sábado 3.12.2016 - Actualizado hace
Economía
10 | 02 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

“La carne no baja porque el mercado no lo permite”

0
Comentarios


Alberto Williams señaló que el kilo de asado, en el mostrador de los comercios del sector, se está ofreciendo entre 100 y 115 pesos. Salió a responderles a las críticas formuladas por funcionarios del gobierno nacional.

“La carne no baja porque el mercado no lo permite”
Foto:

El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, Alberto Williams, aseguró que el asado en los mostradores de los comercios se ofrece entre 100 y 115 pesos por kilo, y que esos valores no descienden "porque el mercado no lo permite", saliendo, de esta manera, al cruce de los dichos de los funcionarios del gobierno nacional sobre el valor de la carne en los comercios.

Williams fue consultado sobre los conceptos del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien había afirmado que el kilo de asado debería comercializarse en las carnicerías a cerca de 90 pesos el kilo.

"Dicen que las plantas frigoríficas venden el asado a 65 pesos el kilo. ¿Pero dónde? ¿En la planta o en la carnicería? Ya lo hicieron los exportadores y había que ir a buscar la carne a los frigoríficos a 30, 40 kilómetros. A ver cuáles son los frigoríficos que ofrecen ese asado", desafió.

Se le recordó que en diciembre último, por cuestiones especulativas, la carne subió 50 por ciento, por lo que se le preguntó cuál debería ser el precio de equilibrio actual, a lo que Williams respondió: "La carne tiene distintas categorías y clasificaciones. Está la vaca, el novillo pesado, el bueno y el regular.

El novillo pesado, gordo, más engrasado, bajó de precio. Es el que habla el ministro Buryaile". Describió que "la carne chica, de 800 kilos, el feed lot, en el mercado está al mismo precio, de 30, 32 pesos el kilo, desde diciembre último, con variaciones de 50 centavos a un peso por día".

Definió que el asado de la carnicería se ofrece entre los 100, 110 y 115 pesos por kilo, y que "también hay asado de vaca a 45 pesos". Cuando se le indicó que el Gobierno responsabiliza de las subas tanto a las carnicerías como a los supermercados, respondió que el margen comercial histórico de las carnicerías fue "toda la vida de 20 a 30 por ciento", y que eso varía según el local sea alquilado, en qué barrio está ubicado y si el personal está en blanco. "No es lo mismo un local en Barracas que uno en Belgrano", graficó el empresario del sector de la carne.

Consultado sobre los motivos por los cuales el asado no se vende a menos de 100 o 115 pesos el kilo, respondió que es "porque el mercado no lo permite". Describió que "lo chico en el Mercado de Hacienda de Liniers vale entre 30, 32 pesos el kilo y no hay. El lunes pasado entraron  solamente 560 cabezas. No hay cantidad suficiente. La demanda viene tranquila porque hay mucha gente de vacaciones. Tampoco hay sustituto que puede reemplazar a la carne en el precio. El pollo subió".

Respecto de cuánto saldrá el  precio de la carne en marzo próximo, dijo que calcularlo sería "hacer  futurología. No podemos saber. Vamos a ver qué pasa con los aumento de la luz. Tenemos el mayor gasto con la corriente eléctrica,  no podemos apagar la heladera. Además están las paritarias, va a aumentar la nafta otra vez", calculó.

"No creo", respondió Williams al ser consultado sobre si iba a aumentar nuevamente la carne. "Falta arreglar paritarias que no es algo suavecito. Se está hablando de 40 por ciento" de pedidos de aumentos, y consideró que "hablar de lo que va a pasar en marzo es imprevisible", sostuvo el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal.

Los precios volverán a subir por el tarifazo

Más allá de la advertencia oficial de importar carne si los precios no bajan, los dueños de las carnicerías aseguraron que los cortes volverán a subir en marzo como consecuencia del "tarifazo" en las boletas de luz.

La fuerte polémica generada entre consumidores, empresarios, productores y el Gobierno de Mauricio Macri por el precio de la carne sumó un nuevo capítulo y amenaza con continuar en los próximos días. Con los proyectados aumentos, quedó lejana la estimación del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, acerca de que el kilo de asado no debe superar los 90 pesos, ya que en los comercios de lo consigue a no menos de 130 pesos. El vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías porteñas, Alberto Williams, anticipó que los precios de la carne podrían volver a subir en marzo cuando aumenten los costos de operación de los establecimientos comerciales a partir de la llegada de las primeras facturas de electricidad.

"El incremento en la tarifa de la luz anunciado por el Gobierno no lo va a pagar el carnicero, va al consumidor", señaló, para terminar de descartar que el precio de la carne se vaya a ubicar en los 90 pesos como pretende el Gobierno. Las carnicerías tienen un alto consumo eléctrico dado que esa energía es la que alimenta los motores de las cámaras frigoríficas, los freezers y las sierras (todos con alta demanda) por lo que  impactará con fuerza en sus costos la suba del valor de la luz de hasta el 600 por ciento desde este mes.

Si bien Williams se negó a "hacer futurología" sobre qué ocurrirá con el mercado de la carne en marzo, aclaró que los carniceros trasladarán parte de la suba del costo de la luz a sus precios, para evitar que la rentabilidad de ese sector vuelva a desmejorarse. Resulta que en los últimos años, los carniceros fueron absorbiendo gran parte de los aumentos en desmedro de su rentabilidad para que sus clientes siguieran comprando y el mercado no se resintiera, pero ahora llegar a un límite de un margen del 10% sobre cada media res. "Hablar de marzo es hacer futurología, hay que ver cómo va a estar el mercado", dijo.

Indigna el cepo a la venta por familia

Un cartel de un supermercado de una reconocida cadena comercial que limita la venta de asado a dos kilos por persona o grupo familiar hizo estallar las críticas de los consumidores en las redes sociales.

"Podés comprar dos millones de dólares, pero sólo podes adquirir dos kilos de asado", escribió un usuario de la red social Twitter, donde incluso #ElPrecioDelAsado se convirtió en hashtag y saltó a la lista de los tópicos en Argentina. Todo comenzó cuando un consumidor publicó en esa red social un cartel del supermercado Coto que reza: "Se informa que el límite de compra de asado es de 2 kilogramos por compra, persona o grupo familiar".

Militantes y simpatizantes del Gobierno aseguraron que la "racionalización" del popular corte de carne es porque ese supermercado lo tenía a la venta un 5% más barato que las grandes cadenas comerciales competidoras. Pero desde la vereda opositora, kirchneristas y consumidores indignados con la situación se quejaron por "la racionalización" de venta de productos de consumo masivo que se inició en medio de una fuerte suba de precios. El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, había anticipado el 27 de enero pasado que esta situación podía llegar a darse en  ualquier momento, por la falta de oferta en el mercado interno que responde a que "los productores se están volcando ala exportación".

      Embed


Comentarios Facebook