El presidente Alberto Fernández mantuvo ayer reuniones imprevistas con el ex juez español Baltasar Garzón y Hebe de Bonafini, en un gesto notorio para quienes insisten con el "lawfare"

En un gesto hacia los dirigentes que piden una revisión por la situación de los ex funcionarios kirchneristas detenidos por corrupción, el presidente Alberto Fernández recibió en Casa Rosada al ex juez español Baltasar Garzón y a Hebe de Bonafini, la madre de Plaza de Mayo que lo había criticado la semana pasada por su indefinición en cuanto a la suerte de los que considera "presos políticos".

Poco antes del mediodía, el jefe de Estado recibió en su despacho al jurista Baltasar Garzón Real. El ex magistrado es uno de los impulsores de "tribunal ético de juzgamiento de Lawfare" (los juicios contra líderes populares), que en Madrid analizará y dictará sentencia ad hoc sobre procesos judiciales que tienen entre los acusados a Cristina Fernández de Kirchner, Lula Da Silva y Julio De Vido, entre otros.

También participará de esta organización el constitucionalista argentino Eduardo Barcesat y se espera que se dicte "una sentencia final" en noviembre del 2020, que en los hechos no tendrá contenido jurídico pero sí un trasfondo político.

En cambio, fue mucho más extensa la reunión entre el presidente y Hebe de Bonafini, que se retiró a 15.10 tras un almuerzo de dos horas, caminando con la ayuda de un andador, por la explanada Rivadavia y allí fue auxiliada por un asistente para ingresar a su coche. Sin el pañuelo en su cabeza, se subió al asiento delantero del rodado de vidrios polarizado, un Renault Fluence negro, sin realizar declaraciones a la prensa.

El almuerzo se había desarrollado a solas en el despacho presidencial -no estuvo presente el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero-, y según los voceros de la asociación de Madres de Plaza de Mayo, fue "positivo" ya que la dirigente de los DDHH pudo hablar "de los presos políticos" como Amado Boudou, tal como había cuestionado la semana pasada.

ADEMÁS:

Cristina elogió el documental sobre Nisman y cuestionó a "parte del Poder Judicial"

"Tenemos el gran desafío de incrementar el ingreso de dólares a la Argentina"

La dirigente de Madres de Plaza de Mayo había emitido el jueves pasado un comunicado de prensa, titulado "Hablemos claro", donde dijo que Boudou es "un preso político, un funcionario que se la jugó cuando le quitó a los bancos el gran negocio de las AFJP. Se la jugó, y así se ganó el amor de muchos y el odio de otros" al tiempo que sostuvo que "nos da un poco de vergüenza que en democracia tengamos que hablar de presos políticos; o detenidos arbitrarios, como dijo el señor Presidente". Incluso le pidió a Fernández que decida "de qué lado está: si con el Poder Judicial, mayoritariamente corrupto, o con los presos políticos. Es sencillo, sólo eso le pido".

El duro comunicado pareció una respuesta al encuentro que organizaciones de derechos humanos habían protagonizado una semana antes con el presidente en Casa de Gobierno, en el que Bonafini estuvo ausente.

En esa reunión, el presidente negó que en la Argentina existieran presos politicos. "Son detenidos arbitrarios", fue el concepto que utilizó para referirse a los políticos condenados en causas por corrupción como el caso de Boudou y el de Milagro Sala, en Jujuy.

Se trata del mismo concepto que había utilizado el entonces candidato presidencial en el reportaje concedido a este diario una semana antes de las PASO: evitó hablar de "presos políticos" y sí dijo que había detenciones arbitrarias aunque cuestionó la ola de prisiones preventivas contra ex funcionarios kirchneristas que se produjeron durante el macrismo. En esa nota olvidó que De Vido tenía una condena, no era solo un preso con procesamientos, por la denominada causa "Once II" por la tragedia del ferrocarril Sarmiento.

Con todo, Bonafini no realizó declaraciones a la prensa acreditada pero desde su organización anticiparon que se referirá a la cita con el presidente este jueves en la habitual ronda en la plaza de Mayo.

En tanto, los voceros de Presidencia no quisieron dar detalles del encuentro "realizado en un salón contiguo al despacho presidencial, y se mostraron excesivamente herméticos. Solo hicieron mención al menú elegido por los comensales: bife con puré para el presidente, y pollo grillado con ensalada para Hebe".

Es que en el mes y 10 días de administración del Frente de Todos han sido varios los dirigentes que se manifestaron a favor de la liberación de los denominados "presos políticos".

El último 16 de enero el ministro del Interior, Wado de Pedro, con despacho en la planta baja de Balcarce 50, tuiteó que "Milagro Sala lleva 4 años detenida, no queremos más presas y presos políticos en Argentina. #LibertadAMilagroSala" y se sumó a la campaña. Por ahora, no hay definiciones si el presidente decidirá sumarse a esta iniciativa quebrando la cautela hasta ahora adoptada. "Tuvo buen tono la reunión", cerró, lacónico, el vocero consultado.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados