El anuncio de Kicillof sobre la adquisición de 10 millones de dosis de Covaxin dio inicio a "una nueva temporada". La trama gana tensión por el trato privilegiado a los distritos amigos.

No se trata de una serie tan exitosa como Lupín o El método Kominsky, pero las idas y vueltas respecto de quién puede comprar vacunasen la Argentina, tiene sus muchos seguidores y sus ya nutridos capítulos. Y una nueva temporada quedó oficialmente inaugurada cuando Axel Kicillof anunció hace unos días que la provincia de Buenos Aires había firmado una carta de intención para adquirir nada menos que 10 millones de dosis de Covaxin, la vacuna monodosis que elabora el laboratorio chino CanSino. Y detrás suyo, llegaron la provincia de Santa Fe y luego la de Córdoba. Comenzó así la temporada CanSino.

El punto es que, más allá de lo que el gobierno nacional pregonó desde comienzo de año, respecto de si las provincias —o estados sub-nacionales— estaban en condiciones o no de comprar vacunas por su cuenta, lo cierto es que es la Nación quien finalmente tiene que autorizar el ingreso al país de cualquier vacuna que se compre.

Dicho de manera más sencilla: es la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) quien primero aprueba las vacunas que se pueden comprar para ingresar al país, y luego quien autoriza cada lote de esas vacunas que ingresan por la Aduana hasta ser distribuidas dentro del territorio nacional. CanSino no era una de las vacunas que estaban ya aprobadas por ANMAT (como lo son Sinopharm, AstraZeneca o Covishield, y Sputnik-V), pero apenas Kicillof anunció la compra de 10 millones de dosis, ANMAT apuró el trámite y la aprobó en pocos días. Ahora, ya todas las provincias podrían comprarla para aplicarla entre sus ciudadanos.

Sin embargo, aquí es donde ingresa el componente romántico de la serie, político, a decir verdad. Para provincias “amigas” de la administración nacional —como claramente la de Buenos Aires—, el trámite parece estar garantizado. Ahora bien, si las relaciones no atraviesan su mejor momento (como podría ocurrir con la provincia de Córdoba y ni que decir con el gobierno poteño) el trámite parece no ser tan sencillo.

ADEMÁS:

Alberto Fernández levantó acto en Pergamino por protesta de ruralistas

Coronavirus: 589 muertes y 27.260 nuevos casos

Pero, como todo buen guionista, el gobierno nacional parece haber encontrado una excusa interesante que le podría evitar quedar en evidencia respecto a la simpatía política con cada distrito y la facilitación del trámite en se sentido. Autorizaría a los distritos que quieran hacerlo a comprar sus propias vacunas (preferentemente chinas), pero se las descontaría del total que reparte cada vez que ingresan vacunas al país gestionadas por la administración nacional. Así, las provincias que lo deseen podrán comprar sus propias vacunas, pero luego verán recortada la cantidad que les envía la Nación de dosis.

“Desde que asumió Carla Vizotti al frente del Ministerio de Salud, se envía estrictamente la cantidad de dosis que corresponde al proporcional de población de cada distrito”, señaló un alto funcionario de una de las provincias interesadas en comprar sus propias vacunas. Y recordó que “antes, con Ginés (González García) era diferente, pero con Vizotti es muy estricto todo”.

Al parecer, esta visión tan estricta, es la que llevaría al Ministerio de Salud a aplicar el siguiente criterio con las provincias que quieran comprar sus propias vacunas: podes comprar tus propias dosis, pero sólo de las autorizadas por ANMAT y lo más probable es que te las descontemos de las dosis que te corresponden del total que distribuye la Nación. Así, sería un pésimo negocio para las provincias porque gastarían de sus presupuestos y luego estarían en desventaja con aquellas provincias que optaron por esperar las dosis que les envía Nación.

Esta amenaza podría hacer que algunas provincias desistan de la idea de adquirir sus propias vacunas. Uno de los casos más emblemáticos sería Mendoza. Pero aún resta saber qué hará la Ciudad de Buenos Aires. Mientras tanto, Perotti ya anunció que comprará un millón de dosis y Schiaretti anunció que la provincia de Córdoba comprará una cantidad idéntica al mismo laboratorio chino. ¿Habrán recibido la advertencia que la Casa Rosada explícitamente le hizo llegar a Rodríguez Larreta? ¿O tal vez ellos no entren en el universo de los castigados por tratar de comprar vacunas? Habrá que esperar a los nuevos capítulos de esta serie.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados