Son cinco ex custodios del country Carmel y están sospechados de haber participado en el crimen

Cinco vigiladores que trabajaban en el country Carmel de Pilar cuando en 2002 fue asesinada María Marta García Belsunce, comenzarán esta semana a ser indagados como sospechosos de haber participado o colaborado en el homicidio por los nuevos fiscales de la causa que sostienen la hipótesis de un homicidio en ocasión de robo.

Fuentes judiciales indicaron que la ronda de indagatorias se iniciará este jueves a las 9 en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Pilar, ubicada en Tucumán 501 esquina Ituzaingó, de esa localidad del norte del conurbano bonaerense.

Los cinco ex custodios que serán indagados son José Ramón Ortiz (40), Ramón Alfredo Acosta (38), Víctor Hugo Contreras (39), Norberto Glennon (52) y Eduardo Walter Vera (41). Sólo dos de ellos -Ortiz y Glennon-, ya se sometieron a los estudios de ADN que dieron negativo al ser cotejados sus perfiles genéticos con dos patrones masculinos NN hallados en la escena del crimen, por los que los fiscales de la causa, María Inés Domínguez y Andrés Quintana, le pedirán a los otros tres que se hagan una extracción de sangre para pericias.

Estas indagatorias a los vigiladores fueron ordenadas a pedido del abogado querellante de la familia García Belsunce, Gustavo Hechem, y luego de que los fiscales imputaran por el crimen al ex vecino Nicolás Pachelo (41) y su ex esposa Inés Dávalos Cornejo (39), quienes ya declararon ante los fiscales y dijeron ser inocentes.

LEA MÁS:

“En concreto, la sospecha es que alguno de ellos pudo haber estado dentro de la casa robando y cometiendo el crimen y otros afuera haciendo de campana. O que mintieron para encubrir y ayudar a alguien”, dijo una fuente judicial.

Algunos de ellos tenía que empezar a trabajar a las 19 de aquel 27 de octubre de 2002, pero llegaron antes a Carmel y los fiscales quieren saber qué estuvieron haciendo en el horario clave del crimen, que es las 18.30. Los primeros dos ex vigiladores en ser indagados por Domínguez y Quintana serán Acosta, quien el día del homicidio cubrió de 7 a 19 el denominado “puesto 4”, que consistía en hacer un rondín interno del country en un carrito, y Contreras, quien en el mismo horario estuvo a cargo de la vigilancia permanente que tenía Pachelo dentro de Carmel por su fama de ladrón.

La vigilancia se hacía desde una galería de la casa del cardiólogo Jorge González Zuelgaray, desde donde había vista directa a la casa de Pachelo, cuyos movimientos se debían reportar minuto a minuto.

Cuando los guardias transmitían por radio las novedades a Pachelo le decían “Romeo’; a Dávalos, “Julieta’; la camioneta del primero era el “corcel negro” y el auto de la segunda, la “carroza roja”.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados