El jefe de Estado encabezó una reunión de seguimiento del Ministerio de Justicia en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada, de la que también participaron funcionarios de Jefatura de Gabinete.

E l presidente Mauricio Macri mantuvo ayer por la tarde una reunión con el ministro de Justicia, Germán Garavano, en la que se tomó conocimiento sobre el avance del proyecto para modificar la ley del Ministerio Público Fiscal -que presionó la salida de la procuradora Alejandra Gils Carbó- y del Programa de Protección de Testigos al cual anoche ingresó “provisionalmente” Alejandro Vanderbroele, supuesto testaferro del detenido Amado Boudou.

El jefe de Estado encabezó una reunión de seguimiento del ministerio de Justicia en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada de la que también participaron funcionarios de Jefatura de Gabinete, incluido Marcos Peña.

Durante el cónclave se le informó al primer mandatario sobre el devenir del proyecto que reforma el Ministerio Público que hoy discute el Senado y tiene entre sus autores a Federico Pinedo. Es que luego que el año pasado fracasara la iniciativa promovida por el ministerio de Justicia en la Cámara baja, fue boicoteada por la propia Elisa Carrió, hace unas semanas el gobierno retomó el tema con otro proyecto.

El texto original establece que el procurador general de la Nación, cargo que ocupa Alejandra Gils Carbó hasta que se haga efectiva su renuncia el 31 de diciembre, será designado por el Poder Ejecutivo con el acuerdo del Senado por “mayoría absoluta de sus miembros”.

Así se elimina el requisito actual de reunir una mayoría de dos tercios de la Cámara alta para designar al procurador y establece, en cambio, que alcanzará con la mitad más uno de los senadores, es decir 37 votos.

Sin embargo ese requisito podría ser modificado este martes en la Comisión de Justicia del Senado, manteniendo la exigencia de los dos tercios.

También se establecen en este sentido los mecanismos de remoción de los fiscales y los concursos para ingresar a la institución.

Pero lo más importante es que termina con el mandato vitalicio del Procurador y establece una duración del cargo de 5 años más 2 de prórroga. La idea que subyace es que el jefe de los fiscales tenga vinculación con el presidente que asuma el Ejecutivo. A la salida del encuentro, Garavano dialogó con la prensa acreditada y se refirió al proyecto.

“Es muy importante que salga la ley, tiene algunos matices con la que presentamos en Diputados. Pero es importante para avanzar hacia el sistema acusatorio, como hizo la provincia, Capital y Santa Fe. Y es necesario una ley que genere controles y contrapesos”, apuntó.

Respecto a los cuestionamientos que han surgido sobre la reforma, el ministro dijo que “muchas organizaciones que cuestionan la reforma tienen publicaciones reclamando una reforma. Y respecto a las críticas por la independencia de la procuradora, tenemos un ejemplo con la ley anterior. Desde Alfonsín los procuradores fueron muy cercanos a los gobiernos de turno, una ley no tiene que ver con eso: algunos actuaron con independencia y otros no”.

LEA MÁS:

Según se pudo saber, el oficialismo espera que este mes la normativa obtenga la media sanción del Senado y durante las extraordinarias de diciembre se convierta en ley. Tal vez antes de fin de año, el Ejecutivo, con la iniciativa hecha, ley, eleve a la cámara alta una terna de candidatos para reemplazar a Gils Carbó. Siguen sonando, Raúl Plée, fiscal general ante la Cámara de Casación, y el fiscal José María Campagnoli como posibles postulantes.

El ingreso al programa es voluntario y la permanencia en el mismo exige el cumplimiento de las condiciones fijadas por las autoridades.

De la reunión en el palacio de gobierno también formaron parte los diputados Fernando Sánchez -el “lilito” que en diciembre desembarcará en Casa Rosada como funcionario para trabajar en reformas institucionales- y Pablo Tonelli, una espada del PRO en la cámara baja. “El presidente preguntó sobre la marcha del proyecto (del Ministerio Público). Siempre dijimos que el texto necesita equilibrio, dar a los fiscales garantías sobre los procesos. Ahora con la renuncia de Gils Carbo, trabajamos en la reforma para que le de garantías al procurador y a los fiscales”.

Sobre los nombres en danza para ocupar el cargo a partir del 1 de enero, Tonelli dijo que “es una decisión que va a tomar el presidente”

Por otro lado, se conoció que hoy se anunciaría el proyecto del Ejecutivo para reformar el Concejo de la Magistratura, en el que colaboró en su redacción el Colegio Público de Abogados de la Ciudad.