Jugadas espectaculares, varios campeonatos locales, copas Libertadores, una Intercontinental  y algunas polémicas definieron a un ídolo que marcó la última década del Xeneize.

Diario Popular realizó un compacto de los mejores momentos de Juan Román Riquelme, el jugador que con la diez en la espalda logró convertirse en “el mejor jugador de la historia” de Boca Juniors, el club de sus amores.   


El arranque...

1996. Carlos Bilardo, al asumir como entrenador, recomienda a Mauricio Macri, por entonces presidente de Boca Juniors, su contratación junto a otros juveniles provenientes de las divisiones inferiores de Argentinos Juniors. El 12 de septiembre de 1996 se pagaron U$D 800.000 por su pase, pese a ser un juvenil que no había debutado en Primera División.


Con apenas unos partidos en la reserva del primer equipo, el 10 de noviembre de 1996 Bilardo lo incluye entre los titulares y se destaca en la victoria 2-0 ante Unión de Santa Fe en La Bombonera como la figura del partido.


El primer gol con la Azul y Oro...

Su primer gol llegó catorce días más tarde, cuando frente a Huracán marca el último tanto para sellar un 6-0.


Nace el Diez y festeja por primera vez…

En junio de 1998, Carlos Bianchi remplazó a Héctor Veira como director técnico. El Virrey no dudó y le otorgó a Riquelme la libertad de moverse por todo el frente de ataque y además le otorgó la histórica camiseta Nº 10 de Boca, que utilizaría por primera vez.


Los frutos fueron inmediatos, el equipo fue haciéndose cada vez más sólido y se logró de forma invicta el campeonato luego de seis años de no poder ganarlo. Conseguía su primer título con Boca Juniors.


Se afianza como enganche con el Bicampeonato…

En 1999, el objetivo fue repetir lo anterior y el equipo, a pesar de algunas bajas por lesiones, mantuvo su hegemonía a tal punto que logró la marca de cuarenta partidos consecutivos sin derrotas, récord absoluto para el fútbol argentino, y se adjudica el bicampeonato. Riquelme aportaría siete goles en 18 partidos.


La Libertadores de caño…

El año 2000 es, sin dudas, el periodo que mostró al mejor Riquelme, quien ya no era un jugador juvenil sino que se había convertido en un referente del Xeneize.


En el primer semestre de ese año, Boca participó en la Copa Libertadores de América, tras seis años de ausencia para el club. Boca llegó a la final. La definición se produjo el 21 de junio, en el estadio Morumbí de São Paulo y luego de una igualdad en el resultado global de 2-2, Boca se impone en definición por penales al Palmeiras en la final y obtiene el certamen luego de 22 años.


Más allá de los lindos y claves goles en el torneo sudamericano, quedará en la historia de los amantes del fútbol el caño que le hace al jugador de River Mario Yepes, en los cuartos de final en

La Bombonera.  


La consagración mundial…

Boca disputó a fin de año en Japón la Copa Intercontinental, enfrentando al  Real Madrid con todas las estrellas mundiales. Sin embargo, brilló Riquelme, quien se destacó desde el minuto uno y colaboró con el triunfo de Boca por 2-1, con una asistencia perfecta a Palermo de más de 50 metros. Ese año también salió campeón del torneo local, ganando la triple corona.

Una sana costumbre…


Ya consagrado como uno de los mejores jugadores de la historia de Boca, en el 2001, Riquelme fue fundamental para que el Club de la Ribera se alzara nuevamente con la Copa Libertadores de ese año al imponerse por penales al Cruz Azul de México en La Bombonera. En dicha ocasión, Riquelme recibió el premio al Mejor Jugador de la Final de la Copa Libertadores.


En la memoria de La Doce quedará grabado el partido de Román frente al Palmeiras en Brasil. Si bien el encuentro finalizó empatado en 2 goles, Riquelme brilló en el Parque Antártica demostrado no solamente calidad sino también velocidad y habilidad con su cintura.


El “Topo Gigo” escuchó el primer adiós…

El ya ídolo de Boca, Román Riquelme, no era más aquel tímido juvenil que sólo hablaba en la cancha y, desde el 2000, había comenzado una etapa marcada tanto por la gloria como por la discordia con la dirigencia y con otros referentes del club como el histórico goleador xeneize Martín Palermo.


Tras una declaración del presidente Macri, Riquelme patentó un festejo que nació desde la propia bronca del enganche con la dirigencia. Luego de hacer un gol a River, Román corre hacia el medio del campo y se para frente al palco presidencial y se pone las manos en las orejas para escuchar las críticas de Macri.


El primer mal momento…

Con una merma en su rendimiento deportivo y la mente puesta en la transferencia al Barcelona de España, el 2 de abril de 2002, Riquelme recibió un duro golpe familiar. Fue secuestrado su hermano menor Cristian, de 18 años. Al menos treinta horas pasó en manos de los delincuentes, que se llevaron U$D 160.000 por liberarlo. Riquelme en persona, desde su casa y a través de un teléfono móvil, fue quien comandó la negociación. El 7 de abril regresa al primer equipo de Boca con una bandera de agradecimiento hacia los hinchas por el apoyo recibido: “Gracias a todos. Riquelme”. Fue la figura del partido y marcó el último gol en la victoria 3-0 sobre Unión de Santa Fe.


Riquelme jugó en Barcelona, pero fue ídolo en Villareal…

Las actuaciones tan destacadas de Román Riquelme en Villareal, llevaron a un club ignoto del fútbol español a los primeros planos del fútbol mundial, y lo instaló entre los clubes más destacados del fútbol español. Es considerado por sus hinchas como el máximo ídolo en la historia del club.


Peleado con el director técnico del Villareal, Manuel Pellegrini, Riquelme entró en conflicto en el club español y su salida fue un breve retorno a Boca.


Regreso con toda la gloria…

Macri, el mismo presidente que años atrás se había peleado con el Diez, ofreció la posibilidad de que el Club actúe como mediador en el conflicto que continuaba estancado. Solicitó que Riquelme sea cedido hasta el 30 de junio de 2007 y a la vez pagar su salario (US$ 2.000.000) por ese período. Tanto la directiva del Villarreal como Riquelme aceptan y el 11 de febrero fue presentado.


El mejor Riquelme, jugador, líder, figura indiscutida y clave para lograr volver a lo más alto del fútbol mundial, se vio en la Copa Libertadores de 2007, la cual para los hinchas “la ganó sólo”. En ese torneo el equipo tuvo buen juego pero los resultados no fueron los ideales, por lo que llegó a la última fecha con la necesidad de marcar al menos 4 goles ante el Club Bolívar en cancha de Vélez (debido a que incidentes en 2005 habían dispuesto la suspensión del estadio). En esa oportunidad, Boca ganó 7-0 logrando no solo la clasificación sino evitar viajar al exterior ya que la diferencia de gol le permitía enfrentar a Vélez Sarsfield.


En octavos de final de la Copa Libertadores marcó 2 goles (un gol olímpico) ante Vélez Sársfield (global 4-3) jugando superlativamente y siendo eje del equipo. En cuartos, tuvo una descollante actuación ante Libertad de Paraguay de visitante marcando un gol aun estando lesionado (global 3-1). El gol fue el primero del partido cuando mejor se defendía el rival. En semifinales, Boca superó a Cúcuta de Colombia en un partido que se jugó con una visibilidad casi nula debido a la neblina que había aquel día.


El papel de Román en la final contra Grêmio fue decisivo. Previo al partido, Riquelme comentó que sería su último partido en La Bombonera (al menos en esta etapa) y el desenlace no pudo ser mejor. Nuevamente fue figura, Boca ganó 3-0 y fue despedido con una ovación por todo el público xeneize. El 20 de junio, en el partido final en Porto Alegre, marcó los dos goles en la victoria 2-0. El resultado global fue 5-0 (récord en finales). Boca logró su sexta Copa Libertadores y la tercera para Riquelme, goleador del equipo con 8 tantos en 11 encuentros. Como sucediera en 2001, fue elegido el Mejor Jugador de la Final de la Copa Toyota Libertadores. En solo 123 días desde su retorno, recuperó su mejor nivel .


El tercer regreso del Ídolo

Tras arduas negociaciones, el club de La Ribera decidió abonar al Villarreal la suma de U$S 15.000.000 por el pase (mientras que el Villareal paga por año aproximadamente tres millones de euros su sueldo), en todo concepto, siendo así la suma más alta pagada por un club argentino por un jugador en toda la historia. Firmó contrato desde finales de 2007 hasta 2010, pero no pudo jugar el Mundial de Clubes de aquel año, por disposición de la FIFA, que adujo que no había sido anotado en la lista preliminar.


Su primer partido oficial en esta vuelta fue contra Rosario Central (1-1) por el torneo Clausura 2008. Se podía ver a un Riquelme retrasado en el campo y ordenando el avance hacia el arco rival desde el centro y con menos velocidad aunque con la técnica intacta. También disputó la Copa Libertadores, siendo eliminado en semifinales por Fluminense.


A su regreso, disputó el partido de vuelta de la Recopa Sudamericana en el que Boca se consagró campeón frente a Arsenal de Sarandí, marcando un gol impresionante de tiro libre sobre la hora de finalización del encuentro. Otro título más para su carrera. En diciembre de 2008, Riquelme logra coronarse con Boca como campeón del Torneo Apertura, tras una cerrada puja en las últimas fechas tras la cual emergieron tres equipos con el mismo puntaje, 39 (Boca, Tigre y San Lorenzo de Almagro). La legislación vigente disponía que se jugara un triangular final en terreno neutral a modo de desempate.


Malos resultados

En 2009 comenzaría uno de las peores crisis que vivió el club, en primera mitad de año son eliminado en 8º de final de la Copa Libertadores y queda muy lejos en la disputa del torneo. Para la segunda mitad de año, Boca queda eliminado de la Copa Sudamericana rápidamente, en el torneo, queda lejos de los primeros puestos. A comienzos del 2010 renuncia Basile tras malos resultados en el verano, finalmente en el torneo Clausura acabaría en el puesto 16°.


Cuatro años y Riquelme es eterno…

Desde junio de 2010 Juan Román Riquelme intentó renegociar su contrato por cuatro años con el club Boca Juniors y lograr, así, su retiro en el club. Está negociación será seguramente una de las más recordadas en el fútbol argentino. El club de la ribera y el futbolista habían llegado a un acuerdo el 28 de julio de 2010, tras una ardua negociación en la que se había acordado la continuidad de Román por 4 años más.


Sin embargo, días después, surgió un nuevo problema en relación a cuestiones impositivas que ha hecho a peligrar la continuidad del enganche en la institución. Finalmente el 6 de agosto de 2010 se soluciona el conflicto contractual del jugador.


La última gloria antes del Adiós

Torneo Apertura 2011. Ya comenzado el Torneo Apertura 2011, con las incorporaciones de Agustín Orión, Rolando Schiavi y Darío Cvitanich, el retorno de Facundo Roncaglia, la titularidad de Lucas Viatri y con un Riquelme recuperado, Boca tendría un regular comienzo 0-0 con Olimpo, Marcaria su único gol en el Torneo, frente a Unión de Santa Fe en la goleada Del 4-0 .Seria titular en todos los partidos (excepto el partido contra Independiente), hasta que una lesión contra Belgrano, en la Fecha 12, lo impediría. Pero volvió jugar, como suplente, en la Fecha 17, frente a Banfield en donde se consagraría campeón invicto con un contundente 3-0.


Luego de perder la final de la Copa Libertadores 2012 contra Corinthians en Brasil, Riquelme anunció su retiro de Boca, a pesar de que tiene dos años más de contrato. Su enfrentamiento con el director técnico Julio César Falcioni y el presidente Daniel Angelici, aceleraron su salida.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

 

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados