Ocurrió durante la jornada de la Wellington Cup, en Nueva Zelanda, cuando un aficionado al turf, ebrio, ingresó a la recta final y se salvó de milagro.

Un aficionado al turf casi produce un accidente de proporciones en Nueva Zelanda, al invadir la pista en pleno desarrollo de una competencia. El apostador neocelandés, en aparente estado de ebriedad, ingresó a la recta final del hipódromo cuando los caballos atropellaban en busca de la victoria.

De milagro, no pasó nada. Los caballos, sabios ellos, lo esquivaron y no se accidentó ni el apostador, ni los equinos, ni los jockeys. Ocurrió en la octava competencia del hipódromo de Trentham, a 150 metros del disco.

Embed

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados