La AMB le quitó el título mundial interino welter a Gabriel Maestre y ordenó revancha en 60 días. A la vez quiere cambiar el fallo del combate. Inédito.

Es peligroso lo que está planteando la Asociación Mundial de Boxeo (AMB); muy peligroso; independientemente de que quizás sea justo. ¿Pero habrá evaluado las consecuencias nefastas que puede traer aparejado eso y en el precedente que dejaría sentado?

Tras el polémico/escandaloso fallo de la pelea del pasado 7 de agosto en Minnesota, donde el venezolano Gabriel Maestre venció por puntos en decisión unánime al estadounidense Mykal Fox (114-113, 115-112, y la señora Gloria Martínez Rizzo 117-110, pese a que Maestre cayó en el 2º), gracias a lo cual conquistó la corona mundial interina welter AMB vacante, la entidad decidió despojarlo y elevó un pedido a la Comisión de Minnesota para que el combate fuera declarado nulo (NC).

Jamás se ha hecho algo así en la historia del boxeo. No está en ninguna regla. Al contrario. El resultado de una pelea es inmodificable, a menos que se haya descubierto posteriormente alguna irregularidad, como doping positivo, o anomalías como el peinado de guantes, yeso en el vendaje, etc.

Pero nunca a raíz de una apreciación técnica, para lo cual se designan tres jueces. En el peor de los casos se los suspende, como ha ocurrido a veces -menos de las que debieran haber sido-, lo que supone la existencia de alguna “Palabra Santa”, “Verdad Absoluta”, o “Criterio Supremo”, que en realidad lo hay, pero cuando la cosa es muy obvia. Así y todo, a lo sumo se llega hasta la suspensión, y nunca queda claro cuál es el límite de tolerancia para aplicar tal sanción.

No obstante, NUNCA se cambia un fallo, ni se anula por una cuestión de criterios y apreciaciones, porque de ser así habría que hacerlo con cada pelea en la que se discrepa y eso sería como poner un Tribunal Colegiado por encima del jurado.

Sin ir más lejos, habría que empezar por revisar la de Castaño-Charlo, aunque el empate de allí no modificaría en mucho si se lo llevara a un nulo; mas en muchos otros duelos sí, con un potencial agravante: que algún día directamente se cambie al ganador.

Ya el simple hecho de poder anular un fallo implica que los jueces dejarán de ser los únicos responsables, salvo que coincidan… ¿con quién o quiénes? Si hay alguien más autorizado y mejor capacitados que ellos, ¿por qué directamente no designar a los que van a revisar cada veredicto?

Esto decantaría en la siguiente hecatombe: eximiría a los jueces de la responsabilidad de ser “tan honestos”, porque total, luego revisarán, corregirán y anularán el veredicto de ser necesario. Ellos igual cobrarán sus honorarios y lo que pase después les importaría un bledo, incluso aunque los suspendan.

Para evitarlo, la sanción debería ir acompañada de una multa. Quitar la paga sería polémico, ilegal, y quizás hasta antojadizo, porque en ese caso, ¿quién controlaría a los que controlan? A veces es peor el remedio que la enfermedad, y sin querer se pretende apagar un incendio con nafta.

La cuestión es que la AMB, además de exigir la revancha directa en un plazo máximo de 60 días y dejar la corona vacante de nuevo, suspendió a la jueza nicaragüense (Gloria Martínez) por tiempo indefinido, y está evaluando expulsarla directamente por “conducta inapropiada”, por haber detectado twits racistas y discriminatorios en otras épocas en su cuenta, que seguramente jamás hubiesen saltado sin mediar este capítulo. Huele a VAR mal usado.

En la era de los cambios e innovaciones, saber aplicarlos es un arte que requiere de idoneidad y sabiduría para que mejoren lo malo, y no lo empeoren. ¿Se está preparado? ¿Se debate como se debe, sin obsecuencias, y limando el punto de vista ahora que desaparecieron las mesas de café y el divague nocturno tras la pandemia, que tanto aportaba al esclarecimiento?

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados