La Selección de Fútbol Femenino llegó al cuadrangular final de la Copa América. El último torneo que habían jugado fue hace dos años y, en el medio, sufrieron destratos por parte de la AFA. Desde viajes interminables a la dificultad para cobrar los viáticos

Estuvieron 18 meses sin entrenarse, sin cobrar un viático de $150 que debía pagarles la AFA y sin jugar amistosos. La mayoría de ellas son amateurs. Esto es: trabajan, estudian y, además, se ponen la camiseta para representar al país. Son las chicas de la Selección Argentina que, contra viento y marea, se clasificaron al cuadrangular final de la Copa América y ahora sueñan con entrar al Mundial.

La última competencia para ellas había sido la de los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015. Desde ese momento, la debacle de la AFA las afectó directamente, básicamente porque salieron del radar. Los viáticos, si se pagaban, no alcanzaban siquiera para cubrir los viajes.

En septiembre de 2017, la Selección Mayor Femenina emitió un comunicado. Fue la primera radiografía sobre la triste realidad del equipo. No hubo respuestas y entonces las chicas fueron a un paro.

Ese texto contaba que el 30 de agosto de ese año viajaron a Montevideo a disputar un amistoso. Se levantaron a las 4 de la mañana, subieron a un micro, durmieron en los asientos, llegaron, jugaron el partido y, luego, volvieron a subirse al ómnibus. Hicieron la recuperación en el transporte, no pasaron la noche en ninguna cama. A la misma hora, el equipo de varones se trasladaba al mismo lugar en un vuelo charter para disputar las Eliminatorias frente a la Celeste.

Equipo.jpg

La medida de fuerza, sabían, no podía paralizarlas. Acaso porque el grito jamás sería escuchado en una vidriera monopolizada por el fútbol de los hombres. Entonces se acomodaron y formaron un equipo competitivo que hoy comenzará a jugar el cuadrangular final del torneo que se disputa en Chile.

Laurina Oliveros trabaja en el sector de Recursos Humanos de Universidad Abierta Interamericana. Se recibió el año pasado de Profesora de Educación Física y, ahora, sigue con la Licenciatura. Además de todo eso, es arquera de la Selección Argentina y, en charla con POPULAR, dice: "Después de pelear y remar contra viento y marea, de superar obstáculos que nos ponían día a día, estamos bien y orgullosas del esfuerzo que hace cada una dentro y fuera del campo de juego".

Oliveros, que vio pasar una elección de modelos para presentar las camisetas (en lugar de jugadoras), cuenta que todo lo hacen por ellas, por sus familias y por sus amigos. Los que estuvieron siempre.

"Nosotras solas logramos esto. Y es gracias a gente que sí confió y nos acompañó".

Embed

El equipo que llegó al cuadrangular final tiene dos figuras: Estefania Banini y Soledad Jaimes. Las siempre odiosas comparaciones han hecho que, en algunas notas periodísticas, se las haya nombrado como la "Messi" y la "Higuain" de la Selección Femenina. Pero ellas tienen un peso propio dentro de la disciplina. Banini es la figura de su equipo, Washington Spirit, en la Liga de Estados Unidos, la más fuerte del mundo. Jaimes jugó toda su vida en Brasil y ahora está en China. Dos de las potencias de esta categoría.

Si algo las emparenta con sus pares masculinos es que las dos eligieron jugar para Argentina teniendo posibilidades de representar a otros países, como Chile y Brasil, la selección hexacampeona de América.

Jamies.jpg

No hay diferencias en el sentimiento por la camiseta. Tampoco en la pelota, en el tamaño del campo de juego o de los arcos. Y en el camino por dejar de ser invisibles forjaron una máxima: no hay logro sin sacrificio.

Aparecen en esta nota:

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados