Sin condena y sin fecha de juicio, el militante del PSTU pasa sus días en el penal de Marcos Paz. Se considera un "preso político". El argumento más fuerte para detenerlo es que pertenece a la misma agrupación de Sebastián Romero, conocido como el "Gordo Mortero"

Con la oreja pegada a la mirilla de la puerta hacía esfuerzos desde su celda en el penal de Marcos Paz para escuchar lo que decía la radio. El parlante estaba lejos, los gritos de los otros reclusos lo confundían, pero igual se animó a festejar. Tenía razón. River, su River, le había ganado la final de la Copa Libertadores al eterno rival. Ese nueve de diciembre de 2018 largó su primera sonrisa después de que, casi dos meses antes, el juez Sergio Torres ordenara su prisión preventiva por su actuación en la multitudinaria protesta por la Reforma Previsional de 2017. Esa vez, Daniel Ruiz se movilizó con el partido en el que milita, el PSTU. El 12 de septiembre de 2018, casi un año más tarde, la Justicia ordenó su detención. Sin condena y sin fecha de juicio, el gremialista pasa sus días en la cárcel de la mencionada localidad de la provincia de Buenos Aires desde ese entonces.

El penal de Marcos Paz está a unos 60 kilómetros del Obelisco. En el último tiempo tomó relevancia porque muchos dirigentes políticos fueron llevados hacia allí. Julio De Vido y Fernando Esteche fueron dos de ellos. Ahí también está Daniel Ruiz. El dirigente gremial se encuentra en el pabellón 5, el que está más alejado de la entrada. Son 500 metros que hay que transitar a pie entre aridez, vuelos de caranchos y el sonido del viento. Más delgado que en las fotos, con un buzo rojo y un jean claro, el militante espera sentado en un cuarto que sólo tiene un escritorio revestido con fórmica, dos sillas incómodas y una ventana semi tableada. Saluda amable, habla de la actualidad y larga: “Hicieron todo mal en este tiempo. El día de la reforma fue el inicio de su debacle. Ahí algo se rompió en ellos”.

-¿Qué quiere decir?

Algo se rompió ese día. Habían ganado bien las elecciones en las Legislativas, pero ese día se pasaron y la gente le respondió con una movilización en Congreso. Algo se les rompió.

"No hay fundamento legal para que esté detenido. Evidentemente hay una presión desde el Poder Ejecutivo", asegura el abogado de Ruiz, Martín Alderete.

-¿Se arrepiente de haber ido a la marcha por la reforma previsional?

No, para nada. Yo tuve la suerte de haber estado ahí.

-¿Y por qué está preso?

El juez Torres dictaminó que yo debería estar preso por estar en el mismo movimiento sindical que Sebastián Romero. De hecho lo dicen hasta sin ningún tipo de tapujos. Estoy detenido porque pertenezco a la misma agrupación. Dicen que hay peligro de fuga. Y hasta febrero de 2018 yo ni figuraba en el expediente. Incluso, cuando empezaron a buscar a Romero, yo hablé en un acto por su liberación y fui hasta el cuarto piso de Tribunales para entregarle al propio Torres un petitorio.

-¿Usted cree que estás detenido porque estás en la misma agrupación de Romero?

¿Por qué no quieren arrancar el juicio si no hay nada en mi contra? ¿Por qué no hay fecha de juicio? Me revisaron todo. Mi mail, mi Facebook, mi teléfono. Se llevaron todos mis elementos electrónicos y no encontraron nada. Yo lo vi a Sebastián Romero alguna vez, sí. Me lo crucé, pero hablé poco y nada como con cualquiera de una agrupación.

daniel ruiz.jpg

La imagen de Sebastián Romero se viralizó en todas las redes sociales después de la marcha contra la reforma previsional. Con rastas, una remera roja, lentes y un mortero apuntando contra la Policía, su foto se multiplicó. “El Gordo Mortero”, como muchos lo empezaron a conocer, se profugó y hace dos años que el ministerio de Seguridad lo busca. Incluso, a mediados de agosto de este año, lanzó una serie de “identikits” sobre cómo se vería en la actualidad y volvió a ofrecer un millón de pesos para todo aquel que aporte información sobre su paradero. Por su parte, Ruiz supo desde el principio que estaba identificado en las filmaciones, pero nunca tomó la decisión de profugarse. Por el contrario, se transformó en la cara visible de una campaña por “el cese de la persecución” a Romero. Su abogado, el Dr. Martín Alderete, sostiene al respecto: “Él consideró que no había hecho nada ilegal. Sabía que estaba identificado. Por eso fue una sorpresa que, después de muchos meses, lo manden a detener”.

"El juez Torres dictaminó que yo debería estar preso por estar en el mismo movimiento sindical que Sebastián Romero. Lo dicen hasta sin ningún tipo de tapujos".

En lo concreto, al momento de detenerlo, lo imputaron de haber participado en una “especie de complot” para tirar vallas y lesionar policías. Incluso, se refirieron a que utilizó un arma de “fabricación casera”. Sin embargo, durante la investigación, nada de eso se probó y fue procesado por intimidación pública y atentado a la autoridad. Ambas son calificaciones legales que, habitualmente, son utilizadas contra manifestantes. Ante esto, el abogado defensor señaló: “No hay fundamento legal para que él esté detenido”.

Sin embargo, lo llamativo es que el mínimo de los cargos es de dos años. Es decir, el delito es excarcelable e incluso la pena podría ser en suspenso. Cabe destacar que ya son varias veces que el Tribunal Oral 3 negó su excarcelación.

ADEMÁS:

Bullrich sobre el militante del mortero: "Si es tan valiente que venga y declare"

En las imágenes que están en el expediente se puede ver cómo Ruiz usó un elemento explosivo durante la manifestación. El dirigente no lo niega. “Dicen que yo tenía un arma de fabricación casera, pero era un mortero pirotécnico y nunca lo tiré de frente. Lo hice para arriba”. Alderete, su abogado, ratificó: “Es una locura que nos hayan negado sistemáticamente una pericia. Que traigan un perito de explosivos. En función de las imágenes, del video, cualquier perito se da cuenta que no es un arma de fabricación casera, sino tan solo un elemento pirotécnico, pero nos fue negado sistemáticamente. Evidentemente hay una presión desde el Poder Ejecutivo”.

En línea con lo sostenido por su abogado, el propio Ruiz agrega: “Les conviene que yo esté acá”.

-¿Se considera un preso político?

Sí, claro. Les convengo. Les conviene tenerme detenido. Hacía falta un trabajador preso para disciplinar. Contra mí no tienen nada, si no ya lo hubieran sacado a la cancha. Y no hay nada. Sé que tendría que estar libre, pero también estoy tranquilo porque sé que en algún momento voy a salir.

carteles libertad a daniel ruiz.jpg

-¿Y en el penal cómo está? Porque en julio prohibieron el ingreso de nuevos presos en Marcos Paz...

Sí, los pabellones están todos superpoblados. Hace poco, a un pabellón le quisieron poner una cama más adentro de las celdas.Y son celdas de una persona. Es un hacinamiento porque son individuales. Pero no es un problema sólo de los internos, pasa con todo. Los propios trabajadores no alcanzan. El otro día fui a la psicóloga porque tengo que ir. Estuve cinco minutos y me largó. Tiene que atender 40/45 en un día. ¿Cómo hace? Es imposible. Con la comida pasó igual, bajaron la ración. Las bandejas son más chicas, o sea es menos cantidad. Y hay hambre.

A mediados de julio, la Sala II de la Cámara de Casación hizo lugar a un habeas corpus colectivo y exigió resguardo de derechos para los detenidos. En Marcos Paz hay cupo para 1472 personas, pero en el momento de este recurso ya había más de 2800 reclusos. En este sentido, el mismo fallo reveló que más de la mitad de los presos en este penal están bajo el regimen de “prisión preventiva”, como el caso de Daniel Ruiz.

A casi un año de su confinamiento, el militante y gran parte de la sociedad piden por su liberación, a la espera de que la Justicia revea el fallo.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados