Alumnos de la Técnica N° 2 de Bernal continuaron la clase afuera de la escuela a modo de protesta, luego de que un llamado anónimo alertara sobre la presencia de un artefacto explosivo en el establecimiento.

La ola de amenazas de bomba no se detiene y en Quilmes, durante la jornada del viernes, alumnos de la Escuela Técnica Nº 2 (El Chaparral) de Bernal continuaron con la clase en plena vereda, mientras los especialistas en explosivos rastreaban el edificio educativo; una solución alternativa que podría ser imitada por otras instituciones debido a la falta de respuestas por parte de la Justicia.

Durante el transcurso de la semana, El Chaparral fue víctima de reiterados llamados intimidatorios, que alteraron el normal dictado de clases. Cuando este viernes llegó un nuevo aviso para evacuar la escuela, los docentes, a modo de protesta, le dieron continuidad al trabajo del aula en la calle mientras aguardaban el regreso.

LEA MÁS:

Cuando los chicos salieron del edificio, ubicado en Espora y O‘Gorman, fueron trasladados a la plaza Félix Bernal, que se encuentra en frente, como así también en calles aledañas donde continuaron con las clases sentados en las veredas o en el pasto.

Al respecto de esta improvisada solución de los docentes, la titular de SUTEBA Quilmes, Débora Procaccini, expresó que le parece “una buena idea como modo de protesta”, porque “algo hay que hacer si la Justicia no da garantías”. Sin embargo, aclaró que, si bien “los chicos no corren peligro”, no es una medida “que se pueda sostener en el tiempo”.

LEA MÁS:

“La solución es investigar. No creo que sea imposible rastrear las llamadas, estamos en épocas en las que la tecnología puede brindar soluciones para este tipo de casos”, consideró la gremialista docente, al tiempo que remarcó: “Nosotros ya hemos presentado reclamos en la Jefatura Distrital de Educación y en la Secretaría de Cultura de Quilmes, para que presionen a la Justicia”.

Asimismo, Procaccini consideró que “los pibes no están detrás de esta problemática”. “Detrás de estos llamados hay un núcleo duro que no tiene nada que ver con una travesura de chicos. Estamos desconcertados porque no sabemos de dónde pueden venir”, lamentó en diálogo con DIARIO POPULAR.

Además de El Chaparral, este viernes, en Quilmes, también sufrieron amenazas el colegio Perpetuo Socorro y la Escuela N° 7, que debieron someterse al protocolo de evacuación por un llamado anónimo que hablaba de la presencia de un artefacto explosivo.

Aparecen en esta nota: