El Matador publicó una autobiografía y en una charla con DIARIO POPULAR contó algunos de los pasajes donde confiesa que nunca recibió un elogio de su padre: “Siempre me dijo que jugaba mal”.

Ganó un mundial de los tres que participó. Fue campeón varios de los clubes en que jugó e hizo goles con todas las camisetas, incluso cuando volvió a ponerse los cortos a los 41. Su figura de pelo largo inspiró a los creadores de un dibujo animado japonés de fútbol para el personaje principal -Oliver Atom- y fue un personaje de la tira Zamba en Paka - Paka. En la pantalla también comenta partidos para una cadena internacional y le pone su voz desde 2013 al más popular de los juegos de fútbol de consolas.

¿Qué le faltaba a Mario Kempes, que hasta tiene un estadio con su nombre? Tal vez publicar un libro, el que cuenta su vida en primera persona -El Matador, mi autobiografía (Planeta)- y que presentó la semana pasada.

¿Y qué necesita contar? En más de 300 páginas Kempes expone sus recuerdos, pero principalmente intenta ponerle punto final a un mito que nació antes de que la Argentina levantara la copa -que él pudo tocar recién 20 años más tarde porque en 1978 ‘Passarella no lo largó-: que la Junta militar que gobernaba el país fue determinante para el logro. ‘Un absurdo. Nosotros conocimos a (el presidente de facto Jorge) Videla por protocolo, no jugábamos para la Junta ¿Qué íbamos a querer tapar a los desaparecidos si no sabíamos lo que pasaba? No me duele, pero me molesta que se piense así’, le cuenta a DIARIO POPULAR en su primera firma de ejemplares.

La vida futbolística del Matador es conocida y se puede contar trazando en un mapamundi los lugares donde jugó, es decir donde trabajó. Argentina -Córdoba, Rosario y Buenos Aires-, España -en Valencia es palabra santa-, Austria, Chile e Indonesia.

Como entrenador hay que sumarle Albania, Venezuela, Bolivia, Costa Rica e Italia. Vive en Estados Unidos, donde trabaja en TV, pero la única vez fue un asalariado por fuera del fútbol, fue en la adolescencia poniendo pisos de madera tarugada y por el rigor de su padre, para que escarmiente tras llevarse ocho materias en la secundaria.

‘A pesar de lo que se diga en el fútbol también se trabaja. Mucho más tranquilo que levantarte a las seis de la mañana y volver a las siete de la tarde. Pero ese fue el más arduo que tuve y duró apenas un verano’, admite quien cómo un Beatle tiene que remontarse a recuerdos añejados por décadas para tomar algo de cuando era un simple mortal. ¿Y te sirvió para tenerlo de referencia cuando pensas ‘en la gente común’?

“Esa gente, ganando chaucha y palitos, paga una entrada para venir a verme. Y yo tal vez sin ganas de jugar y la mayoría de la gente trabajó toda la semana y el dinero no le sobra y paga la entrada. nosotros somos unos desgraciados, pensaba. Pensaba más en eso, que en el privilegio que teníamos nosotros”.

En su libro deja claro que su padre fue inflexible. No solo por la experiencia veraniega del trabajo -no lo dejaba jugar si llegaba con malas notas-, sino porque jamás lo elogió como futbolista, sino todo lo contrario. ‘Siempre después de los partidos me decía algo. No jugaste bien, por ejemplo. O jugaste mal. Incluso aunque metiera goles. Nunca me dijo: jugaste bien’.

-¿Nunca nadie te reveló que a espaldas tuyas te elogiaba?

-No, nunca ¡Porque no lo hacía!.

"Me gustaría que al menos juegue a algo"

Jugó tres mundiales y ganó uno, sin Diego Maradona o Lionel Messi, porque el jugador extraordinario era él. Palabra autorizada para dar su opinión, Kempes no es indulgente pero tampoco ataca. ‘Me gusta la Selección, pero más me gustaría que al menos juegue a algo’, admite el Matador quien, pese a la distancia generacional, tiene contacto con Messi. ‘Hemos hablado varias veces y nos vimos en distintos lugares, es un chico extraordinario’, elogia.

‘Tuvieron la decepción de las tres finales, ahora clasificaron y tienen tiempo de trabajar’, se esperanza pensando en el grupo que perdió las finales del mundo (Brasil, con Alejandro Sabella) y las de Copa América con Gerardo Martino. ‘Argentina no juega bien pero se agranda en los mundiales, espero que esta vez salga’, se esperanzó de cara al mundial de Rusia.