Por una de esas cosas del destino, los roles de Michelle Rodriguez se reflejaron en los títulos de las películas que ella hizo. Entre su espectacular debut en la película de boxeo femenino titulada Girlfight (2000), y su turno de ser "amiga" de Vin Diesel en The Fast and the Furious (2001), y su rol de ex policía en la exitosa TV serie Lost ( ABC, 2004-) se fue definiendo un determinado carácter artístico: esos títulos reflejaron su dura personalidad, y en ciertos momentos, su problemática vida personal.

Ella fue una novata y talentosa actriz que encontró un laberinto en Hollywood, tan duro de navegar como es el sistema legal norteamericano. Sus varios arrestos por ataques hasta manejar alcoholizada, la hicieron alejar un tanto de su carrera prometedora, porque terminó en la cárcel.

Pero su espíritu de luchadora resistió y pudo componerse y encontrar su camino como actriz de gran valor.

Rodriguez nació el 12 de julio de 1979 en el municipio de Bexar en Texas.

La participación de Michelle Rodriguez en Furious 7 fue una buena oportunidad para conseguir una entrevista exclusiva para DIARIO POPULAR.

l Después de tantas Rápido y Furioso, ¿ha mejorado su habilidad para manejar?

-(Risas) Si mi habilidad de manejar va a mejorar algún día, definitivamente no será por culpa de esa serie de películas. La última vez me dieron entrenamiento en el estudio. Fue en mi primera película, y fue durante cinco días por semana hasta que un día logré la licencia de manejar. Cada vez que vuelvo a la pista, lo hago en cada oportunidad que voy a Las Vegas. Voy a la agencia Exotic Cars. Mi amigo es el dueño del lugar y es, realmente, un gran lugar para distenderse manejando algunos lujosos automóviles. Lo hago a mi propio costo, en mi propio tiempo y para mi placer.

l ¿Cuál es su automóvil deportivo favorito?

-El Spider, Porsche 2014, pero está fuera de mi alcance. Cuesta 850 mil dólares. Probablemente sea hoy algo más barato.

l ¿En particular en qué gasta su dinero?

-Depende. Soy una persona práctica. Manejo un Toyota Prius, pero gasto 250 mil dólares en ropas exclusivas (risas) y modificándolas a mi gusto. Compro los modelos que los diseñadores han dejado de hacer y ordeno hacerlos de diferentes colores, a mi medida y les hago poner bolsillos interiores en todas mis ropas. Me gusta viajar y me gusta el buen trato en los hoteles. Puedo ir a Burning Man y ensuciarme y vivir en una tienda de campaña, pasarme una semana sin bañarme, pero si viajo a París, me alojaré en el Bristol (risas) o en el Four Seasons Hotel.

l ¿Hubo algún lesionado o lastimado durante la filmación?

-Jamás me lesioné en el set de filmación gracias a Dios. Somos muy cuidadosos. Es verdad que tuve dos chichones del tamaño de dos pelotas de golf, durante una pelea boxística con Ronda Rousey, pero los merecí (risas). Olvidé poner mis manos cubriendo mi cabeza, y sus golpes me sonaron como si mi cabeza se hubiera golpeado contra una pared. Si me olvido una segunda vez es mi culpa (risas).

l ¿Irá a ver la pelea de Pacquiao? (En la madrugada de hoy, hora argentina, es la pelea entre Floyd Mayweather y Manny Pacquiao).

-Seguro que iré a verlo. Estaré allí cuando suene la campana.

l ¿Puede hablar un poco respecto a pelear en pañales?

-Vamos por partes. Recuerdo estar sentada con el guionista, ya que él había hablado con todos los otros actores, y él quería saber o darse cuenta de nuestras opiniones para cambiar o no el guión. Miré a todos los artistas que estaban bien vestidos para filmar sus escenas, y yo tenía que hacer la próxima toma vestida sólo con una camiseta, un jean y en mis manos un fusil y pensé que ya había hecho lo mismo muchas veces. En todas las películas que hice en Fast and Furious y otros films siempre aparecí como un "tomboy" (marimacho). Yo quería cambiar esa imagen y el escritor estuvo de acuerdo. Todo eso apareció en la secuencia donde peleé con Ronda Rousey. Me gusta pelear con verdaderas luchadoras. Ella es una verdadera campeona. Me encantó entrenarme con ella. Tuvo muchas ideas y creatividad que ayudaron a una mejor escena. Fue un buen cambio la nueva vestimenta.

l ¿Significa que también será distinto cómo vestirá cuando tenga que pasar por la alfombra roja?

-Según la imagen que se proyecta de una mujer española o latina en los films, ella siempre está vestida de rojo, aparece tentadora, una prostituta. Siempre vestida de rojo. Eso se acabó para mí. Que ese rol lo hagan otras. No quiero nada más de eso (risas). He tratado de evitarlo desde hace quince años y no quiero morir como una monja (risas). No quiero ser extremista, pero creo que ahora me lo merezco y estoy libre de esa caracterización.

l ¿Cuál o cuáles personajes hará?

-No lo sé. Estaré atenta a las ofertas. Soy naturalmente muy orgánica. No tengo un reglamento. Debo sentirlo en mi corazón y éste me indica que sea libre. Llegó esa hora. No debo tener más la responsabilidad. Ya lo hice y ahora voy a ser abierta y voy a intentar nuevos roles. No he vuelto a tener el rol estelar desde que hice Girl Fight (2000). ¿Sabe por qué? Porque soy una mujer muy puntillosa y digo que no a todos los roles, pero ahora he cambiado y estoy abierta a las ofertas. Escucharé si me ofrecen alguna comedia, o un rol estelar en tal proyecto. Si fracasa, fracasa. Si es grandiosa, es grandiosa. Voy a probar nuevas cosas. Más vale que lo haga ahora porque mi edad avanza. ¿Qué es lo que tengo que perder? Nada (risas).


      Embed


Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados