lunes 5.12.2016 - Actualizado hace
Conurbano Reservado
10 | 11 | 2016
Imprimir
Agrandar
Reducir

El peronismo frena el Presupuesto 2017, mientras dirime sus conflictos internos

0
Comentarios


María Eugenia Vidal no encontró los espacios para avanzar en la Legislatura con el Presupuesto 2017; habrá que esperar de mínima hasta el 24

El peronismo frena el Presupuesto 2017, mientras dirime sus conflictos internos
Los intendentes se reunieron con los senadores.

Foto:

El gobierno de María Eugenia Vidal no encontró los espacios para avanzar en la Legislatura con el Presupuesto 2017; habrá que esperar de mínima hasta el 24: los muchachos peronistas buscan ponerse en línea y eso llevará un poco de tiempo.

Intendentes y senadores de los distintos espacios parlamentarios que remiten al FpV-PJ sumaron un nuevo capítulo de cara a la negociación general que se está dando en la provincia de Buenos Aires y que tiene como principales condimentos los proyectos de ley de Presupuesto 2017 y la Fiscal Impositiva.

"Es cierto que al oficialismo le falta poco para lograr formalmente los dos tercios necesarios para sancionar las leyes", dijo un intendente para romper el hielo de la reunión multicolor que se desarrollaba en el Salón Cámpora del Senado provincial, "pero ese poco que le falta está hoy acá", acotó, y mirando a cada uno de los senadores presentes apuntó: "Puede ser uno de ustedes, o podemos ser todos".

La idea cultivada por los intendentes desde la reunión de Lobos -donde acordaron conformar una mesa representativa por secciones electorales que se reunió el martes en la Capital Federal, mientras soportaban la chicana de la convocatoria partidaria, casi superpuesta, del titular del PJ bonaerense Fernando Espinoza-, dio el necesario paso legislativo y comenzó por la Cámara alta, que además es Cámara de Origen en el tratamiento de los proyectos de marras.

Los dirigentes peronistas con paciencia trabajan sobre la idea de unificar personería para establecer una relación fructífera con el oficialismo y al mismo tiempo están tratando de encontrar el equilibrio partidario que los vuelva a juntar, aunque eso implique una competencia interna.

Algunos incluso imaginan que el hipotético voto conjunto, en el caso de Senadores, se tiene que dar al mismo tiempo que un acuerdo del Consejo partidario que habilite apoderados "por sector interno", y que garantice las presentaciones de candidaturas dentro del PJ.

Esa exigencia doble es entendida por muchos como un debilitamiento del kirchnerismo duro que hoy controla la estructura partidaria pero, al mismo tiempo, es la forma de marcar un límite en la negociación parlamentaria a las otras tribus y, además, encontrar alguna fortaleza por volumen.

Hoy los senadores prestaron acuerdo, todos se manifestaron dispuestos a votar en línea: la interpelación fue clara y concreta en ese sentido para que no quedarán dudas, luego estarán los hechos.

Falta, además, el capítulo de Diputados, más numeroso y con otros ingredientes. Es el trabajoso camino de la unidad sin liderazgo claro o un liderazgo participativo, algo sumamente extraño en el partido de Perón.

En el medio están los pases de facturas que nadie puede evitar, por caso, los legisladores peronistas que acompañaron el presupuesto de este año miran fijo a los intendentes que recibieron los Fondos de Infraestructura Municipales que consiguieron en aquella negociación como diciendo: "me criticaste, pero no los devolviste".

Mientras tanto, la buena noticia que llegó a la gobernación, como para mitigar el retraso legislativo y el segundo paro docente que dejará a 4,5 millones de alumnos sin clases hoy, es un inesperado apoyo en su cruzada por restituir fondos federales para la provincia de Buenos Aires.

Es que con el visto bueno del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, el diputado nacional oficialista Sergio Buil presentó un proyecto de ley para eliminar el tope al Fondo del Conurbano, hoy en 650 millones de pesos, y restablecer el 10 por ciento de distribución de la recaudación del Impuesto a las Ganancias a la provincia de Buenos Aires. No había en esta Cámara una presentación en estos términos por parte del interbloque Cambiemos.


LEA MÁS:

      Embed


Gestión

El presidente del Instituto de Previsión Social bonaerense (IPS), Christian Gribaudo, se reunió con el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, y juntos recorrieron el Centro de Atención Previsional (CAP) y la Asociación de Jubilados y Pensionados Municipales.

