Es el costo mínimo de un inhibidor de alarmas. Los equipos más sofisticados pueden alcanzar los 60 mil pesos. Se los consigue por las redes sociales y no es necesario cumplir ningún requisito. No hay controles.

Una “inversión” de apenas 500 pesos es todo lo que necesita un delincuente para ingresar a robar en una vivienda deshabitada, una situación que se repite cada vez con mayor frecuencia en época de vacaciones.

Ese es el costo mínimo que un inhibidor de alarmas tiene en el mercado, aunque, de acuerdo a la sofisticación y eficacia de cada equipo, el valor puede llegar a los 60.000, según algunas webs de venta digital.

“El inhibidor es de acuerdo al tipo de alarma que tengas, en algunos casos se utiliza un tipo tecnológico que no es caro de adquirir y anula la alarma. Están entre los 500 y 1500 pesos lo más básicos“, alegó el licenciado en Seguridad Pública, Luis Vicat, en declaraciones a Popular.

Asimismo, el especialista aseveró que inclusive “se pueden adquirir a través de redes sociales” y que es “difícil determinar para qué lo van a usar, porque son parecidos a un walkie talkie”.

Por otra parte, explicó que el “escruche” -una modalidad delictiva que consiste en el acceso a una vivienda en la que no hay gente- “sube en estas épocas, porque las casas quedan vacías”, ya que miles de familias se encuentran de vacaciones.

En este sentido, el especialista también se refirió a la utilización de las señales o signos que los malhechores dibujan en los hogares para dar cuenta sobre la situación del inmueble, en torno a si se encuentra habitado o no.

“Las marcas que conocemos tradicionalmente tienen como 10 años de antigüedad. Pero ya no son las mismas y además varían de acuerdo a la zona”, subrayó Vicat, quien agregó: “Las marcas en realidad no se hacen generalmente sobre las paredes, se hacen sobre los cordones de las veredas. Es decir, del lado del cordón que va a la calle, por lo que la persona que camina por la vereda no ve la marca, solamente puede verla si se va por la calle”.

Además, advirtió que los residentes deben estar atentos ante estas marcas, ya que a veces éstas “se enmascaran dentro de un grafiti”.

Sin embargo, el ex comisario alertó que existen otras metodologías de robo, como la implementación de una tanza que une dos picaportes, la utilización de folletos sobresalidos en buzones y hasta de latas de gaseosa o botellas de agua puestas en determinados sitios, en pos de saber si el lugar se encuentra habitado.

“Se utiliza alguna lana o tanza para saber si se abrió o no la puerta del hogar, ahí se dan cuenta si en ese momento o no está habitada”, alegó Vicat, quien añadió: “Otro tipo de marca la constituye una latita de gaseosa vacía o botella de agua mineral que se coloca en el ángulo de una puerta o portón, parada, para que no se caiga con el viento. Si al día siguiente la lata no está o está corrida, significa que esa persona está en el hogar”.

En sintonía, sostuvo que los delincuentes colocan mal los folletos dentro de los buzones “para que sobresalgan y así se dan cuenta al día siguiente si sigue colocada”.

No obstante, el profesional recomendó “dejar la impresión de que no se dejó la casa sola”, para no llamar la atención de los delincuentes.

“La contramedida es tener una persona que cada 24 o 48 horas pase por la casa, retire los folletos que sobresalen del buzón, y por supuesto haga una prolija revisión ocular para detectar si hay algún tipo de marca”, aseveró.

A su vez, Vicat especificó que a la hora de salir de vacaciones es menester “hacer una revisión completa de la casa”, en tanto que se debe “cargar todos los maletines y valijas dentro de la casa, nunca hacerlo en la vereda, además de salir de viaje en un horario donde no haya mucha gente”, ya que “la idea es que la menor cantidad de gente sepa que no estamos”.

Por último, en una época donde la delincuencia está a la vuelta de la esquina, el licenciado argumentó que confiar en un vecino “no necesariamente es peligroso”. “El principio de discreción hace que uno confíe en poca gente, como por ejemplo en algún familiar de muchos años o un vecino de confianza”.

ADEMÁS:

Un hombre provocó un choque en cadena, robó una camioneta y se mató

Siete líneas de colectivo de paro tras ataque a balazos a un conductor

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados