El médico fue imputado del delito "homicidio culposo" en el marco de la causa en la que se investigan las circunstancias de la muerte de Maradona

Leopoldo Luque, el médico neurocirujano que atendió a Maradona en el último tiempo, rompió el silencio tras el allanamiento realizado en su casa de Adrogué. "Yo todo lo que hice fue más, no de menos", afirmó en su defensa, además de sentenciar que, a su juicio, "no hubo error médico de parte de nadie".

"Estoy muy mal, porque se murió mi amigo. Qué se diga que no estuve con él, no lo pude creer", dijo Luque, y luego remató: "Yo no soy el responsable de todo esto".

Luque recibió a los medios en el patio de su casa de 30 de Septiembre al 1800 de Adrogué, en la zona Sur del conurbano.

Cuando le preguntaron si se reprochaba algo, el médico se quebró y rompió en llanto. Y con la voz quebrada, expresó: "No sé, pienso todo y me gustaría que esté acá. Él quería una vida, que era mala".

Diego era muy difícil. Me echó un montón de veces de su casa. Me echaba y después me llamaba. Esa era la relación con Diego. La de un padre con un hijo, la de un padre rebelde, porque no era ni de médico la relación. Yo hacía sugerencias y él aceptaba o no aceptaba. Yo lo acompañaba al médico, lo acompañaba hasta el dentista, porque si no estaba al lado, Diego no se sacaba ni una muela”, afirmó.

Y siguió: "Yo traté de acompañarlo. Lo saqué a pelotear, no quiso; lo quise traer a mi casa… Era la vida de él. Extrañaba mucho a los papás. Le cambiamos la vida a lo último y él se fue… Es muy injusto, y lo volvería hacer y volvería a pasar por todo, la Policía en mi casa... No me reprocho nada, estoy orgulloso de lo que hice".

Sobre los últimos días, Luque explicó: “El jueves ( 19 de noviembre) voy, Diego era un paciente de alta. Todo lo que se logró, de poner una enfermera y lo otro, estaba de más. Se necesitaba el consentimiento de Diego, él podía echar a todos, como lo hizo, como echó al acompañante terapéutico, no lo quiso y no lo puede tener y se va. El alta neuroquirúrgica la tenía, el alta de la clínica la tenía, después fueron sugerencias sobre las que el paciente tiene que tener voluntad. Yo no puedo obligar a un paciente e internarlo en un manicomio si no tengo criterio psiquiátrico. Yo no puedo llevarlo a un centro de rehabilitación si el paciente no quiere. Después, el paciente se podía haber ido cuando quería, hay videos donde él está bien, que todavía no van a salir, pero ya van a salir”.

ADEMÁS:

Galíndez disparó contra el entorno de Diego

Cuando Diego se pone mal, echa a todo el mundo. ¿Y qué se hace con eso? Les pido a todos que me lo digan. 'No le meto una ambulancia y un desfibrilador encima'. ¿Qué ignorancia es esa? Si tiene voluntad. Entonces, lo que pasó el jueves fue que yo entré a la casa. y él no quería recibir a nadie, no quería recibir al clínico, a nadie. ¿Quién era el único que podía ingresar a la habitación de él como profesional? Yo. Yo era al único que él podía bancar ahí adentro, ¿por qué? Porque él ya sabía quién soy yo”.

Según Luque, Diego lo echó. “'Luque dejame tranquilo, dale, la concha de tu hermana…', me dijo. Yo, pidiéndole un esfuerzo más, y él me echó. Entonces, todo lo que hice yo con él, fue todo de más. No es que yo hice de menos. Le pedía que se levante, que reciba a las hijas, porque no quería recibir a las hijas. El control neurológico era bueno, él no estaba tomando alcohol y las pastillas estaban acomodadas por un equipo de salud mental", aseguró.

Acá no hay decisiones, hay criterios médicos. No hubo un error médico de parte de nadie. Diego tuvo un evento fortuito. Un ataque cardíaco que, en un paciente con sus características, es lo más común del mundo. Lamentablemente, es un hecho que podía pasar, le pudo haber pasado antes o después. Se hacía todo lo posible para disminuir la chance de ese evento, pero no se podía bloquearlo”, expresó.

La Policía había llegado muy temprano a la casa de Luque este domingo, quien se mostró sorprendido por el procedimiento: "Vinieron de un modo que uno no espera. Le dimos todo lo que pidieron". Y contó que se llevaron hasta "un disco rígido que tenía hace 20 años".

Cuando Diego fallece, llegué al lugar y estaba la Fiscalía trabajando, siempre estuve a disposición de ellos. Son procedimientos legales que desconozco”, agregó.

Tras afirmar que, son procedimientos legales que desconoce, y que estará a disposición de la Justicia, Luque dijo: "Sé lo que hice con Diego, por Diego, hasta el último momento: hice lo mejor".

Luque fue hoy imputado del delito "homicidio culposo" en el marco de la causa en la que se investigan las circunstancias de la muerte de Maradona. Según informaron fuentes judiciales, esta notificación no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad, sino que se le informa que está siendo objeto de una investigación por la posible comisión del mencionado delito.

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: RL-2018-58849696 - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados