Se llama Facundo Astudillo Castro, de 22 años, y transitaba la ruta Nacional 3 para llegar a Bahía Blanca. Se sabe que fue demorado por personal policial que le labró una infracción por violación del aislamiento social, preventivo y obligatorio por coronavirus

Para reencontrarse con su ex novia, Facundo Astudillo Castro, de 22 años, decidió incumplir la cuarentena y lanzarse a la ruta nacional 3 para recorrer los 120 kilómetros que separan su pueblo de Pedro Luro con la ciudad de Bahía Blanca. El joven salió de su casa el 30 de abril y se sabe que fue demorado mientras hacía dedo por personal policial que le labró una infracción por violación del aislamiento social, preventivo y obligatorio, pero lo dejaron continuar su camino y más adelante, otros dos efectivos tomaron contacto con él. Desde ese momento nada se sabe de su paradero, se encuentra desaparecido, no ha vuelto a tomar contacto con su familia y amigos, el teléfono celular quedó desactivado y, a más de dos meses, todo es una incógnita y ante las peores sospechas.

La causa iniciada como "averiguación de paradero", a partir de la denuncia que radicó su madre, tramitó ante la Ayudantía Fiscal de Villarino, aunque frente a la falta de respuestas y ciertas irregularidades, se solicitó que la investigación sea girada a la Justicia Federal de Bahía Blanca para pasar a ser caratulada como "desaparición forzada de persona". Sin dudas, un delito de gravedad institucional y que, de acuerdo a la acusación de los abogados que asisten a la familia del joven, existen "muchas contradicciones e inconsistencias" en los testimonios de los efectivos de la Policía bonaerense que fueron las últimas personas que vieron al muchacho en esos controles, donde no se le impidió seguir su caminata y hasta uno de ellos declaró que "lo llevó en su propio auto hasta el ingreso a la localidad de Teniente Origone".

¿Dónde está Facundo? Es el interrogante que se plantea y luego de la intervención de los canes rastreadores de la Brigada K-9 de Punta Alta, que "ubicaron" su estadía en lugar donde tuvo el contacto con el último efectivo, se refuerzan las sospechas sobre que la desaparición no responde a una cuestión de su propia voluntad. El caso ya es tema de "preocupación" de las autoridades del Ministerio de Seguridad y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, como así también del gobierno provincial y motivado el pronunciamiento de organizaciones sociales y entidades defensoras de los derechos humanos de Bahía Blanca, tales como HIJOS, APDH y Red por la Identidad.

Astudillo Castro es de contextura delgada y mide 1.60 metro, cabello oscuro, tez trigueña y ojos marrones. Vestía pantalón jogging color negro, campera deportiva negra, zapatillas azules, y mochila marca Wilson color azul con letras blancas, donde llevaba algunas prendas de vestir, sus documentos y ese teléfono celular que aparece desactivado. De acuerdo a lo reconstruido en la investigación, tras dejar su domicilio en Pedro Luro, una mujer le dio un aventón en su auto hasta el pueblo de Hilario Ascasubi y a poco de andar unos cuentos kilómetros más es objeto de un control de circulación en la localidad de Mayor Buratovich y al no poseer permiso alguno, los dos policías que lo interceptaron le labraron un acta por la violación de la cuarentena, pero lo dejaron seguir. Más adelante un efectivo de civil lo levanta haciendo dedo y lo deja en Teniente Origone, allí en el cruce las rutas 3 y 22.

Ya para el 4 de junio y al no tener noticias de su hijo, Cristina Castro radicó la denuncia en la comisaría y se abrió el expediente por "Averiguación de paradero" ante la Ayudantía Fiscal de Villarino, a cargo de Ariel García Dimas, quien a partir de los datos aportados por la familia desde el último contacto y amigos de Facundo Astudillo Castro, pudo "armar" el recorrido del joven y los testimonios de los, al menos, cuatro policías que dijeron haberlo visto, charlado con él, labrarle el acta por la infracción de circular cuando está prohibido por un decreto a nivel nacional, aunque sin impedirle que siguiera su marcha.

A los 15 días, a las medidas para su búsqueda que se dispusieron, se convocó a la reconocida brigada canina K-9 de Punta Alta y los perros rastrearon su itinerario, perdiéndole en ese lugar del límite entre los partidos de Villarino y Bahía Blanca, donde el efectivo de civil lo dejó con su auto tras "ayudarlo", al levantarlo cuando hacía dedo en la ruta, pese a que sostuvo que le indicó que estaba violando la cuarenta y debía desistir de continuar su travesía. "Las declaraciones de los policías entraron en contradicciones con lo expresado en sumarios previos y hubo otras inconsistencias en la investigación de la justicia provincial, por eso decidimos presentarnos ante la Justicia Federal de Bahía Blanca y plantear que la causa sea caratulada como desaparición forzosa de persona, que representa un delito de extrema gravedad", sostuvo el abogado Luciano Peretto, quien junto a su colega Leandro Aparicio, representan a la madre de Facundo Astudillo Castro, en su rol de querellante.

"Nunca dejaba de comunicarse con su mamá, más allá de algún enojo circunstancial, tampoco con su abuelo o sus amigos que son como de su familia, Y de repente, no se contacta más, su celular se apaga y nadie sabe su paradero. Está claro que algo le pasó y por eso le hemos pedido al fiscal federal de Bahía Blanca, Santiago Ulpiano Martínez, varias medidas de prueba y fundamentalmente, que se aparte a la Policía bonaerense de la investigación, ya que hay muchas dudas sobre la actuación de los cuatro efectivos que estuvieron con él, tanto en Mayor Buratovich, como en Teniente Origone", afirmó Peretto, en diálogo con DIARIO POPULAR.

Mientras crece la incertidumbre para saber que pasó con el joven, si se encuentra en algún lugar sin comunicación o fue víctima de un hecho violento, sus allegados abrieron un sitio en Facebook denominado "Buscamos a Facu", para difundir el caso y recepcionar datos de que aquellos que tengan algún dato sobre su paradero. "Ya no sé qué pensar, lo único que quiero es saber si mi hijo está vivo, si está bien, nada más que eso", concluyó Cristina Castro, la madre, en un mensaje desesperado.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados