Esta es la pregunta que se hacen todos los pacientes, los cultivadores y usuarios, las agrupaciones cannábicas, y todos los profesionales que vienen investigando la planta. Todos piden una decisión que no sea clasista y reclaman por el "autocultivo social" para que se deje de perseguir y criminalizar. Las opiniones de un abogado especialista, pacientes medicinales, activistas argentinos y de Chile. Todo en esta nota

El Ministerio de Seguridad de la Nación habilitó el primer centro de toda la Argentina destinado al estudio y cultivo del marihuana medicinal. Funcionará en Jujuy y estará encabezado por el hijo del gobernador Gerardo Morales. La medida que sacudió al país fue firmada por la ministra Patricia Bullrich. El proyecto lo llevará adelante la empresa estatal Cannabis Avatara (Gastón Morales, el hijo del gobernador, es el presidente) y el financiamiento será de una compañía estadounidense “Players Networks”.

Frente a tamaña decisión política, usuarios medicinales y lúdicos, cultivadores, activistas, agrupaciones cannábicas y todo profesional que viene investigando la planta para sus diferentes usos se preguntan: ¿por qué Jujuy tiene habilitado el cultivo de cannabis medicinal y el resto del país no? ¿Y los pacientes que encontraron en la marihuana el máximo alivio para sus dolores y viven en los diferentes rincones de la Argentina? ¿Por qué se discrimina a las otras 22 provincias?

Francisco Giovanoli, el joven con epilepsia que fue procesado por cultivar cannabis y luego el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Comodoro Rivadavia decidió absolverlo de "culpa y cargo", brindó estas sensaciones a Popular:

"Lo de Jujuy me genera varias cosas. Como activista cannábico es algo copado, porque es un cultivo industrial. Pero, ¿cómo puede ser que no se haya convocado a ningún cultivador argentino y que se traiga gente de afuera? ¿Qué pasó ahí? ¿Quién es el encargado de contratar gente? Porque en Argentina tenemos muchas cultivadoras y muchos cultivadores que pueden hacerlo.

Como usuario medicinal me genera la posibilidad de tener un producto, pero no sé cuándo. Quizá dentro de dos o tres años y en esos años de espera, pasa lo mismo que viene pasando hasta ahora: dolor, dificultades para los tratamientos y mala calidad de vida. Se alarga el sufrimiento. Además, me van a dar un producto que yo no evalúo, porque con el cannabis tenés que probar hasta encontrar la cepa que mejor se adapta a tu patología. Es como raro.

Lo bueno es que se puede cultivar según el Estado. Y es como como dijo un fiscal, 'si el Estado puede cultivar, por qué voy a perseguir a una persona que cultiva'. A mí, desde el punto de vista de usuario medicinal, esa decisión no pincha ni corta porque no creo poder recibir ese producto, pero sí pienso en otras personas que no tienen acceso al cannabis y a ese tipo de personas se les va a dar un producto. Está copado que se haya blanqueado, pero a la vez no porque se monopoliza. Es una mezcla de sensaciones. Me encantaría ser el técnico de cultivo de una de esas naves de Jujuy. Ahora no me gustaría hacer ese laburo si sólo se legaliza para las empresas privadas".

Alejandro Cibotti, usuario medicinal que posee la autorización de la Justicia para consumir cannabis con fines terapéuticos, le expresó Popular:

"Plantar cannabis está prohibido, porque el autocultivo no fue incluido en la ley 23.350. Si no se modifica la ley 23.737, que es la ley que nos está criminalizando, no llegaremos al objetivo. Hoy el cultivador es tratado como narcotraficante. Por eso pedimos autocultivo ya, para que no haya presos por plantar. La planta nos da mejor calidad de vida y en algunos casos nos cura. El Estado nos encarcela. Queremos autocultivo para todos los usos. Por eso lo del Expo Cannabis fue fantástico, un adelanto increíble. Mucha gente se fue a interiorizar y gente que no tiene nada que ver con el activismo.

¿De lo de Jujuy qué podemos decir? Que se permita monopólicamente hacerlo en una provincia, sólo una persona y que la mayoría vaya a otro país, descartando a los grandes cultivadores y cultivadoras que tenemos en Argentina, es impresionante. Tarde o temprano el autocultivo va a llegar, hay que seguir adelante. Todos los que somos medicinales hemos llegado acá de la mano de los cultivadores recreativos. Hay que derogar la ley 23737, no cambiarla. Esa nos criminaliza a todos".

Mariano Fusero, presidente de RESET - Política de Drogas y Derechos Humanos, comentó para Popular lo siguiente:

"Jujuy cultiva por una decisión política del gobierno nacional de otorgar la exclusividad del negocio a un aliado político como es Gerardo Morales. Sus presos políticos aparentemente se pagan con negocios ilegales. Es una decisión absolutamente arbitraria que ni siquiera respeta la Ley de Uso Medicinal, la cual exige brindar prioridad y fomento a los laboratorios públicos de medicamentos en la producción de derivados del cannabis. Habiendo en el país alrededor de veintidós laboratorios públicos con capacidad de producir, el gobierno nacional ha desoído la ley y optado por brindar autorización a un emprendimiento con participación de la familia de Morales. Es obsceno por donde se lo mire. Mientras que hay familias desesperadas por no poder acceder a la sustancia de forma legal, las autoridades públicas nacionales y de la provincia, encontraron la forma de lucrar con el dolor de la gente. Donde existe una necesidad, nace un negocio".

ADEMÁS:

Argentina cultivó conciencia: 56 mil personas en la Expo Cannabis en La Rural

Galeria de fotos: la Expo Cannabis vino a romper estructuras en la gente adulta y de la tercera edad

Alto cultivo expo cannabis

"Mamá Cultiva" y su preocupación por la instalación de un laboratorio que producirá cannabis medicinal con capitales mixtos en la provincia de Jujuy:

1. Celebramos que se inicie la producción de cannabis para la salud en el país. Como venimos sosteniendo, la misma debe tener tres patas: producción pública, aporte privado regulado y autocultivo para quienes así lo deseen. Pero nosotras y nuestres hijes no queremos hacer (ni ser) negocios para nadie. Queremos lo que estamos pidiendo desde que iniciamos nuestra labor, un Estado que pueda garantizar el acceso a la terapia con cannabis para quienes lo necesiten.

2. Se destaca el beneplácito y aprobación del Ministerio de Seguridad de la Nación, y se omite y minimiza la participación de la Secretaría de Salud, ex Ministerio, autoridad de aplicación de la ley 27350 de cannabis medicinal. EL CANNABIS PARA LA SALUD DEBE SER UNA CUESTIÓN DE SALUD PÚBLICA PORQUE NO SOMOS CRIMINALES, sin embargo, no son los organismos sanitarios los que lideran la instalación del laboratorio mitad público-mitad privado. Esta actitud por parte de nuestros representantes reafirma la postura punitivista hacia quienes cultivamos para mejorar nuestra calidad de vida.

3. Hace un año venimos recibiendo noticias y rumores acerca de la explotación de cultivos en la provincia de Jujuy. Sin embargo, seguimos sin saber para qué se cultiva, a quiénes está destinada la producción y con qué criterio se realizará la distribución o qué papel juega la Secretaría de Salud.

4. Mientras se desprecia y menoscaba la experiencia de excelentes cannabicultores solidaries que nos enseñaron amorosa y desinteresadamente a conocer a la planta, mientras se los persigue y estigmatiza, se beneficia a los amigos del poder: el gerente de la empresa Cannabis Avatara Sociedad del Estado no es otro que el hijo del gobernador de la provincia, Gerardo Morales.

5. Mamá Cultiva Argentina integra el Consejo Consultivo que contempla la ley 27350, el cual solo se reunió una vez, en el año y medio que la misma lleva reglamentada. Ante esta noticia nos preguntamos si no hubiera sido pertinente la consulta y asesoramiento de dicho Consejo, que sigue sin funcionar.

6. La provincia de Santa Fe solicitó en reiteradas oportunidades permiso para iniciar la producción de cannabis para la salud a través de los Laboratorios Públicos. La misma fue denegada por las autoridades, las mismas que hoy permiten a una empresa norteamericana instalarse en territorio nacional para producir aceite: ¿cuál es el criterio de selección utilizado por el Estado para tomar estas decisiones?

7. En materia sanitaria, las acciones son insuficientes: el estudio del Hospital Garrahan que se anunciara con bombos y platillos hace pocos meses solo incluyó hasta el momento a 21 niñes con epilepsia refractaria, en un estudio con una sola variedad de aceite (importado). Los resultados del mismo estarán disponibles recién dentro de dos años. Pocos casos y una sola cepa de cannabis: otro desaprovechamiento de recursos, mientras miles de personas con diversas patologías son ignoradas.

8. En paralelo, el Ministerio de Seguridad de la Nación allana y encarcela a pacientes que, ante la falta de respuesta del Estado, emprenden el camino del autocultivo. Quienes debieran cuidarnos nos ponen en peligro y nos impiden ejercer nuestro derecho a la salud.

No queremos vivir en la ilegalidad. Queremos una ley que se cumpla, que se pueda mejorar, que nos proteja. Por eso luchamos desde hace más de dos años, y por eso seguiremos peleando, mientras abrazamos y contenemos a quienes se acercan a nosotres con la desesperación y la angustia que sus padecimientos traen.

Hoy, miles de personas continúan arriesgando su libertad en busca de autonomía sanitaria, recurriendo al mercado negro para aliviar su dolor. Queremos que la legislación se cumpla y los contemple, queremos que se escuche nuestra voz, que se tome en cuenta nuestra experiencia y nuestro aporte. Queremos transparencia, no negociados. Nuestra salud no debe, no puede, ser la ganancia de unos pocos.

Embed

Julian Egon Peré, cultivador a cargo del "Club de Cultivo de la Asociación Cultural Jardín del Unicornio"

Video opinión para POPULAR:

Julian Egon Peré de la Asociacion Cultural Jardín del Unicornio
Cultivador a cargo del "Club de Cultivo de la Asociacion Cultural Jardín del Unicornio"

Matías Faray, activista cannábico, fundador y ex representante de ACO (Agrupación Cannabicultores del Oeste) le dijo a Popular:

"Lo de Jujuy ocurre porque de la Ley de cannabis medicinal lo único que se reglamentó es el cultivo a gran escala. Si revisás la ley está claro. Bullrich puso condiciones para que vos o yo, que queremos tener un cultivo como el de Jujuy, sepamos qué requisitos debemos tener. La ley habla de las dimensiones del predio, condiciones de seguridad, habilitaciones que te dará ella como ministra de Seguridad; lo mismo con Gendarmería, que es la encargada de inspeccionar. Una vez que pasás todos esos requerimientos, recién arrancás. Está reglamentado un emprendimiento de esa magnitud, pero no el registro de cultivadores y el aprovechamiento de la planta para todos sus usos. Nosotros pedimos la reglamentación de este tipo de acceso, y sobre todo pedimos las derogaciones de los artículos 14 y 5 inciso A de la Ley de Drogas 23.737, que es la que nos sigue encarcelando a todos.

Hoy vos como paciente, dentro del programa, podés ir al hospital y entrar en un protocolo donde el hospital a través del estado te consigue el aceite importado o el que salga en Jujuy dentro de un tiempo. Porque por reglamentación de la ley van a hacer que parte de la producción de Jujuy abastezca los protocolos nacionales en diferentes hospitales. Por eso el autocultivo es el acceso universal para todes. Y no necesariamente debe ser en tu hogar, sino que lo podés hacer con otres o en clubes cannábicos. El autocultivo social es el que estamos reclamando todes les usuaries.

Y esto quedó en evidencia en la Expo Cannabis. Ante tanta demanda y mixtura de público en La Rural, todo fue necesidad. Todes buscaron la planta y la única respuesta que le da el estado a estos hoy es la cárcel".

Ana María Gazmuri Vieira (fundadora y directora de Fundación Daya, la ONG chilena que fue la primera en obtener un permiso legal para cultivar cannabis con fines medicinales en Latinoamérica), opinó lo siguiente en exclusivo para Popular.

"Nos parece curioso que solo sea Jujuy esta iniciativa público-privada. Nos parece que hay una discriminación absoluta, sobre todo sabiendo que existen laboratorios estatales. Aquí estamos hablando de lo que son los recursos industriales. Ojalá que todas las provincias puedan aplicar y sean autorizadas. Eso es una de las vías necesarias para lo que el uso medicinal del cannabis. La otra vía principal y fundamental que está permitiendo a miles de pacientes, no solo en la Argentina sino también en Chile y en el resto de Latinoamérica acceder al uso medicinal del cannabis, es el autocultivo o los cultivos comunitarios, o cultivos solidarios. Sin eso no está completo de ninguna manera y por eso sigue siendo nuestra bandera de lucha. Defender ese derecho que está en el ámbito del derecho a la salud, de la soberanía personal de los pacientes.

El autocultivo debe ser la piedra fundamental, ninguna regulación del cannabis está completa si deja de lado el autocultivo y los cultivos solidarios. Eso no solo en la Argentina, sino en toda América Latina. No se trata de satanizar a la producción industrial, sí nos gustaría que haya reglas más claras en todos los países en ese. Reglas democráticas a los que todos pudieran aplicar de igual manera y que no se genere favoritismo por razones políticas a ciertos actores en desmedro de otros".

Embed

Contacto

Registro ISSN - Propiedad Intelectual: En trámite - Domicilio Legal: Intendente Beguiristain 146 - Sarandí (1872) - Buenos Aires - Argentina Teléfono/Fax: (+5411) 4204-3161/9513 - internet@dpopular.com.ar

Edición Nro. 15739

Dirección

Propietario: Man Press S.A. - Director: Francisco Nicolás Fascetto © 2017 Copyright Diario Popular - Todos los derechos reservados