Durante la visita, Gribaudo destacó el trabajo de su antecesor en el organismo previsional, pues el actual intendente Cascallares fue el presidente del IPS hasta la asunción de Gribaudo. "Hicimos una transición muy ordenada, Mariano puso a nuestro alcance las herramientas necesarias para iniciar una gestión dinámica y eficaz", explicó el funcionario de Vidal.

Gribaudo aseguró además que "en nuestras charlas y encuentros, recibimos un mensaje claro de los jubilados, quienes dejaron sus tareas laborales, pero no perdieron la capacidad de soñar. Todos tienen ganas de aprender, enseñar y divertirse y en eso los acompañamos en cada distrito".

El intendente Cascallares valoró también el rol del CAP en el distrito porque "aporta respuestas concretas a todos nuestros jubilados docentes y municipales. Es fundamental trabajar en articulación entre Municipio, Provincia y Nación para mejorar la calidad de vida de los vecinos".

Hasta aquí lo protocolar, pero en rigor el titular del IPS bonaerense está saliendo mucho de su oficina y su pasado como diputado nacional lo ubica como un hombre político con buena llegada tanto a los aliados radicales como a sectores del peronismo con los que se relacionó en el pasado inmediato y ahora.

Algunos señalan que hay un trabajo político que está haciendo el titular del organismo previsional a partir de una "llave de buenos oficios" con derivaciones impredecible que apareció en la auditoría de la actual gestión. Se corrigieron aportes mal liquidados de municipios al IPS, la conclusión es que lo municipios le deben al IPS cientos de millones de pesos, la actual gestión corrigió ese error, para adelante, que cometían las administraciones locales pero la deuda está en proceso de negociación, así que ahí anda Christian Gribaudo recorriendo municipios.


LEA MÁS:

      Embed


Bono de fin de año

El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, anunció el pago del bono de fin de año por valor de mil pesos para los empleados municipales, y se sumó así a una corta lista de jefes comunales que por ahora anunciaron el beneficio.

Gray afirmó que el bono se depositará el 17 de diciembre. Asimismo, adelantó que los importes correspondientes al medio aguinaldo se liquidarán el 22 de diciembre, y destacó que su municipio "es el único de la provincia de Buenos Aires en pagar los sueldos antes del primer día de cada mes".

Algunos jefes comunales ya anunciaron que otorgarán sumas extras a sus empleados. Por ejemplo, en Salto, el intendente Ricardo Alessandro se comprometió a pagar un bono de 1.500 pesos y otra suma de 435 en tickets para canjear por mercadería en un supermercado. Del mismo modo, en Lobos, el municipio anticipó que pagará un bono de fin de año, aunque todavía falta definir el monto.

Municipales

El titular de la Federación de Sindicatos Municipales (Fesimubo), Rubén "Cholo" García, señaló que sólo 30 de los 135 intendentes bonaerenses implementaron los convenios colectivos a nivel local pese a que el plazo para hacerlo -que vence este viernes- ya se prorrogó dos veces, mientras desde el gobierno provincial informaron que no habrá una nueva extensión.

De este modo, según indicaron fuentes oficiales, a partir del viernes, en los municipios que aún no hayan adherido a la Ley 14.656 los convenios colectivos comenzarán a regir en forma obligatoria como se establece en la normativa el régimen supletorio.

No obstante, en el sector de los municipales prima la cautela ya que la ley 14.656, que estableció un nuevo régimen de empleo municipal y reemplazó a la perimida 11.757, ya sufrió dos prórrogas por decreto -de 180 y 90 días hábiles- en la aplicación del denominado régimen supletorio o tercera parte de la normativa, que determina la obligatoriedad de instrumentar convenios colectivos en los municipios que no lo hubieran hecho por consenso con los gremios locales.

"La prórroga vence el viernes 11 y tenemos el compromiso del ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, de que no se extenderá nuevamente", dijo el titular de Fesimubo.

"Hasta ahora son unos 30 los municipios que firmaron los convenios, y pudimos observar que no es cuestión del color político. El problema es que los intendentes, vengan de donde vengan, no quieren sentarse a negociar de igual a igual con los trabajadores", sostuvo García en relación a la escasa adhesión voluntaria a la norma.

Se quejó porque en muchas comunas aún no lograron acordar los incrementos salariales de la segunda mitad de año. "Los intendentes dicen que no tienen dinero y que tienen que pedir a la provincia, y la provincia dice que tiene que acudir a Nación, mientras tanto los municipales terminamos siendo siempre el último eslabón de la cadena y los peores pagos", se quejó.


      Embed

Comentarios Facebook