El primer gol directo desde un tiro de esquina se convirtió en el extinto estadio de Iriarte y Luzuriaga, en un encuentro amistoso entre Argentina y Uruguay donde Cesáreo Onzari marcó aquel recordado tanto.

E sta semana se cumplió un aniversario muy especial para la historia del fútbol y de Sportivo Barracas. El verde césped del recordado estadio del club barraqueño fue el escenario en el que se convirtió el primer gol denominado “olímpico” de la historia. Recordemos que este tipo de conquistas, que no suelen ser habituales, se producen cuando un futbolista logra convertir directamente en la ejecución de un tiro de esquina. El domingo, el uruguayo Gastón Silva de Independiente estuvo muy cerca de anotarle uno a Vélez, pero el poste salvó a la valla del elenco de Liniers. Y unas fechas atrás, también por la Superliga, otro uruguayo, Brahian Aleman, le metió uno a Olimpo en Bahía Blanca que le sirvió al equipo platense para ganar.

¿Pero qué pasó el 2 de octubre de 1924? Ese día, Argentina y Uruguay jugaron un amistoso internacional en Iriarte y Luzuriaga, la cancha de Sportivo Barracas. Unos 30 mil espectadores colmaron las tribunas para ver el clásico sudamericano. Esa tarde, la Albiceleste venció por 2 a 1, y uno de los goles lo anotó Cesáreo Onzari, wing izquierdo de Huracán, a los 15 minutos del primer tiempo. Según los registros, fue él quien marcó por primera vez un tanto directo desde la ejecución de un corner. El oriental Andrés Mazzali fue el primer arquero en recibirlo. El suceso, que se transformó en histórico, ocurrió cuatro meses después de que la Celeste ganara la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de París 1924. A partir de ese episodio, cada gol hecho de esa manera fue descripto: “Como Onzari a los olímpicos”, pero con el transcurso del tiempo fue llamada en todo el mundo como “gol olímpico”, que es, sin duda, una de las acciones más pintorescas y sorprendentes del fútbol. Luego igualó Pedro Cea y Domingo Tarasconi le dio el triunfo a los argentinos.

De todas maneras, el gol que entró en la historia, el de Onzari, causó protestas de los charrúas. Sin embargo, el árbitro Ricardo Vallarino, de nacionalidad uruguaya, lo cobró. El efecto legal había surgido poco antes: en junio del 24, la International Board había modificado el artículo 11 de las Reglas del Juego autorizando a convertir un tanto desde el tiro de esquina, y, en agosto, terminó de ultimar los detalles que no mucho después permitieron al juez dar por válido ese milagro del delantero de Huracán y de Argentina.

“Tengo la seguridad de haber actuado a conciencia. En ningún momento dejé de cumplir mi misión en la forma en que entendía debía hacerlo. Prueba de ello, los goles que sancioné, el primero de los cuales directamente de un corner, aun cuando esa nueva disposición del reglamento oficial no nos ha sido comunicada a los jueces de la Asociación Uruguaya de Fútbol”, había explicado aquella tarde el árbitro Vallarino. Por su parte, el autor de la joya, años más tarde, recordó su conquista. “Me salió porque tenía que salir. Quizá el arquero se levantó mal ese día porque nunca más emboqué otro gol olímpico. Lo cierto es que cuando vi la pelota adentro, no podía creerlo”, dijo Onzari.

Pero ese mismo 2 de octubre de 1924, el estadio de Sportivo Barracas fue testigo de otro acontecimiento histórico: allí se transmitió por primera vez un partido de fútbol por radio. Horacio Martínez Seeber y Atilio Casime, jefe de Deportes del Diario Crítica, comentaron las incidencias destacadas del match entre argentinos y uruguayos por LOR Radio Argentina. La transmisión la hicieron desde un costado del campo de juego.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados