El torneo Nacional de 1976 fue la única vez que tuvo a los dos más grandes del fútbol argentino en un partido decisivo. El encuentro se disputó en la cancha de Racing y el Chapa Suñé marcó el gol de aquel clásico

Hubo muchos torneos en donde, las dos “locomotoras del fútbol argentino”, llegaron a las últimas fechas peleando el torneo, como ocurrió en el 62’, con aquel recordado penal atajando por Antonio Roma al brasileño Delem o el del Nacional del 69, en donde los caprichos del fixture dejaron armada una especie de final, en la cual, el empate favoreció a Boca.

Pero la única vez que el destino los puso cara a cara, mano a mano, en una final, fue en el Nacional de 1976, hace más de 41 años. Boca se había clasificado para la segunda fase del torneo con cierto sufrimiento, mientras que River lo hizo de manera más holgada.

Luego, el Xeneize, de la mano del inefable Toto Juan Carlos Lorenzo, dejó en el camino a Banfield y Huracán. Y River, con el inolvidable Angelito Labruna como entrenador, superó a Quilmes y Talleres de Córdoba.

La mesa entonces estaba servida para que ambos protagonizaran una histórica final. Al jugarse un solo partido definitorio, se eligió el estadio de Racing como escenario neutral del gran choque.

El Millonario, que ya no tenía al Beto Alonso, que había sido transferido al Olympique de Marsella, había logrado los dos títulos del año anterior y al contratar a Lorenzo, el emblemático Alberto J. Armando, presidente de Boca, le exigió que se ganase al menos uno de los dos torneos.

Lo cierto es que, en el trámite de esa gran final, River había sido ligeramente superior. Se recuerda, una espectacular volada del Loco Hugo Orlando Gatti, para enviar al corner un disparo de Juan José López, el talentoso volante Millonario, que tenía mucho destino de gol.

Pero lo curioso fue cómo se definió el pleito. Antes del partido y ante un pedido de River, los dos capitanes se reunieron con el juez Arturo Andrés Ithurralde.

Suñé, aún con ropa de entrenamiento y Perfumo, con la pilcha oficial. El pedido en cuestión era que, si no había pedido del bando ejecutante, no se contaran los pasos de la barrera.

Fue así como, a menos de 20 minutos del final y ante una falta de Daniel Passarella sobre Carlos Veglio, el habitual encargado de esas pelotas paradas en el equipo boquense, Roberto Mouzo, se pasó frente al balón para hacer efectiva la pena, apenas algunos metros detrás de la línea del área cuando, de repente, siente un empujón.

El agresor fue un compañero suyo, Rubén Suñé, quien decidió en ese momento patear el tiro libre. El juez hizo la pregunta acerca de la barrera, el capitán de Boca le dijo que no y entonces, ante la autorización, Suñé mandó una bomba que se metió en el ángulo alto del poste izquierdo de uno de los mejores arqueros del fútbol argentino.

Un gol que atravesó, como una daga, el corazón de todos los riverplatenses y del cual, curiosamente, no quedó registro, más que en las retinas de los eufóricos hinchas de Boca.

sintesis 1976 boca river_result.jpg

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados