Igual que en su momento en la vida real, su personaje toca a la gorra en el subte, aunque no el saxo sino el acordeón. Dice: “A Martín -el rol que interpreta- le pasó un tren por encima, a mí no porque me corrí”

Por LULY VITCOP
Todos los galanes cuando han escalado alto en la carrera televisiva necesitan hacer el quiebre. Pero muchas veces les resulta difícil encontrar el papel y el momento justo. Facundo Arana, a sus 38 años y con tres hijos, decidió dar el giro con un personaje oscuro en la ópera prima de su amiga y actriz Paula Siero. El jueves se estrena El Agua del Fin Del Mundo, una película hecha a pulmón y muy lejos de las interpretaciones de un hombre políticamente correcto. Es la primera vez que Arana protagoniza un film en el que la contradicción es la esencia del ser humano. Arana le agrada identificar al Agua Del Fin del Mundo como “una película boutique, porque está contada con un profundo amor, donde importa más la historia y las interpretaciones que un abultado presupuesto”. También como ninguno conoce el juego mediático. Sabe que no lo puede frenar, pero no por ello se iba a callar la boca: “Yo sé que anda dando vueltas en Youtube (la blogósfera) la escena de sexo que tengo con Guadalupe Docampo. A mí lo que diga esa gente no me interesa. Y no se confundan, porque la presentan como la gran escena del film y es una escena más”. En cada proyecto que encara el galán, se pone la camiseta. A diferencias de otras ocasiones, a Arana se lo ve desafiante porque sabe que quien vaya a verlo se va a encontrar con la antítesis de un galán. Un hecho más que suficiente para que Arana se emocione hasta las tripas. -La película tuvo un largo camino hasta llegar a la pantalla grande. Vos dijiste que fue como tocar el cielo con las manos el anuncio del estreno. -A mí el guión me llegó por primera vez en 2004 cuando estaba haciendo la telenovela Padre Coraje. Con Paula nos conocimos trabajando en Muñeca Brava (1998). Nos juntamos en un café y ella me dijo: “Tengo este guión que escribí y quiero que lo leas”. Cuando lo leí, me sorprendí. Cuando volví a hablar le pregunté quién la va a dirigir, y cuando me dijo que ella, tuve otra sorpresa. Es una historia de amor, universal y que debe ser contada. Cuando le dije, bueno, empecemos ya a filmar. Paula me contestó que esperara y que si estaba en este proyecto se empezaba a encaminar. Le pregunté con cuánta gente más había hablado y me dijo que con Diana Lamas. Después se empezaron a sumar más voluntades. Lo mágico fue que cada persona que iba llegando, iba diciendo “yo estoy”, sin preguntar quién estaba ya adentro. Entonces, cuando estas cosas ocurren, en algún momento esta película se iba a rodar. -En el camino se presentaron varios obstáculos porque el film tardó seis años en dar a luz. -Todos conocemos lo que es la realidad argentina, y te tiene que acompañar la gente y la suerte para seguir. Para el INCAA se hace difícil acompañar. Por eso digo que con El Agua... hay dos películas. Está la película que la gente va ir a ver al cine y también la historia de lo que es filmar en nuestro país.
“Se filma”
-Cuando apareció el productor Magma Cine con el apoyo del INCAA, la película se encaminó. -Ahí se dijo, “se filma”. Nos ponemos a ensayar durante cinco meses dos veces por semana entre cuatro y cinco horas. Todo lo que se ve en la película está todo coreografiado. Tuvimos tiempo de ensayo y de entender cada uno de los personajes. Esto no se ve en el cine que viene de afuera ni los que tienen presupuesto. Por eso digo que es una película boutique, una película de verdad, contada con el alma. No teníamos la posibilidad de hacer cuantas tomas quisiéramos hasta lograr el resultado. Teníamos una sola flecha para filmar y tenía que dar en el blanco. -Tu personaje se llama Martín y parece que tuviera algo de vos. Antes de llegar a la tele, tu lugar en el mundo era el subte, donde tocabas el saxo en la estación de Peyrredón de la Línea D. Esa desolación y soledad de Martín era la misma que vos sentías cuando te sorprendió tu enfermedad (Mal de Hodgkin). -En el momento que arranca la película Martín está destrozado por la vida. No tenía una sola razón por la cual vivir. Estaba literalmente esperando que la muerte lo sorprenda. Cuando se cruza en el subte con el personaje de Guadalupe Docampo encuentra una pequeña luz por lo que vale respirar un poco más. En la película toco el acordeón (párrafo aparte quiero destacar la cuota de magia que le puso El Chango Spasiuk al componer la música del film) y lo pude hacer porque yo el subte lo viví de verdad. -En la película no se cuenta el motivo por el cual Martín está perdido en una nebulosa y tampoco importa. En todo caso en qué se diferencia Facundo Arana de Martín. -Cuando yo hice Padre Coraje a mí no se me cayeron los anillos. No dije, me hubiera gustado hacer el personaje en otro momento. Hoy tengo un par de años en la jeta llena de canas, tengo años vividos y entonces ahora venía bien hacer la película. No la hubiera podido hacer antes. Martín tiene una jeta de un tipo de 38 años que le pasó un tren por arriba. A mí no porque yo me corrí. Pero si no me hubiera corrido, sería Martín.
“Mi escena más fuerte”
-En la película hay una escena de sexo subido de todo en la puerta del baño del subte. Sabés que será una de las más comentadas. -Esa escena nos llevó a mí y a Guadalupe (Docampo) mucho tiempo de ensayo y charla. A esa escena se llega por desesperación de los personajes. Estuve viendo en los últimos días que se publicitaba mucho esa parte de la peli. Si bien es una de las escenas más fuertes que hice en mi vida, realmente en la película es una escena más. Pero si vos recortás esa escena de la película y la tirás en Youtube... Esa gente no me interesa lo que opina. Me interesa que la gente la vea en el cine en el contexto de la historia y se la va a ver como poesía pura. Son dos personas que están viviendo una realidad y esa escena es lo que probablemente les está salvando la vida. -Sentís que el personaje de Martín es un reto en tu carrera, que podés mostrar otra faceta actoral. -Para un actor no hay nada más lindo que un desafío. Te encasillan en un papel blanco y todo el mundo espera que te den el negro. Es el papel que todo el mundo te está pidiendo. No de un tipo malo, sino uno sufrido. Bueno, acá tenés. -Es cierto que en cada ciudad del interior del país que se estrene la película vas a viajar. -Sí, esa es la intención. Vamos todos a acompañar el film por todo el país porque queremos compartir este hecho maravilloso con el público y contar nuestra experiencia de lo que es trabajar por el amor a la profesión. -Para vos ¿qué es el fin del mundo? -No lo encontré. Si en algún momento me lo pregunté en mi vida, hoy me interesa menos que nunca.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados