Las aventuras de la familia Cartwright en La Ponderosa se convirtieron en uno de los mayores éxitos de la televisión

Para el patriarca Ben Cartwright (Lorn Green) no había nada como su tierra, La Ponderosa. Toda la vida de este bonachón estaba dedicada a preservar esos lagos a los que comparaba con el cielo y esos árboles robustos a los que trataba como deidades. Y sus hijos Adam (Pernell Roberts), Hoss (Dan Blocker) y Joe (Michael Landon) -todos de diferente madre- absorbieron ese sentido de pertenencia, ese amor por cada rincón aledaño a su rancho en Virginia City.

Ellos se encargarían de mantener y defender esos 2.600 km cuadrados. No importa si se trataba de saqueadores foráneos o empresarios con intenciones de explotar sus recursos, la familia estaba ahí para enfrentarlos con el peso de su propia ley –una visión bastante exagerada de la propiedad privada-.

A partir de esta premisa se forjó Bonanza (1959-1973), la serie más exitosa de los sesenta y la producción más longeva de la NBC hasta el estreno de La Ley y el Orden (Law & Order, 1990-2010). Sin embargo sus comienzos no fueron tan auspiciosos en gran parte porque sus actores no eran muy conocidos para el gran público, y sobre todo por la feroz competencia que tenía en el prime time de los sábados.

Las cosas cambiarían cuando se empezó a emitirse los domingos a las nueve de la noche, allí sus finales felices se convertirían en el mejor plan para terminar la semana. El fenómeno que arrancaba con un opening icónico -al ritmo del "tuntururún" compuesto por Jay Livingston y Ray Evans- se sostuvo durante 14 temporadas con un total de 340 episodios –los cuales han sido remitidos hasta el cansancio-, pero se debilitó tras la muerte del carismático Dan Blocker.

Bonanza - opening

Ya sin el miembro más glotón y carismático de la familia, David Dortort, creador del show, intentó mantener el idilio con la audiencia, pero el rating nunca se acercó a los números que registró con el elenco completo. La misma suerte corrieron revivals como Bonanza: The Next Generation (1988) y Bonanza: The Return (1993). Y es que a la distancia se entiende que los fanáticos hayan preferido quedarse con la imagen que tuvieron los Cartwright en su esplendor.

Un mito que trascendió generaciones

A 60 años de su estreno, además de conservar el cariño de aquellos que la disfrutaron frente al televisor, la serie se convirtió en un objeto de estudio por su condición de rara avis en su género. A diferencia de esos caza-recompensas que inmortalizó Sergio Leone, los Cartwright respetaban un código de conducta y se ceñían a valores muy claros; no solo planteaban temas como cuidar el medio ambiente sino también cuestiones como el prejuicio racial y la intolerancia religiosa –aspectos que solían tener hasta una carga positiva en otros westerns-.

Por otra parte, la estructura que primaba en varios episodios en los que unos forajidos se apoderaban de La Ponderosa se convirtió en un modelo de narración estándar para producciones venideras como El Virginiano (The Virginian, 1962-1971) y Valle de Pasiones (The Big Valle, 1965-1969).

Esas historias que se solían desarrollar en un espacio cerrado con largos diálogos han servido de musa a Quentin Tarantino, quien admitió que se inspiró en ellas para escribir Los 8 más Odiados (The Hateful Eight, 2015) e incluso homenajeó (a su manera) en la reciente Había una vez… en Hollywood (Once Upon a Time… in Hollywood, 2019). Pasaron seis décadas de su llegada a la pantalla chica, y los Cartwright se mantienen vigentes e influyentes.

ADEMÁS:

Bill Skarsgård no cree que pueda haber una "It 3", pero sí una precuela

Avengers Endgame: el Capitán América había decidido su destino 5 años atrás

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados