En un país dominado por las polémicas y las dicotomías no resulta extraño que la historia del pibe héroe muerto en combate durante la expedición del general Manuel Belgrano al Paraguay en 1811 fuera objeto de cuestionamientos y sospechas

En un país dominado por las polémicas y las dicotomías no resulta extraño que la historia del tamborcito de Tacuarí, el pibe héroe muerto en combate durante la expedición del general Manuel Belgrano al Paraguay en 1811, fuera objeto de cuestionamientos y sospechas dispuestas a poner en duda su real existencia.

Mientras una corriente de investigadores considera que no solo la edad del chico limita la credibilidad del relato, a la que apoyan los escasos registros para constatar fehacientemente la identidad del soldadito, otros historiadores defienden a capa y espada la veracidad del episodio.

Sin embargo, más allá de cualquier postura en favor o en contra, hay un registro de primera mano que certifica la existencia de un nene que no solo ejerció como tambor sino que ofició de lazarillo de un capitán casi ciego de las esmirriadas tropas belgranianas.

Para ir por partes. Quien iba a ser el tambor de Tacuarí se llamaba Pedro Ríos, nacido en 1799 en Yaguareté Corá, hoy Concepción, en Corrientes. Sin embargo, ni en la capilla del lugar ni en el cercano curato de San Roque quedaron indicios del nacimiento ese año de alguien llamado así, aunque vale reconocer que en aquel tiempo los registros en manos de la iglesia no siempre eran certeros.

En su recopilación histórica publicada en 1857, Bartolomé Mitre traza nuevos perfiles de Pedrito al narrar que el chico, aprovechando el paso del ejército de Belgrano por Yaguareté Corá en noviembre de 1810 para reclutar más efectivos, le escribió una carta al general pidiéndole que lo aceptara como miembros de las fuerzas que lideraba.

Belgrano se negó por ver que la solicitud era la de un chico pero fue el propio padre de Pedro, Antonio Ríos, un maestro sexagenario muy enfermo, quien le rogó al futuro creador de la bandera que aceptara la solicitud como “ofrenda a la Patria” y porque como veía próxima el final de sus días, no quería que su hijo quedara solo.

Por aquellos años era común que niños con oído musical fueran incorporados a las bandas de los ejércitos aunque su desempeño nunca estaba cercano a la acción desplegada directamente en los campos de batalla. Así, el hecho que Pedro, que tenía 12 años, demostrara que podía arreglárselas muy bien con el tambor, terminó por doblar la voluntad de Belgrano quien además le asignó al niño otra responsabilidad: hacer las veces de lazarillo del capitán Celestino Vidal, cuya vista estaba profundamente disminuida.

A todo esto, la expedición de Belgrano tenía el objeto de instalar en la entonces provincia del Paraguay (no olvidarse que el mapa político imperante era el del Virreinato del Río de la Plata) un gobierno revolucionario alineado con la Junta Provisional Gubernativa nacida en Buenos Aires el 25 de mayo de 1810. Pero no salió bien.

El gobernador de Paraguay, Bernardo de Velazco y Huidobro, alineado con los realistas, dio duro combate y las tropas al mando del coronel Manuel Atanasio Cabañas le infringieron dos dura derrotas a los patriotas en Paraguarí, el 19 de enero de 1911, y Tacuarí, casi dos meses después, el 9 de marzo.

Fue en ese último combate, mientras batía el parche con valor en medio de la batalla donde Pedro recibió dos disparos en el pecho que silenciaron su vida. El propio capitán Vidal narró al final de sus días por haber sido testigo directo del trágico momento.

Si algo faltaba para realzar la heroicidad de Pedro en esa acción es que lo suyo no sólo fue el coraje como tambor de la tropa. Como lo reconoció el propio Vidal, fallecido en 1845, por agacharse a socorrer al nene malherido se salvó de una andanada de fusiles realistas que mató a otros soldados. Aún agonizante, el tamborcito había sido el lazarillo que guió al curtido militar hacia el camino de la vida.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: 5346756 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto - Director Comercial: Martín Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados