Con el resultado puesto, el futuro gobernador Axel Kicillof y la actual gobernadora María Eugenia Vidal comenzarán las conversaciones para que en el principal distrito de la republica los cambios se sucedan dentro de los canales institucionales de transición.

No es una maniobra sencilla. Se trata, más bien de una acción costosa. Habíamos jugado aquí con la idea de que el FdT podía "ganar perdiendo" y JxC terminar "perdiendo ganando"; bueno, algo de eso terminó sucediendo, aunque no quita que el que "ganó, ganó" y el que "perdió, perdió".

Específicamente en la provincia de Buenos Aires, como se sabe, Kicillof edificó su victoria en el conurbano provincial, en la primera y tercera sección electoral, aunque también obtuvo una pequeña ventaja en el norte, en la segunda sección. En el resto de las regionessecciones Vidal se impuso.

En una primera mirada, el resultado electoral general habla de "una provincia partida", la del interior, incluida las grandes ciudades, y la del conurbano; con lógicas políticas, económica y sociales distintas. Un tema para seguir y no descuidar.

Las alianzas transitorias, formato que se impone en estos tiempos a la hora de definir la oferta electoral, ahora deberán empezar a decantar en colectivos políticos de gestión, tanto en la oposición como en el oficialismo.

En definitiva, el FdT en sus distintos formatos tendrá, además de la administración central, que gestionar 70/71 municipios (algunos resultados quedarán firme con el escrutinio definitivo) y 61/62 JxC, hay tres municipios en manos de vecinalismos, uno de ellos asociados a CF. Este es el mapa general.

Así, el FdT se prepara para hacerse cargo del gobierno central en un nivel de cierta paridad territorial con la principal fuerza opositora que, pequeño detalle, tendrá una tropa legislativa suficiente como para no ser ignorada.

Es cierto, la coalición opositora cruje, no tanto por las identidades políticas que alberga, sino por los intereses que no terminan de alinearse, aquellos que responden al poder de los intendentes, principalmente de los distritos grandes del conurbano, que capitaneados por Jorge Macri parecen desafiar el liderazgo de María Eugenia Vidal, desde el arranque.

No menos crujientes está el FdT donde las definiciones aun escasean y empiezan a resignarse a la idea de que será difícil unificar personería entre los diferentes espacios; por lo pronto, hoy Kicillof se reunirá con todos los intendentes y legisladores electos. Para hacer una primera aproximación. No obstante, ya designó interlocutores para la transición.

La transición

Al igual que el proceso que iniciaron Mauricio Macri y Alberto Fernández en Nación y el que se espera entre María Eugenia Vidal y Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, varios candidatos que se impusieron en las elecciones del domingo empezaron a reunirse con los intendentes salientes para avanzar en la transición.

Esta etapa, que los actuales jefes comunales que iban por la reelección querían evitar, empezó con una serie de reuniones directas entre vencedor y derrotado. Obras pendientes, arcas municipales y cuestiones de personal estuvieron entre los puntos que se analizaron. Más allá de la tensión de campaña y de los cruces que en algunos casos fueron muy fuertes, el proceso comenzó de manera ordenada.

En Quilmes, la electa intendente del FdT Mayra Mendoza, la primera mujer intendenta en ese distrito, se reunió con saliente Martiniano Molina, para delinear lo que viene. Tras el encuentro en la Casa de la Cultura, los dos tuitearon un mensaje idéntico, obviamente consensuado, que finaliza: "Tenemos el compromiso de darle continuidad a las políticas que fueron buenas para Quilmes con madurez y responsabilidad".

En Morón, donde el ex esposo de Vidal, Ramiro Tagliaferro cayó con Lucas Ghi, también ya se dio la primera reunión, donde el jefe comunal puso a su rival en conocimiento de las políticas públicas realizadas durante sus casi cuatro años de gestión. El encuentro, según se informó, fue "distendido", y al respecto Tagliaferro afirmó: "Como debe ser, estoy a disposición del intendente electo y vamos a realizar una transición ordenada".

Si bien Oscar Luciani (Juntos por el Cambio) no se presentó para un nuevo mandato, tras los resultados recibió al jefe comunal electo del FdT Leonardo Boto, que se impuso por cuatro puntos. "Vamos a acompañar en todo lo que necesites en esta transición y hacia adelante", le dijo Luciani.

Mientras que en General Rodríguez, Mauro García fue recibido, mate mediante, por el actual alcalde Darío Kubar (JxC), quien prometió "una transición ordenada, pensando en hacer siempre lo mejor para los vecinos".

Con el objetivo puesto en el presupuesto 2020, en Mar del Plata, donde el intendente Carlos Arroyo realizó una pésima elección, también hubo reunión y foto con el ganador, el diputado nacional del PRO, Guillermo Montenegro. "Tuvimos una conversación muy amigable y el compromiso mutuo de lograr una transición notable, cómoda, simple", dijo el alcalde saliente en el inicio de una semana en la que se analizarán los números de la comuna.

Por último, en Pilar, el intendente de JxC Nicolás Ducoté mantuvo un encuentro "respetuoso" de 50 minutos con el mandatario electo, el otrora candidato del FdT Federico Achával.

En Bersisso, Jorge Nedela, coordinó acciones con el vencedor Fabián Cagliardi, que destacó la "muy buena predisposición" del intendente radical.

Resistencia

A pesar de haber "perdido" en las elecciones primarias de agosto, los intendentes Julio Garro, Néstor Grindetti y Diego Valenzuela la "dieron vuelta" y lograron su reelección. El corte de boleta, una mejor elección de Macri y de Vidal, la captación un amplio porcentaje de nuevos votantes y la pérdida de votos en el resto de las fuerzas, contribuyeron para el caso.

El denominador común de estos tres lugares es que los candidatos ganadores de las primarias peronistas no habrían podido superar en votos a los jefes comunales. Para cerrar el triunfo debían capturar todas las voluntades que había participados de la Primaria algo que finalmente no ocurrió

En La Plata, Julio Garro consiguió la reelección con 205 mil votos. Con respecto al 11 de agosto, logró sumar casi 50 mil votos, ya que había tenido 155 mil, aproximadamente. Su competidora más cercana fue Florencia Saintout, que el domingo terminó con unos 172 mil votos.

La diputada provincial perdió casi 27 mil votos ya que las cinco listas de FTD habían capturado 198 mil. En la Capital bonaerense, además, el resto de los candidatos perdieron 10 mil votos. En paralelo, el presidente, gobernadora y el intendente sacaron unos 30 mil votos más.

En Lanús, Néstor Gridentti seguirá siendo el intendente tras conseguir 140 mil votos, el 49%. Fue un crecimiento de 35 mil apoyos en relación las PASO, donde se había quedado con 105 mil. De esta manera derrotó a Edgardo Depetri, de FTD, que quedó en 124 mil, el 43%.

Para el concejal fue una sangría de 20 mil votos aproximadamente, ya que las cuatro boletas azules habían reunido 144 mil. Consenso Federal, por su parte, dejó escapar 7 mil. En tanto, Macri y Vidal se llevaron, con matices, 14 mil votos más, de 84 mil a 99 mil y de 96 a 110 mil, respectivamente.

Diego Valenzuela, finalmente, logró quedarse en el Ejecutivo de Tres de Febrero. El ex periodista llegó al 46% con 101 mil votos, en la primaria había sacado unos 79 mil votos. Juan Debandi, diputado provincial de La Cámpora, quedó segundo con el 44%, casi 95 mil votos.

Con respecto a las PASO, el legislador subió unos 40 mil votos, pero dejó escapar 10 mil, ya que el FdT había conquistado 105 mil en las primarias donde participaron cinco listas. Por su parte, Macri trepó de 67 mil a 82 mil y Vidal, de 77 mil a 90 mil. El resto de los opositores también dejaron en el camino otros 10 mil.

Facturas

Tras los resultados llegaron los pases de factura en el FdT de Lanús.

Luego de conocerse los resultados a nivel local, en el bunker del candidato a intendente del FdT, Edgardo Depetri se vivieron momentos de tensión: Agustín Balladares fue acusado directamente de "no haber movido un dedo" durante la campaña. Con 27 años, Balladares fue presentado como uno de los precandidatos a intendente más joven de la provincia de Buenos Aires en el marco de las PASO de agosto pasado, pero sólo alcanzó la minoría entre las cuatro listas del Frente de Todos, saliendo ganadora la que encabezaba Edgardo Depetri.

Cabe recordar que el referente provincial del Movimiento Evita y coordinador Territorial de la Universidad Nacional de Lanús venía de ser consejero escolar y en agosto encabezó por primera vez una nómina como aspirante a jefe comunal.

Durante la jornada electoral del domingo, a medida que en el bunker de Depetri iban llegando los números que auguraban una derrota, también aumentaba la tensión y los pases de factura a Balladares: los encargados de la campaña comenzaron a echarle en cara el "haber jugado para Macri" y "no haber movido un dedo" luego de las PASO.

Según fuentes locales, para Balladares el cambio de mando en el municipio se transformaría en una complicación. Por el contrario, la derrota de Depetri y el triunfo de Néstor Grindetti, sumado al manejo que logró de cooperativas que se relacionan con la municipalidad de Lanús, lo ponían en una situación expectante para dentro de cuatro años. En el marco de un gran corte de boleta, Depetri perdió por 12 mil votos y Balladares ganó insultos, reproches y hasta golpes, según contaron, en una noche para el olvido del peronismo local.

Un poco más civilizado es el debate que se desplegó en La Plata, donde el diputado Guillermo Escudero, precandidato del FdT en las PASO, criticó la campaña de la candidata Florencia Saintout y subrayó su ausencia en el debate local.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados