En una serie que va dos veces por semana en Telefé y que está muy bien contada, Tomás debió jugar osadas escenas de sexo con Fernández y Sofritti, mostrándolo dúctil y abierto a ponerle el cuerpo a la trama.

Tomás Fonzi asume el rol protagónico, junto a Laurita Fernández, de Inconvivencia, con el entusiasmo y la entrega de chico con juguete nuevo. Así se muestra este experimentado actor al frente de la nueva ficción de los jueves y viernes a las de 23:30 de Telefé que lo somete a la prueba nada leve de superar el desgaste de una convivencia de siete años prevaleciendo la pareja a las cuitas bajo el mismo techo. El reto escrito y dirigido por Mariano Hueter que en la descompresión de la rutina muestra a Lucas, su personaje, explorando incluso un costado bisexual, no parece menor.

"Enseguida me gustó la propuesta dramática sobre las relaciones humanas. El planteo es muy intimista, se está muy en los detalles y allí se cuentan muchas cosas. Fue muy detallista la manera en que se ocupa del tema el director. Fue un desarrollo de10 capítulos en los que me sentí muy a gusto, y trabajando de manera casi fílmica. Es un cuento bien hecho, bien producido y bien actuado", sostiene el muchacho que viene de participar en Mi hermano es un clon con Nicolás Cabré justamente la pareja de la que hoy es su compañera.

"Con Laura no nos conocíamos y la verdad me encontré con una actriz súper profesional y entregada a lo que había que hacer. Enseguida entendió que la historia dependía de nuestra conexión como actores, de que nos pudiéramos mirar a los ojos. Tener buena conexión con Laurita era clave para que Inconvivencia sea la historia que estaba pensada. Había que mostrar a una pareja que convive hace siete años. Y quizás ese era el desafío más grande. Había sutilezas en la historia que debíamos mostrar y creo que Laura las comprendió desde el minuto cero", explica Tomás respecto a la ‘convivencia’ precisamente con la ex integrante de Bailando por un sueño y con el grupo de trabajo en general.

"Con los compañeros también fue fundamental. Tuvimos una conexión con todos, con Laura principalmente porque estamos en casi el 100% de las escenas. El resto del elenco que nos acompaña es maravilloso. Son grandes actores que le dan verosimilitud y nos amplían nuestra performance", remarca respecto a un elenco de lujo conformado por Luciano Cáceres, Luis Machín, Gastón Soffritti, Cristina Banegas, Marina Bellati e Inés Palombo, entre otros. Producida por Kuarzo Entertainment Group e Idealismo Contenidos, en coproducción con Flow, Inconvivencia representa para Tomás Fonzi, el retrato de un modo de relacionarse en la actualidad.

ADEMÁS:

Los Simpson también predijeron al "baby Yoda"

Marvel Studios estrenó el primer trailer de "Black Widow"

"‘Yo creo que estamos en un momento en donde todas las estructuras sociales y emocionales de las parejas están cambiando. Es un momento en que están surgiendo cosas y maneras nuevas y entonces muchas veces uno da saltos al vacío sin saber qué viene después’, indica. ‘Un poco de eso se ve en los personajes que adoptaron una estructura tradicional, convivir y ver qué viene después. Pero ante la crisis y en el darse cuenta de que no está funcionando intentan algo que no conocen, pero en pos del amor, que es fundamental. Hay algunos aportes de otras épocas mías que metí en la historia’, rememora el hermano de Dolores. El pibe bajito con la simpleza del barrio y la ductilidad de los grandes comediantes, confiesa lidiar con un alto grado de autocrítica. ‘A mí lo que más me importa es estar conforme con mi trabajo. Verme y odiarme no mucho. Siempre digo que lo hubiera hecho de otra manera o de tal otra. No soy mi fan número uno como actor. Soy autocrítico, las variables en los trabajos son muchas. Soy autocritico, pero para crecer’, advierte Tomás mientras otorga más detalle. ‘Siempre me miro y me corrijo. A veces más, otras no tanto. Pienso: ‘Hubiese hecho esto de otra manera’; ahora que lo veo con todo el contexto. Yo creo que en este caso mi sensación de trabajo de campo y de las grabaciones es muy buena. Estoy muy contento con la experiencia de cada día. No nos guardamos nada, no especulamos con nada. Lo dejamos todo, más no pudimos hacer’, desliza satisfecho quien, pese a la crítica situación, no cesa de trabajar. ‘Es un pésimo momento para la industria claro está. Es muy difícil de digitar un proyecto. Yo no elijo. En el peor de los casos decís que no, pero es un lujo eso. Hice mucho teatro también. Viví algo en el teatro que disfruto mucho, que tiene que ver con esa magia de la gente en vivo’, devela quien este año sobresalió en la pieza teatral Perfectos desconocidos. ‘Lo principal es poder tener la chance de que te convoquen. Después lo que pase si es bueno mejor porque van a venir otros y otros y otros, pero no se sabe. Vivir de lo que uno ama es un privilegio claramente’, señala el mismo adolescente que debutó en Verano del ‘98.

Sobre si la pasó bien en las escenas picantes dice: "Al revés de lo que se cree no se disfruta en ninguna escena de sexo que hagas. A menos que te digan como alguna vez me ha pasado; ‘Déjense llevar chicos...’, pero no pasa casi nunca. En general todo se ajusta muy al libro y a lo que quiere mostrar el director básicamente", resume el actor que durante 2019 estrenó dos películas: Todo por el ascenso y El Rocío.

"Estuve al pie del cañón con Dolores"

"Estuve al pie del cañón. Fue un sacudón importante. La verdad es que, por suerte, de todas las variables, se dieron las más leves y las mejores", apunta Tomás con tono de seriedad al recordar el duro momento que atravesó su hermana Dolores Fonzi, cuando a principios de año le detectaron cáncer de mama. "Ahora ya estamos en el proceso de recuperación que es mejor que el del pronóstico. Eso también es muy importante para poder estar ahora tranquilos y ver el trance que tuvo que pasar ella y nosotros los que la queremos. Mi rol fue el de acompañar, Dolores siempre fue una mujer muy fuerte y determinada. De todo se aprende. Lo importante es aprender y esto fue sin duda de un enorme aprendizaje", dice este actor visiblemente conmovido.

"Una escena de sexo siempre te incomoda"

La trama de Inconvivencia prueba a Tomás además en varias escenas de alto voltaje. En la expresión de Lucas no dudó en ponerle el cuerpo a fuertes escenas de sexo con Laurita y hasta una jugada secuencia que encendió la pantalla con nada menos que el personaje que encarna Gastón Soffritti. "Toda escena de sexo es incómoda. Las escenas de intimidad acá tienen mucho que ver con lo que hay que contar en las relaciones amorosas, humanas. Hay escenas de sexo que buscan calentar, que buscan erotizar. No es el caso. Tiene que ver con una necesidad de lo que hay que contar", argumenta Fonzi. "Cuando tenes que hacer esas escenas sobe todo se habla con el director y se pregunta ‘¿qué querés contar? ¿qué querés que se vea? Es todo muy charlado. Igual siempre es una situación incómoda", revela este actor que se anima también a intimar con otro hombre frente al papel de un muchacho bisexual. "Con Gastón nos habíamos cruzado mil veces, pero nunca trabajamos juntos. Y ahora vamos a tener una escena de sexo", comenta con gracia, al tiempo que señala que no tuvo necesidad de recurrir a un doble de cuerpo para ninguna secuencia subida de tono. "En una escena picante con plano abierto depende, quizá usaría un doble. Yo no tuve necesidad de un doble. Depende igual, si tuve tiempo de ir al gimnasio y estoy impecable la hago", se ríe con fuerza. "Acá hay varias escenas de intimidad que tiene que ver con la sexualidad en la pareja y con ver qué pasa con la sexualidad de estos personajes antes y durante la Inconvivencia. Lo que había que mostrar acá es cuanta conexión o desconexión hay entre ellos más que cualquier otra situación", advierte.

El arte de convivir

Fuera de la propuesta televisiva repensar el tema de la convivencia y sus continuos desgastes resulta para Tomás Fonzi moneda corrientes. "No es fácil la convivencia. Hay que llevarla y hay que entenderse, tenés que tener muy aceitado el sistema. No tomar las cosas personales, no sentirse herido por cualquier cosa. Tenés que tener la sensibilidad y el amor, ante todo. Uno puede equivocarse y hasta herir a lo mejor, pero si es con buena intención todo se supera", rescata este intérprete. "La convivencia es un trabajo constante, lo más importante es que haya amor", añade el padre de Violeta y Teo Domingo. "Yo disfruto mucho del silencio y la tranquilidad y con dos hijos de cuatro y nueve años, el silencio cotiza en bolsa. Igual cada tanto me procuro ese momento. Es todo más enquilombado, pero la convivencia también me ha hecho mucho mejor", expresa quien lleva más de doce años en pareja con Leticia Lombardi, la madre de sus hijos.Sobre si experimentaría el método de su personaje no duda: "Sí, por qué no. Cualquier cosa a la que nos atemos por mandatos me parece ridículo y absurdo. Todo es replanteable, charlable. Si hay algo que tiene la convivencia de una familia o una pareja es que uno decide las reglas. Entonces, ahí hay un terreno de mucha libertad. Cualquier imposición me parece ridícula".

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados