escucha activa”. Es decir que escuchamos sus necesidades, más allá de las médicas, más allá de lo que tiene que ver con el tratamiento, lo que hacemos es fortalecer la parte sana del paciente, a pesar de que el chico tenga una enfermedad crónica o grave o pase mucho tiempo en el hospital siga siendo un niño y es eso lo que tenemos que cuidar”, le dijo a Diario Popular la doctora Susana Ciruzzi, especialista en salud e infancia. La especialista destacó que más allá de saber de sus limitaciones, de tener en cuenta lo que ellos no pueden hacer, como por ejemplo relacionarse demasiado porque por ahí tienen las defensas bajas, lo que hacen es generarle las condiciones para que de alguna manera sigan con su vida.

“Sabemos de las limitaciones, pero la idea es que ellos no pierdan escolaridad, por ejemplo, que tengan vínculo con la familia, los hermanos. Ese por ejemplo es un tema que durante mucho tiempo no se tuvo en cuenta y hoy vemos que ese vínculo es muy bueno. Antes a los hermanos se los dejaba de lado para que no corran riesgos, para que no tengan que ver justamente a un hermano en una situación delicada. Pero es todo lo contrario, hoy la realidad marca que ellos tienen que relacionarse, que tienen que “pelearse” como hermanos, jugar, porque eso les levanta mucho el ánimo”, dijo la doctora. Y agregó: “Ningún chico está preparado para soportar esta enfermedad y los tratamientos. Entonces tener un ámbito donde ellos estén por fuera de esa enfermedad, que puedan hacer una vida normal es muy bueno. Que al menos en un momento se olviden de lo que les pasa, que de alguna manera logren enfocarse en otro mundo, para ellos es muy bueno y para su familia también”.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados