La influencer Noelia Avalle fue acosada por un hombre que encontró su teléfono en una foto de la chapa identificatoria de su gata.

Noelia Avalle, una reconocida influencer con más de 26.8 mil seguidores en Instagram, posteó una foto de su gata de pelaje gris oscuro. Pero un hombre vio más allá de esta imagen y logró sacar el teléfono personal de la foto de la chapa identificatoria de la gata. Desde allí la acosó, enviándole amenazas de secuestro, violación y mensajes de contenido sexual. El hombre fue identificado por la justicia como Víctor F.

Todo comenzó el 13 de febrero pasado cuando ella subió una foto de su gato en la cual tenía su chapa identificatoria que contenía su número de teléfono. Una seguidora le avisó ese mismo día que si una persona hacía captura de pantalla y agrandaba la foto, se lograba ver. Ella leyó el mensaje cuatro horas después porque estaba ocupada, pero creyó que nadie lo había leído y por una semana no pasó nada extraño.

Pero a la semana, su vida se volvió un calvario. Le empezaron a llegar mensajes de un número que le decía que la iba a secuestrar por un mes. A las amenazas de secuestro, se le sumaban amenazas de violación, contenido sexual y fotos de su miembro. A lo cual ella lo bloqueó inmediatamente y subió un par de historias a su cuenta de Instagram contando lo que había pasado.

Después de esto, una seguidora y conocida de ella mensajeo a este señor pidiéndole que deje de molestar y él le volvió a contestar enfatizando que iba a raptar, le manda una foto del arma con la que lo iba a hacer, con las balas, el cargador y una placa. Aseguraba pertenecer al sector de narcóticos por lo cual tenía todos sus datos.

Varios bloqueos no fueron suficientes: el cambio de celular del acosador era una constante. Lo mismo los mensajes en su cuenta de Instagram de distintos perfiles creados pura y exclusivamente para hostigarla. Existieron algunos mensajes que la perturbaron particularmente.

Una foto de una jeringa, un polvo blanco y unas pastillas acompañaban el siguiente texto: “Te prepare este coctel para vos”. “Yo sé dónde paras, tengo tu ubicación, todo tengo. No te mudes, no te vayas del país porque te voy a encontrar. Vos te vas a venir conmigo”, continuó. Estos últimos mensajes llegaron una madrugada, acompañado de decenas de llamados entre las 3 y las 6 AM.

Al día siguiente fue a la comisaría a hacer la denuncia por la cual la tuvieron de siete a ocho horas para tomarme la declaración. Ella quería mostrar todos los mensajes, pero le pidieron desde la comisaría que tache el número de teléfono para que nadie más le hable porque podía ser contraproducente y podía tomarle más bronca o tener más ganas de secuestrarla después.

image.png
La denuncia presentada por Noelia Avalle ante la Justicia.

La denuncia presentada por Noelia Avalle ante la Justicia.

Muchos de sus seguidores le proponían que cierre su cuenta como solución, pero aclaró que el hombre era un seguidor entonces no servía de nada. Además remarcó: "Todo el tiempo estamos expuestas a este tipo de cosas. No creo que las cosas se solucionen cerrando un Instagram".

Según su punto de vista, es un "tema social" y no tiene nada que ver con la red social, "sino que estos locos andan sueltos y operan en diferentes tipos de modalidades".

Estas amenazas le dejaron fuertes secuelas; no podía dormir, tuvo que tomarse un tranquilizante porque le daba taquicardia y dormía con la alarma en la mano.

Pero lo combatió valientemente: "Todas podemos enfrentar a este tipo de personas. No hay que reaccionar como ellos quisieran; apagándonos, desapareciendo y demás. Obviamente tomando todos los recaudos posibles, por eso hice la denuncia. Nunca lo tome a la ligera. Por el tipo de comentarios no hay que desestimar nada. Cualquier cosa puede suceder".

Varios días sin recibir mensajes pensó que finalmente podía tener calma. Pero de un nuevo teléfono llegó un mensaje aterrador: "Estoy afuera". Rápidamente accionó el botón antipánico que tenía en su poder. Pero recién veinte minutos después de accionado el dispositivo para pedir auxiliollegaron dos patrulleros que revisaron la zona y no encontraron a nadie. A las pocas horas el acoso por distintos medios volvió.

2.jpg
La influencer no solo recibía comentarios obscenos, sino también llamadas a cualquier hora del día.

La influencer no solo recibía comentarios obscenos, sino también llamadas a cualquier hora del día.

Una de las amigas de Noelia se hartó de esta situación: consiguió la dirección del hombre y fue a buscarlo para hablar personalmente. Según el registro público al que pudo acceder, el acosador vivía en un PH en el partido de Villa Adelina, en frente de una comisaría.

La chica tocó el timbre pero no recibió respuestas aunque había luces prendidas en el interior de la casa. Espero unos minutos en la puerta cuando escucho unos pasos y se encontró frente a frente con Víctor F. Ella se asustó pero el más aún, tanto que salió corriendo. El hombre se desesperó e intentó trepar a los muros de las casa vecinas hasta que finalmente logró escapar, a metros de una estación policial.

Hoy, la fiscal Eugenia Aparicio investiga el caso, bajo una calificación de amenazas agravadas. Se le tomó declaración a Noelia y se realizaron dos allanamientos. Además se le dio una orden de restricción a la víctima y un botón antipánico.

En los últimos días salieron a la luz nuevas amenazas e insultos, pero desde la cuenta de una mujer que se identifica como la hermana del acusado, la cual está enojada por los operativos de la policía en sus domicilios. Mediante mensajes directos de Instagram escribió: “Él no tiene armas ni cuchillos. ¿Alguna vez lo viste con algo de eso? Tuviste relaciones con él y después te haces la víctima. Decí que tuviste sexo con él, no te hagas. Puta. Las vas a pagar. Chau”.

No era la primera vez en su vida que Noelia sufría acoso. En una publicación contó como, cuando era chica, un señor la esperaba siempre en un tramo del camino al colegio y abría la puerta del conductor y se masturbaba cada vez que ella pasaba, tanto sola como con sus compañeras. Esto la marcó de por vida: "Es el el día de hoy que veo un auto estacionado con la puerta delantera abierta y me da pánico".

A un mes del primer mensaje, la influencer empezó a salir a divertirse, pero aclaró en sus redes sociales que eso no significa que ella este bien emocionalmente.

Si sos víctima o conocés a alguien que sufra violencia de género podés llamar al 144 o comunicarte por WhatsApp al +5491127716463 las 24 horas.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados